Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Carlos Salinas dice que busca debatir sobre la democracia

En entrevista con CNNMéxico, el ex presidente Carlos Salinas de Gortari asegura que su administración tiene el récord de decomiso de cocaína
vie 17 diciembre 2010 06:28 AM
salinas video
salinas video salinas video

El ex presidente Carlos Salinas de Gortari rompe de nuevo la escena pública mexicana, y como en los últimos 16 años, sus declaraciones levantan comentarios y titulares en los medios de comunicación.

Aprovechando la reciente publicación de su tercer libro Democracia Republicana: ni estado ni mercado: una alternativa ciudadana, habla del combate al narcotráfico y las elecciones presidenciales del 2012.

El ex presidente mexicano concedió una entrevista a CNNMéxico y CNN en Español en su casa, al sur de la ciudad de México. Saluda, abraza, sonríe, da pie a la charla informal y se sienta a conversar.

El tema del combate al crimen organizado es inevitable: "El Presidente Felipe Calderón ha sido muy valiente en enfrentarlo en su propio terreno —dice Salinas— para evitar que este flagelo siga lastimando a los mexicanos".

Aunque hace referencia a la ausencia del Estado en algunos lugares territorio mexicano.

"Están empezando a proliferar una especie de Robin Hoods mafiosos que se meten a resolver los problemas de las comunidades. Me han contado de experiencias, en las cuales pretenden resolver cuestiones de disputas por tierras, de herencias, y hasta de matrimonios y eso me parece que son acciones exclusiva competencia de las autoridades".

Publicidad

¿Coincide en que en México hay narcoinsurgencia?

— Me parece un término desafortunado que no corresponde a la realidad que tenemos en México. Hay que entender que este es un problema criminal que si se ha convertido en uno de seguridad nacional. Hay que regresarlo a que sea un problema policiaco y por lo tanto sea en ese ámbito donde se resuelva".

Salinas aprovecha para destacar los logros de su administración (1988-1996): dice que hasta ahora mantiene la cifra récord de decomiso de cocaína y hasta hace dos años se rebasó la de personas detenidas por vínculos con el narcotráfico.

"Durante mi administración también combatimos decididamente al narcotráfico, a todas las bandas", asegura.

El presidente panista Felipe Calderón dijo recientemente que "el gobierno llegó tarde a esta lucha y no hay quien pueda resolver en días problemas generados por años".

La lucha contra el narcotráfico dejó de ser un problema policial para ser un problema de seguridad nacional que se debe defender cuidando la soberanía, afirma Salinas de Gortari.

"A finales de los años 90, los Estados Unidos decidieron detener el paso de la cocaína por el Caribe y lo lograron, pero como siguen siendo el mercado más grande de consumo de drogas en el mundo, esta mercancía buscó otros caminos y encontraron el paso por nuestro territorio", expresa.

"El éxito de su estrategia fue en perjuicio nuestro y además todo el dinero que manejan los narcos proviene de lo que obtienen por su venta en los Estados Unidos Y las armas que utilizan para hacer este tremendo ataque a la seguridad de los mexicanos  también vienen de los EU".

"Sí se requiere la cooperación, pero sobre todo que en México somos nosotros quienes debemos de encabezar ese combate", dice.

Así lo advierte también en su libro, donde señala que a EU lo llaman "la nueva Roma". 

Hacia el 2012

La voz de Carlos Salinas ha cambiado. Su risa surge espontánea cuando se le pregunta si cree que su sucesor, Ernesto Zedillo Ponce de León, tiene actualmente la vida que él esperaba.

"Habría que preguntarle a él, yo puedo hablar de mí y mis circunstancias", responde.

El siguiente tema tiene que ver con las elecciones presidenciales del 2012. Para Salinas de Gortari —dice— aún falta mucho. Y prefiere pensar en la próxima generación.

Evita hacer comentarios sobre la posible candidatura del gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, también priista. Se ríe otra vez y señala que en las próximas elecciones lo novedoso es que quienes han expresado su interés por participar han tenido o tienen una experiencia en el gobierno.

"Ya gobernaron o están gobernando y en consecuencia en 2012 una vez que se decanten las opciones, los ciudadanos van a poder evaluar a aquéllos que  aspiran a la presidencia no sólo por sus propuestas, sino por lo que ya hicieron y me parece que eso va a hacer muy sano para el avance democrático en México", responde.

Después la charla cambia hacia la legitimidad de su gobierno. El ex presidente asumió el poder en 1988, tras un proceso electoral severamente cuestionado, en el que perdió el candidato del Frente Amplio Progresista de izquierda, Cuauhtémoc Cárdenas fue derrotado.

"Llegué al gobierno con un resultado muy debatido. La legitimidad la otorga el órgano calificador de la elección y el veredicto popular. Y el que cuenta a lo largo del ejercicio gubernamental es el veredicto del pueblo sobre el ejercicio del gobierno. Eso es lo que le da legitimidad al Estado", asegura.

Por lo discutido de la elección de 1988, señala, fue que creó el Instituto Federal Electoral, "una de las instituciones más reconocidas y respetadas, y en la reforma de 1994 le entregamos el control de las elecciones a los ciudadanos".

En los siguientes comicios, el 80% del padrón asistió a las urnas.

Al preguntarle sobre el cerrado resultado de las elecciones de 2006, Salinas destaca la labor del IFE y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

"Antes era una lata los conflictos postelectorales, esperemos que en un futuro si se vuelven a dar resultados así de cerrados, los que pierdan lo reconozcan porque son buenos para reclamar triunfos cuando ganan, pero cuando pierden ¡uffff!, qué difícil es que digan: perdí y vamos a lo siguiente", dice.

"Ahí es donde les falta un poco de modernidad en las mentalidades a los perdedores. No voy a decir nombres, pero por ahí andan reclamando todavía el resultado de la elección del 2006".

No dice nombres, pero se refiere a Andrés Manuel López Obrador, ex candidato presidencial que se asume como el presidente legítimo de México y que ha señalado a Salinas de Gortari como un miembro de "la mafia del poder".

Un nuevo discurso

El ex presidente elabora un discurso donde promueve la participación ciudadana como mecanismo para lograr que los gobiernos ofrezcan mejores resultados.

Se lo dedica a las mujeres y los jóvenes y afirma que en México hay claras muestras importantes de participación ciudadana.

Su libro ofrece datos en el tema del combate al narcotráfico, de historia, de citas y de menciones, donde los nombres más frecuentes en su índice onomástico son los de Lázaro Cárdenas del Río, presidente que expropió la industria petrolera en 1938; Vicente Fox Quezada, el primer presidente panista después de 71 años de priismo, y el de Nicolás Maquiavelo.

Siempre político, Salinas de Gortari permanece en la discusión pública, bien sea a través de sus libros (ha publicado tres en la última década), ofreciendo conferencias o en entrevistas a medios, pero sobre todo, en las conversaciones cotidianas de los mexicanos. Estos 16 años no han sido de silencio, advierte. Salinas de Gortari no sólo permanece en el debate, lo genera.

Publicidad
Publicidad