Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La ONU considera "escandaloso" el crimen de una madre activista mexicana

El crimen de la activista mexicana Marisela Escobedo ha generado críticas al gobierno del presidente Calderón y al de Chihuahua
sáb 18 diciembre 2010 08:08 AM
Protesta contra el crimen de Marisela Escobedo, activista de Chihuahua
Protesta contra el crimen de Marisela Escobedo, activista de Protesta contra el crimen de Marisela Escobedo, activista de Chihuahua

El crimen de la activista mexicana Marisela Escobedo ha generado críticas al  gobierno del presidente Felipe Calderón y a las autoridades de Chihuahua.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH) consideró  "escandaloso" el asesinato que le costó la vida el jueves en Chihuahua a la activista, que trataba de que se hiciera justicia en relación con el asesinato de su hija, ocurrido en agosto de 2008.

"Es desolador e indignante la impunidad en la que se hundió su esfuerzo, escandaloso que le haya costado la vida y que su homicidio esté grabado por las cámaras de seguridad del área", próxima al Palacio de Gobierno del estado, indicó en un comunicado el representante del ACNUDH en México, Javier Valenzuela.

Marisela Escobedo Ortiz, de 52 años, fue atacada por un grupo de tres hombres que inició una discusión con ella, uno de los cuales le dio un balazo a quemarropa mientras se manifestaba en la capital del estado, informó la Fiscalía de Chihuahua, quien difundó el retrato hablado del principal sospechoso .

Valenzuela señaló que "es el momento de redoblar nuestra solidaridad" y el acompañamiento a "todas las personas, en particular mujeres y madres", que han visto a sus familias "diezmadas por la violencia" y exigen que se les haga justicia.

Por su parte, el presidente de la ONG México SOS, el empresario Alejandro Martí, señaló en un comunicado que el crimen contra Marisela Escobedo "revela el grado de vulnerabilidad que tienen las víctimas en México cuando deciden presentar una denuncia contra la delincuencia".

Publicidad

"El llamado a la ciudadanía a perder el miedo a la denuncia, debe ser acompañado de garantías reales por parte de los gobiernos estatales y federal, para que las víctimas no sufran represalias y se combata de esa manera la cifra negra", agregó Martí, quien perdió a su hijo Fernando, secuestrado en 2008.

Amnistía Internacional (AI) también condenó el crimen y lamentó que "una vez más la negligencia de las autoridades federales y estatales para prevenir y sancionar la violencia contra la mujer en Chihuahua ha llevado a que sean los familiares y las organizaciones de derechos humanos los que sufren las represalias por luchar por la justicia y la verdad".

Durante meses Escobedo había encabezado diversas marchas y protestas para exigir al gobernador que se hiciera justicia en el caso del asesinato de su hija, Rubí Marisol Frayre Escobedo, así como contra la impunidad.

La joven Rubí Frayre Escobedo fue asesinada en Ciudad Juárez en agosto de 2008, cuando sólo tenía 16 años. Supuestamente fue su novio, Sergio Barraza Bocanegra, arrestado en junio de 2009 y exonerado en un juicio de primera instancia el pasado 30 de abril, tras el que quedó libre.

Posteriormente, un tribunal de casación (segunda instancia) revocó la sentencia y condenó a Barraza, que está prófugo, por el homicidio de Rubí Frayre.

Sobre el caso también emitieron un comunicado conjunto el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CDHM) y Justicia para Nuestras Hijas, y tres ONG más, que deploraron la desatención que el caso recibió de las autoridades federales y del estado.

"Ante tal incapacidad, cantidad de omisiones, desprecio y negligencia, el Estado mexicano es responsable y debe responder inmediatamente por el asesinato de Rubí y Marisela. Ya basta. Ni una más", indicaron las ONG.

Este mismo viernes, fueron removidos los tres jueces que dieron la libertad a Sergio Barraza Bocanegra.

Publicidad
Publicidad