Publicidad
Publicidad

Trump enfurece por allanamiento a su abogado por caso Stormy Daniels

El presidente de EU critica la incursión del FBI para recuperar documentos de Michael Cohen ligados a un pago que hizo a una actriz de películas para adultos.
¿Persecución?
¿Persecución? Trump insistió en denunciar una ‘cacería de brujas’ en su contra. (Foto: Kevin Lamarque/REUTERS)

Es posible que haya tiempos oscuros y sin precedentes por delante.

El allanamiento del FBI contra Michael Cohen incrementó la indignación desenfrenada del presidente estadounidense, Donald Trump, por la investigación de Robert Mueller hasta alturas nunca vistas, multiplicando el complejo de persecución que siente por el FBI y por su propio Departamento de Justicia, y alimentando su sensación de que es el blanco de una cacería de brujas.

Y sugiere que Cohen, quien pagó a la estrella de películas para adultos Stormy Daniels, podría ser un puente entre los dos hilos legales separados que amenazan a Trump.

“No hay forma de que estén buscando cosas que no se relacionen con el presidente de alguna manera”, dijo Anne Milgram, exfiscal general de Nueva Jersey, a Anderson Cooper de CNN sobre el allanamiento de Cohen. “Realmente es un día asombroso cuando empiezas a pensar en lo que está sucediendo, en lo que vamos a ver a continuación”.

Publicidad

La furia de Trump continuó durante la mañana del martes, cuando tuiteó que “el privilegio abogado-cliente está muerto”. y se refirió a “¡UNA CACERÍA DE BRUJAS TOTAL!”, su apodo preferido para la investigación de Mueller.

null

'Territorio bastante traicionero'

Publicidad

Fue un día extraordinario que en el futuro pueda disminuir significativamente las posibilidades de que Estados Unidos escape a la vorágine de la investigación del fiscal especial Mueller y la consiguiente furia de Trump sin causar daños significativos a sus instituciones cívicas.

“Estamos en un territorio bastante traicionero aquí. Según mi conocimiento, es algo sin precedentes que el abogado personal del presidente sea allanado así”, dijo el analista político David Gergen. “Debieron haber sido capaces de presentar evidencia que era enormemente convincente para dar un paso como este”.

Fuentes dentro de la Casa Blanca dicen que Trump considera que la medida contra Cohen es una prueba de que Mueller ha superado con creces las limitaciones de su investigación original de determinar si los colaboradores de su campaña se coludieron con Rusia.

El hecho de que Cohen, un implacable e inflexible protector de Trump, fuera golpeado por una orden de allanamiento alimentó particularmente la ira de Trump.

Publicidad

Lee: El FBI allana oficina de abogado de Trump por caso Daniels

“Es una desgracia, es, francamente, una verdadera desgracia, es un ataque a nuestro país en un sentido verdadero. Es un ataque contra todo lo que defendemos”, dijo Trump a los periodistas en la Casa Blanca.

Las redadas del FBI se basaron en órdenes de registro obtenidas por un juez federal a través del fiscal federal del Distrito Sur de Nueva York, Geoffrey Berman, designado por Trump. Sessions se ha recusado, pero las pautas federales sugieren que Rosenstein habría autorizado la recomendación de Mueller.

La ira extrema de Trump contra Sessions y Rosenstein, escrita en su rostro mientras los fulminaba en frente de los reporteros en la Casa Blanca, significa que no es descabellado considerar que puede estar pensando lo impensable: lanzar una maniobra sorprendente para derrocar al liderazgo del Departamento de Justicia que le permitiría efectuar el despido de Mueller.

Publicidad

“¿Por qué no simplemente despido a Mueller? Bueno, creo que es una desgracia lo que está sucediendo. Veremos qué sucede”, dijo Trump. “Pero creo que realmente es una situación triste, cuando miras lo que sucedió. Y mucha gente ha dicho: 'Debes despedirlo'”.

Puede que Trump simplemente se haya estado desahogando, en una versión televisada de los despotriques en Twitter que a menudo ha utilizado para criticar al FBI, la investigación de Mueller y la integridad de aquellos que lideran la investigación en su contra.

Si ese es el caso, quizás lo dejó salir de su pecho mientras intentaba limitar el impacto de las noticias del lunes sobre su siempre leal base política después de un esfuerzo de meses por desacreditar la investigación de Mueller y el FBI.

Lee: Trump rompe el silencio sobre el pago a Stormy Daniels

Publicidad

¿Arrinconado en una esquina?

Sin embargo, el comportamiento de Trump daba la impresión de estar arrinconado en una esquina, contemplando medidas extremas para liberarse y podría estar más allá de convencerse de lo contrario.

No parecía que alguien conforme con sentarse y esperar los resultados de Mueller.

Publicidad

Una fuente familiarizada con el ánimo de Trump dijo que Trump estaba más enojado con Rosenstein y Sessions que con Mueller, y que nadie a su alrededor sabía lo que haría a continuación.

El allanamiento de Cohen envió a Trump al límite porque el abogado es como un miembro sustituto de la familia para Trump, y con frecuencia cena con el presidente y la primera dama, Melania Trump.

Si Trump orquestara el despido de Mueller, desencadenaría un tsunami político y posibles demandas de impugnación por parte de los demócratas. Los republicanos que dirigen el Congreso enfrentarán una presión extrema para considerar si las acciones del presidente merecen tal acción draconiana. No hay forma de salir de ese embrollo sin causar reverberaciones políticas significativas que durarían por años.

La presidencia de Trump ha estado llena de momentos surrealistas. Pero los asombrosos eventos del lunes requirieron abrir la mente.

Publicidad

Un allanamiento por parte del FBI en las oficinas de un abogado empleado por un presidente en funciones es algo que no tiene precedentes en la memoria política moderna.

Un presidente reaccionando en tiempo real que ataca la honradez de una investigación en su contra y se pregunta cómo terminarla.

Lee: Un tribunal niega petición de actriz para que Trump testifique

E incluso el entorno de los comentarios de Trump fue alucinante: estalló con sus comentarios espontáneos mientras su altos mandos militares estaban reunidos a su alrededor, contemplando si enviaría fuerzas estadounidenses a la guerra en Siria.

Publicidad

Si los eventos del lunes tuvieron implicaciones amenazadoras para el presidente, también aumentan considerablemente los riesgos para el propio Mueller. Si bien es posible que el fiscal especial solo haya referido el caso Cohen a los fiscales de Nueva York, ahora está indeleblemente vinculado a la medida de una manera que podría afectar el entorno político en el que se desarrolla su investigación.

“Creo que es una apuesta y es mejor que encuentren algo”, dijo Mike Shields, exjefe de gabinete del Comité Nacional Republicano, argumentando que la decisión de allanar la oficina del abogado personal del presidente aumenta los riesgos para su investigación.

“Si no encuentra nada, la credibilidad de toda la investigación va a depender de eso... Hará que (Mueller) se vea terrible si no sale nada”, dijo Shields.

Pero Preet Bharara, quien se desempeñó como Fiscal Federal en el Distrito Sur de Nueva York hasta que fue despedido por Trump, sugirió que los fiscales no emprenderían un movimiento tan agresivo a la ligera.

Publicidad

“Se está haciendo porque la gente piensa que es muy serio, la gente cree que está totalmente justificado y la gente cree que hay evidencia de una naturaleza lo bastante significativa como para arriesgarse a hacer algo tan sensible como allanar un bufete de abogados”, dijo Bharara.

Recomendamos: Lo que Melania Trump y Hillary Clinton tienen ahora en común

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad