Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Una vista a la violencia en Ciudad Juárez y la lucha por la seguridad

Luego de la captura del líder del grupo acusado del 80 por ciento de los homicidios en esta ciudad, ¿la ciudad es más segura?
jue 02 diciembre 2010 09:46 AM
Sin Pie de Foto
Una escena de crimen, algo ya cotidiano en Ciudad Juárez. Sin Pie de Foto

A pocos minutos de entrar en Ciudad Juárez, hay un nuevo crimen.

Apenas son las nueve de la mañana y la escena es de una mujer asesinada en su casa. Recibió disparos y fue apuñalada en la cabeza, un homicidio que probablemente nunca se esclarecerá, pese a las promesas del gobierno mexicano de combatir frontalmente a los líderes de los carteles.

Las autoridades celebran el reciente arresto de Arturo Gallegos Castrellón, El Farmero, señalado como líder de grupo criminal conocido como Los Aztecas, a quienes se responsabiliza de muchos de los asesinatos encargados por el Cártel de Juárez.

A Gallegos lo acusan de ordenar, entre otros, el asesinato de Lesley Enríquez, empleada del consulado estadounidense en Ciudad Juárez y su marido. Lesley estaba embarazada cuando fue baleada en marzo pasado.

Gallegos también ha sido vinculado con la masacre de 15 jóvenes durante una fiesta , crimen que conmocionó a esta ciudad fronteriza.

Arturo Gallegos fue arrestado en uno de los barrios acaudalados de Juárez, donde las mansiones se encuentras protegidas por muros de tres metros.

Publicidad

La noche que arrestaron a Gallegos, cientos de policías federales acordonaron el lugar y cerraron las cuatro grandes vías que rodean el barrio. La policía federal le atribuye la responsabilidad del 80 por ciento de los homicidios ocurridos en Juárez desde agosto del año pasado. En total, más de 2,000 asesinatos.

Para el alcalde de Juárez, Héctor Murguía, las cifras no son tan claras, pero coincide en que la detención es importante.

"Yo no tengo manera de comprobar si es el 80, el 75 o el 79, lo importante es que era uno de los miembros de más alto nivel que daba las órdenes de asesinar. Es un golpe muy fuerte", dijo a CNN.

Su captura sigue a la de otros presuntos miembros del grupo criminal, como Gonzalo Domínguez Sánchez, quien fue detenido en septiembre, apenas dos meses después de haber reemplazado a Jesús Ernesto Chávez Castillo, que también fue arrestado.

Arturo Gallegos es una sombría y misteriosa figura de los bajos fondos de Juárez. Gustavo de la Rosa Hickerson, activista de los derechos humanos que ha denunciado durante años la corrupción policial, dice que Gallegos siguió una carrera distinta a la del típico asesino a sueldo, que normalmente suele provenir de la policía. Según él, Gallegos empezó como traficante de droga y poco a poco fue 'ascendiendo'.

"Tuvo una rápida carrera de bandido, y de ser un traficante menor llegó a ser un súper jefe", afirma

"Nosotros nunca vimos esa trayectoria ascendente de Gallegos. Nunca lo vimos ascendiendo. Y te quiero decir que la familia de delincuentes es muy conocida aquí. Aunque tú no los veas sabes lo que están haciendo más o menos. Gallegos no aparece en esa historia del crecimiento... Será porque es demasiado listo y siempre se mantuvo en el anonimato", agrega.

Hickerson cree que su arresto es un fuerte golpe, pero teme que la fiscalía nunca llegue a condenarle por asesinato. Según dice, de los últimos 8,200 homicidios, sólo 100 han recibido condenas.

"Ya hemos vistos muchos casos que los que han acusado de doscientos, de cien o de cincuenta (homicidios), que inmediatamente los han acusado de esa manera, y a la hora de comprobarles no les comprueban ninguno”, se lamenta, y atribuye el problema a la falta de policías, investigadores y fiscales capaces de lidiar con estos casos con seriedad y honestidad.

Mientras se acumulan los muertos, no hay un sentido de justicia. Seis horas después horas, se habían registrado siete homicidios.

Publicidad
Publicidad