Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Luz y Fuerza desapareció por motivos políticos: líder de electricistas

A un año de la desaparición de la empresa, el líder sindical Martín Esparza insiste en que la paraestatal sí era eficiente
Esparza
Esparza Esparza

A un año de la desaparición de la paraestatal Luz y Fuerza del Centro, que proveía de electricidad a la zona centro de México, Martín Esparza Flores, líder del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), asegura que la decisión del gobierno de extinguir a la dependencia respondió a intereses políticos y no económicos como se explicó en su momento.

El 11 de octubre del 2009, el gobierno federal justificó así la desaparición de la empresa en el Decreto por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro. Esa decisión dejó desempleados a 44,300 trabajadores y el compromiso a los usuarios de contar con un servicio eficiente.

“A un año, no hay mejor eficiencia, a un año, no han bajado las tarifas eléctricas, a un año, han convertido a un sindicato democrático e independiente en un movimiento social que vamos a continuar hasta donde sea necesario para que se restablezca la legalidad y el estado de derecho en nuestro país”, dice en entrevista con CNNMéxico en la sede del sindicato.

Luz y Fuerza del Centro se encargaba de generar y distribuir energía eléctrica para alrededor de 6 millones de usuarios en el Distrito Federal, Estado de México, Morelos, Hidalgo y Puebla.

La paraestatal tenía sus antecedentes en la empresa canadiense The Mexican Light and Power Company, que en 1898 obtuvo la concesión para proveer de electricidad a la Ciudad de México. El Sindicato Mexicano de Electricistas fue creado en 1914.

Contrario a las cifras oficiales que mostraban a la dependencia como ineficiente y poco productiva, Esparza asegura que la paraestatal facturaba 55 mil millones de pesos anuales (alrededor de 4 mil millones de dólares) mientras que recibía 42 mil millones de pesos (3 mil 300 millones de dólares) en transferencias gubernamentales.

Publicidad

Según el decreto elaborado por el Gobierno federal, el monto de transferencias monetarias destinadas a la dependencia habían aumentado 200% de 2001 a 2008 y los costos casi duplicaban los ingresos.

“Los resultados que ha reportado Luz y Fuerza del Centro son notablemente inferiores respecto de empresas u organismos que prestan el mismo servicio a nivel internacional, inclusive respecto de los que ha reportado la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ”, se explicaba en el documento.

Para Esparza –que no ha sido reconocido por el gobierno de Calderón como líder legítimo del SME por supuestas irregularidades en el proceso electoral interno del sindicato–, la extinción de Luz y Fuerza fue motivada por la necesidad de desaparecer a un gremio que se oponía a las políticas gubernamentales respecto a la generación y distribución de electricidad.

“El tema no era extinguir una empresa del estado sino querer extinguir un sindicato democrático e independiente ante sus intereses privatizadores, ya que el SME ha impulsado desde siempre la nacionalización de la industria eléctrica”, señala.

Los conflictos entre el SME y el gobierno federal habían sido evidentes desde antes de la publicación del decreto de extinción. Días antes de la desaparición de Luz y Fuerza, se había llevado a cabo una marcha del SME – donde según cifras oficiales participaron 15,000 trabajadores – por que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social se niega a reconocer al líder del sindicato, por supuestas irregularidades en el proceso electoral interno que le dieron la dirigencia a Esparza.

Políticos de izquierda como Andrés Manuel López Obrador – candidato a la presidencia en el 2006 – han apoyado al SME y a su dirigente. El SME era uno de las agrupaciones laborales más grandes de México al aglutinar a 44,000 trabajadores y más de 22,000 jubilados.

Raúl Feliz, académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), coincide con Esparza en el sentido de que Luz y Fuerza desapareció por motivos políticos, pero asegura que sí era económicamente ineficiente.

“Es claro que fue una decisión política, porque si los motivos fueran exclusivamente económicos, deberían de desaparecer también a dependencias como Petróleos Mexicanos, CFE, y la Secretaría de Educación Pública”, dice en entrevista con CNNMéxico.

Según Feliz, Luz y Fuerza, a pesar de ser un monopolio, proveía un muy mal servicio y perdía mucho dinero.

Aunque 26,000 de los 44,300 trabajadores ya recibieron su liquidación por parte de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, el líder sindical sigue demandando la restitución de las plazas laborales.

“Que le pongan el nombre que quieran a la empresa porque la materia de trabajo existe, somos un sindicato al servicio del Estado”, dice.

CNNMéxico solicitó entrevistarse con el titular de la STPS, Javier Lozano, pero hasta la publicación de esta nota, la entrevista no había sido concedida.

Con un pin del logo del SME en la solapa de su saco y sentado en el noveno piso del edificio del sindicato donde la mayoría de las oficinas lucen prácticamente vacías, anuncia que se llevarán a cabo grandes movilizaciones para protestar que después de un año, la situación de los trabajadores no ha mejorado.

Dice que en el Zócalo de la Ciudad de México, le advertirán a la población sobre las intenciones “privatizadoras” del gobierno federal.

“Si lo permitimos, mañana va a ser PEMEX, la educación pública, la seguridad judicial, o la entrega de las escrituras del campo mexicano”.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad