Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Miles de indígenas dejan atrás sus pueblos y emigran al norte de México

El estado norteño se ha convertido en las últimas dos décadas en el principal receptor de grupos étnicos del sur y del centro del país
dom 28 noviembre 2010 12:06 PM
indigenas cambio climático
indigenas cambio climático indigenas cambio climático

El estado industrial de Nuevo León, en el norte del país, se ha convertido en las últimas dos décadas en el principal receptor de grupos étnicos migrantes, con una densidad que asciende a más de 100,000 indígenas.

Las tendencias que registra el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) apuntan a que la población se duplica cada cinco años , advierte el subdelegado de la Comisión de Desarrollo para los Pueblos Indígenas (CDI) en Nuevo León, José Cerda. Recuerda que en la década del 80, el estado apenas contaba con 700 habitantes indígenas.

Nahuas, huastecos, otomíes, mixtecos, mazahuas y huicholes, originarios de las regiones central y sur del país, elevaron la estadística a 59,000 en 2005. De esa población, alrededor de la mitad hablaba su  lengua nativa , de acuerdo con los últimos informes de la CDI y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Los datos desprenden que de 1990 a 2000, Nuevo León tuvo una tasa de crecimiento intercensal de un 12.4%, la más alta en todo el país desde hace 20 años.

La población indígena en el estado representa cerca del 1.4%, en donde 47.7% eran hombres y 52.3% mujeres. Si se toman las estadísticas de 2005 del INEGI, donde la población en Nuevo León ascendía a casi 4.2 millones de habitantes.

El aumento de la migración indígena al norte de México se debe a que existe una profundización de la pobreza por políticas económicas desfavorables y que obliga a los migrantes a buscar mejores condiciones de trabajo y educación; a los desastres naturales y el cambio climático en sus zonas de origen; y al deseo de acceder a servicios públicos básicos en entornos urbanos, asegura la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Publicidad

A pesar de que el número de indígenas en la entidad ha sido exponencial en las últimas dos décadas, Nuevo León sólo cuenta con una oficina de la CDI que depende directamente de la delegación de esta institución en San Luis Potosí.

El subdelegado Cerda señala a CNNMéxico que esto se debe a que el indicador determinante para asignar recursos es la variable de "habitante de lengua indígena" que registra el INEGI, por lo que la población se reduce a casi la mitad.

En el caso del Distrito Federal, de los cerca de ocho millones de indígenas, sólo hablan su idioma nativo un 1.51%. En Jalisco, la estadística cae a un 0,72%, de acuerdo con cifras del II Conteo de Población y Vivienda 2005 del INEGI.

La población indígena en Nuevo León no está exenta de la violencia y la inseguridad que azota a este estado. CNNMéxico publicó el pasado 24 de noviembre testimonios de indígenas nahuas que han sido amedrentados por supuestos miembros del cártel del narcotráfico Los Zetas, grupo armado formado inicialmente por desertores del Ejército mexicano.

Un reporte elaborado por la Secretaría de Desarrollo Social de Nuevo León (Sedesol) constata que ante la presencia notoria y creciente de los indígenas en el estado se tuvieron que intensificar las estrategias para abordar el fenómeno a partir de la década de 1990.

Entre éstas está el incremento en atención institucional del Departamento de Educación Indígena de la Secretaría de Educación Pública (SEP) desde 1998, mayor coordinación de los centros municipales de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y la instalación de la oficina de la CDI en Monterrey.

Este último reporte revela que el 90% de los indígenas viven en la zona metropolitana de Monterrey y que la mayoría no está asentada en comunidades formales.

En Nuevo León están registradas 56 de las 62 lenguas indígenas reconocidas en el país, y los principales asentamientos urbanos se ubican en los municipios conurbados de Monterrey, San Pedro y Guadalupe; en el Distrito Federal, por otro lado, las principales delegaciones en la que hay más densidad de esta población son Iztapalapa, Gustavo A. Madero y Tlalpan, según datos de la CDI y la Universidad Autónoma del Estado de México.

Dos de los principales asentamientos regulares en el área metropolitana de Monterrey, capital de Nuevo León, se ubican en la colonia Arboledas de los Naranjos, donde habitan alrededor de 80 familias nahuas —grupos indígenas originarios principalmente del centro y oriente del país—, y otra en la comunidad Héctor Caballero, en la que habitan cerca de 100 familias mixtecas —originarios de Oaxaca—, de acuerdo con la asociación civil Zihuame Mochilla.

Publicidad
Publicidad