Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Y los acuerdos de paz en Colombia? Estas son las propuestas de Petro

El nuevo presidente de Colombia prometió respetar loas acuerdos logrados con las FARC durante el gobierno de Juan Manuel Santos, así como iniciar un diálogo con el ELN.
mié 10 agosto 2022 05:04 AM
colombia-gustavo-petro-acuerdos-paz
Durante su toma de posesión, el domingo pasado, Petro pidió a todos los grupos armados dejar las armas y aceptar los beneficios jurídicos a cambio de la paz.

Los acuerdos de paz han sido uno de los puntos más polémicos para Colombia en los últimos años. Mientras que el expresidente Iván Duque les dio la espalda, el nuevo mandatario, el izquierdista Gustavo petro, ha mostrado su apoyo con este mecanismo.

Petro, quien fue integrante de la guerrilla M-19, ha manifestado su interés en acordar una "paz total" con todos los grupos armados que operan en Colombia.

Publicidad

No solo eso, sino que está en conversaciones para reiniciar las conversaciones de paz con la segunda guerrilla más importante de Colombia, el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Esto es lo que sabemos sobre cómo será el manejo de los acuerdos de paz en Colombia durante el gobierno de Gustavo Petro.

Una “paz total”

Desde su elección, el 19 de junio, Petro ha manifestado su interés de acordar una "paz total" con los grupos que siguieron en armas tras la disolución de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y su transformación en partido político.

Durante su toma de posesión, el domingo pasado, Petro pidió a todos los grupos armados dejar las armas y aceptar los beneficios jurídicos a cambio de la paz, para poner así fin a décadas de violencia en el país sudamericano.

"La paz es posible si desatamos en todas las regiones de Colombia el diálogo social, para encontrarnos en medio de las diferencias, para expresarnos y ser escuchados, para buscar a través de la razón, los caminos comunes de la convivencia", dijo el mandatario en su discurso de posesión.

"Convocamos, también, a todos los armados a dejar las armas en las nebulosas del pasado. A aceptar beneficios jurídicos a cambio de la paz, a cambio de la no repetición definitiva de la violencia, a trabajar como dueños de una economía próspera pero legal que acabe con el atraso de las regiones", agregó.

 

El frente más poderoso de las disidencias de las FARC planteó un cese al fuego bilateral para hallar una "solución política" al conflicto, según una carta divulgada a finales de julio,

En el documento, los guerrilleros que se marginaron del acuerdo de paz de 2016 proponen crear, "de común acuerdo" con el gobierno entrante, un "clima propicio para un acuerdo de cese al fuego bilateral”.

El convenio permitiría encontrar "una solución política a la violencia", según los rebeldes.

La carta, fechada el 31 de julio, fue divulgada este miércoles por varios medios junto a un video en el que aparecen unos 18 hombres y mujeres vestidos de camuflaje y con fusiles.

Los acuerdos de paz con las FARC

Con las disidencias de las FARC pretende implementar el acuerdo de paz de 2016 que permitió la desmovilización de unos 13,000 combatientes, mientras que busca alternativas jurídicas para las bandas criminales implicadas en el narcotráfico que recibirían beneficios como rebajas de penas a cambio de delación de rutas.

El conflicto armado interno ha dejado al menos 450,000 muertos, la mayoría civiles, sólo entre 1985 y el 2018.

El presidente propone apoyar el funcionamiento de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y la Unidad de Búsqueda de Población Desaparecida (UBPD), dos mecanismos surgidos de los acuerdos de paz de 2016.

 

Además, el presidente impulsará una reforma rural, que tendrá como objetivo que el campo sea más productivo. Algunas de las medidas propuestas son subir impuestos a tierras improductivas, exigir proyectos rentables o que sean compradas por el Estado para distribuirlas en sectores productivos sin tierra.

También se contempla la creación de una jurisdicción agraria especializada en conflictos sobre propiedad agrícola.

Retomar las negociaciones con el ELN

Surgido en 1964 a la luz de la Guerra Fría, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) aceptó negociar con el gobierno del Nobel de paz Juan Manuel Santos, primero en Quito luego en Cuba, sede del acuerdo que condujo al desarme de la entonces guerrilla de las FARC en 2017.

Sin embargo, el gobierno de Iván Duque interrumpió las conversaciones en 2019 tras el ataque con coche bomba contra una escuela de cadetes de la policía en Bogotá, que dejó 22 muertos, además del agresor.

Petro ahora busca retomar las conversaciones de paz con este grupo militar.

El lunes, en una reunión con el presidente de Chile, Gabriel Boric, anunció que este país sudamericano será uno de los garantes de los acuerdos que se alcancen con el ELN.

"Hemos manifestado toda nuestra disposición a seguir colaborando en los términos que el gobierno colombiano estime que son más útiles a su causa", sostuvo Boric en conferencia de prensa.

 

Por ahora, agregó, "eso se limita (...) a ser uno de los países garantes del proceso en la medida en que se retome esto que quedó en puntos suspensivos”.

Además de Chile, Brasil, Cuba, Noruega y Venezuela han fungido como garantes de la negociación que ahora se disponen a retomar el ELN y el nuevo gobierno de Colombia.

"Hoy tendríamos que preguntarle a todos esos gobiernos si quieren, si desean seguir siendo garantes del proceso que se reinicia", afirmó Petro este lunes.

De momento no hay una fecha para que las partes se sienten a dialogar.

El mandatario colombiano agregó que también está pendiente de definirse si La Habana acogerá nuevamente las negociaciones.

Sobre el particular, mencionó que a Cuba le había afectado "muchísimo" la decisión de Duque de desconocer los protocolos que preveían que en caso de que fracasara el diálogo los negociadores rebeldes tendrían garantías para regresar a territorio colombiano.

Por el contrario, le exigió sin éxito a las autoridades cubanas que le entregara a los delegados para procesarlos por terrorismo, lo que deterioro las relaciones entre ambos países.

"Ya sabremos en las semanas que están por seguir si continúan esos diálogos en Cuba", comentó Petro.

Después de la ruptura de los diálogos, el ELN aumentó su pie de fuerza pasando de 1,800 a 2,500 combatientes y colaboradores, según estimaciones oficiales.

Publicidad
Publicidad