Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Esclavitud: 52% del trabajo forzado está en países ricos, incluyendo Qatar

La crisis del covid-19 aumentó la pobreza y el número de personas obligadas a trabajar sin paga o casarse contra su voluntad llegó a 50 millones, indicó la Organización Internacional del Trabajo.
lun 12 septiembre 2022 08:23 AM
Life Around Dock Yard at Keranigonj in Dhaka, Bangladesh
La crisis que dejó la pandemia de covid-19 -al igual que los conflictos armados- también incrementó las condiciones para que más personas cayeran en situación de esclavitud.

La esclavitud moderna ha aumentado en el mundo en los últimos años, en especial impulsada por la pandemia, con cerca de 50 millones de personas obligadas el año pasado a trabajar o a contraer matrimonio, indicó el lunes la Organización Internacional del Trabajo de la ONU.

Crisis como la pandemia del covid-19, los conflictos armados y el cambio climático han provocado una sin precedentes del empleo y la educación, al tiempo que han exacerbado la pobreza extrema y la migración forzosa, dijo el organismo.

Publicidad

En comparación con el último recuento del año 2016, el número de personas en situación de esclavitud moderna ha amenazado en unos 9,3 millones.

Según las últimas cifras, el trabajo forzoso representó 27.6 millones de las personas en esclavitud moderna en 2021, de las cuales más de 3,3 millones son niños, y el matrimonio forzoso 22 millones.

La OIT descubrió que más de la mitad del trabajo forzoso se produjo en países de ingresos medios-altos o altos y que los trabajadores migrantes tienen más del triple de probabilidad de verse afectados.

"Es escandaloso que la situación de la esclavitud moderna no mejore. Nada puede justificar la persistencia de este abuso fundamental de los derechos humanos", dijo el Director General de la OIT, Guy Ryder en un comunicado.

El informe menciona a Qatar, que se ha enfrentado a numerosas denuncias de violaciones de los derechos laborales de los inmigrantes que trabajan allí en el período anterior a la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA, que comienza en noviembre.

Sin embargo, desde que la OIT abrió una oficina en la capital, Doha, en abril de 2018, se han producido "avances significativos" en relación con las condiciones de vida y de trabajo de cientos de miles de trabajadores migrantes en el país, aunque siguen existiendo problemas en la aplicación de las nuevas normas laborales, según el informe.

El director ejecutivo de Qatar 2022, Nasser Al Khater, dijo el jueves que el país se había enfrentado a muchas críticas injustas sobre su organización de la Copa del Mundo que no estaban basadas en hechos, pero que había dado respuesta a cualquier crítica justa.

El informe de la OIT también señaló la preocupación por el trabajo forzoso en algunas zonas de China.

La organización señaló un informe publicado por la comisionada de derechos humanos de la ONU el 31 de agosto en el que se afirmaba que se habían cometido "graves violaciones de los derechos humanos" en China y que la detención de uigures y otros musulmanes en Xinjiang podía constituyen crímenes contra la humanidad.

China ha negado enérgicamente estas acusaciones.

Con información de Reuters y AFP.

 
Publicidad
Publicidad