Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El cambio climático hace que la cólera resurja en su forma más mortal

En los primeros nueve meses de este año, 27 países han informado de artes de cólera, entre ellos Siria, con más de 10,000 casos sospechosos.
mar 11 octubre 2022 05:05 AM
Mujeres jóvenes cargan contenedores de agua mientras pasan una oficina del ministerio de Salud Pública y población en Puerto Principe, Haití.
"Con las actuales condiciones en Haití, y sin que se cumplan buenas condiciones, estamos de hecho ante un incremento exponencial y hasta explosivo de casos de cólera", advirtió la representante de la ONU en Haití.

En la lucha frente al cólera “el cambio climático es un nuevo factor clave a considerar”, ha señalado el director del equipo de la OMS dedicado a esta enfermedad, Philippe Barboza, a propósito del aumento reciente de casos de cólera en países como Siria o Haití, entre otros.

En los nueve primeros meses del año, 27 países han informado de brotes de cólera, indicó Naciones Unidas en un comunicado.

Publicidad

“No sólo estamos viendo más brotes, sino más brotes mortales. Los datos de que disponemos —que son limitados— muestran que la tasa media de letalidad en lo que va de año casi triplica la de los últimos cinco años”, dijo el director de la agencia de la ONU, Tedros Adhanom Gebreyesus.

Aunque el cólera es "fácilmente tratable" con rehidratación oral o antibióticos para los casos más graves, "la realidad es que muchas personas no tienen acceso a estas sencillas intervenciones", ha lamentado Adhanom, después de citar las palabras recientes del director de la ONU, Antonio Guterres: "Esto no va de generosidad, sino de justicia”.

La crisis climática ha ocupado buena parte de las declaraciones de los expertos, para quienes este desafío supone un "nuevo factor clave" a tener en cuenta en la mayor incidencia de enfermedades como el cólera.

"El cólera se nutre de la pobreza y de los conflictos, pero ahora se está viendo potenciado por el cambio climático", ha afirmado Adhanom, quien ha explicado que "los fenómenos climáticos extremos, como las inundaciones, los ciclones y las sequías, reducen aún más el acceso al agua potable y crean el entorno ideal para la propagación del cólera".

Haití y Siria: los epicentros de la enfermedad

En Siria, en las últimas seis semanas se han registrado más de 10.000 casos sospechosos de cólera, mientras que en Haití, después de más de tres años sin casos de cólera, esta semana se han notificado oficialmente 11 casos en la capital, Puerto Príncipe, si bien "es probable que el número real de casos sea significativamente mayor", ha explicado.

 

El director de la OMS ha valorado este brote como "un revés particular" en Haití, que justo se estaba preparando para ser certificado como país "libre de cólera" a finales de este año.

Ulrika Richardson, coordinadora residente y humanitaria de la ONU para Haití, advierte que el número real de casos puede ser mucho más grande.

A través de videoconferencia, dijo que por ahora los casos se limitan principalmente a la capital Puerto Príncipe.

"Con las actuales condiciones en Haití, y sin que se cumplan buenas condiciones, estamos de hecho ante un incremento exponencial y hasta explosivo de casos de cólera", advirtió.

"Uno diría que tal vez las condiciones están dadas para una tormenta perfecta, infortunadamente”.

Una epidemia de cólera en Haití mató a más de 10.000 personas entre 2010 y 2019.

Desde que el gobierno anunció alzas en el precio de la gasolina, el 11 de septiembre, el ya inestable país ha sido castigado por disturbios, saqueos y manifestaciones.

Desde mediados de septiembre, la terminal de importación de combustible más grande del país, en Varreux, está bajo el control de poderosas pandillas armadas.

"Eso significa que todo el país se está quedando sin combustible", alerta Richardson. Algunos hospitales y otras instalaciones de salud permanecen cerradas y montañas de basura inundan las calles.

 

El suministro de agua se interrumpió y dificulta el acceso a agua limpia, un elemento clave en la lucha contra una eventual epidemia de cólera.

Cambio climático, el factor clave

Mientras que los otros factores que habitualmente explican los casos de cólera se mantienen estables, algo que "ha cambiado drásticamente" en los últimos años es el impacto del cambio climático, ha incidido Barboza, en relación a las severas sequías o monzones que han afectado a muchos países.

"Esto ha impulsado realmente el brote más allá de lo que normalmente se ve durante su presencia, y la preocupación es que va a seguir aumentando en los próximos años", ha agregado, para avisar de que se requiere mayor inversión en agua y saneamiento para prevenir casos.

Su colega Abdi Mahamud señaló, por su parte, que “la intersección entre el cambio climático, los conflictos y la situación socioeconómica está haciendo peor la situación”.

Tedros recordó que, aunque el cólera puede matar en cuestión de horas, se puede prevenir con vacunas y con acceso a agua potable y a saneamiento.

Pero con el creciente número de brotes, la oferta de vacunas no puede seguir el ritmo de la demanda, por lo que el doctor Tedros instó a los principales fabricantes de vacunas del mundo a que aumenten la producción.

"Las familias no pueden comprar jabón para lavarse las manos, la basura no se recoge en las calles, los hospitales están cerrados o no pueden funcionar. Todos estos ingredientes han convertido a Haití en una bomba de relojería para el cólera. Ahora ha explotado", dijo Bruno Maes, representante de UNICEF en el país caribeño.

Con información de AFP y EFE

Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad