Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

México y El Salvador, enfrentados por un supuesto secuestro de migrantes

El gobierno mexicano respondió a una denuncia salvadoreña, que afirma que decenas de migrantes fueron plagiados en Oaxaca
mar 21 diciembre 2010 09:28 PM
migrantes-discrepancia
migrantes-discrepancia migrantes-discrepancia

La denuncia sobre el secuestro de al menos 50 migrantes centroamericanos en el estado de Oaxaca, en el sur mexicano, confrontó este martes a los gobiernos de México y El Salvador, al tiempo que generó dudas respecto el paradero de esas personas.

Por la mañana, la Cancillería salvadoreña emitió un comunicado que denunciaba el plagio de 50 migrantes indocumentados de “diversas nacionalidades” . El hecho presuntamente ocurrió el 16 de diciembre, cuando un grupo armado interceptó un tren de carga en la localidad oaxaqueña de Chahuites.

De acuerdo con el comunicado, la dependencia investigó el incidente y determinó que los hombres armados golpearon a los migrantes con machetes y les robaron sus pertenencias, por lo que exigió a México una indagatoria “para dar lo antes posible con el paradero de las personas que fueron secuestradas y deducir responsabilidades que impidan que este tipo de delitos se repitan”.

Por la tarde, el gobierno mexicano negó que el secuestro hubiera ocurrido, al afirmar que “no existe evidencia de que el tren haya sido obstaculizado por ningún grupo”.

A través de un comunicado, la Secretaría de Gobernación (Segob), encargada de la política interior de México, aseguró que “al consultar con autoridades locales y federales, así como a la compañía ferroviaria, no se encontraron antecedentes que confirmen las versiones señaladas por la representación salvadoreña y tampoco existen denuncias ante autoridades mexicanas presentadas por parte de migrantes extranjeros”.

Según la Segob, la semana pasada el Instituto Nacional de Migración (INM) realizó un operativo en Oaxaca que derivó en la detención de 92 migrantes indocumentados —la mayoría guatemaltecos— que fueron llevados a instalaciones migratorias. El INM depende de Gobernación y controla el registro de los extranjeros que ingresan al país.

Publicidad

El sacerdote Alejandro Solalinde , sin embargo, dijo que migrantes que “lograron liberarse” de los secuestradores, le confirmaron el plagio. En entrevista con CNN, Solalinde, de la Casa del Migrante en la localidad oaxaqueña de Ixtepec, mencionó que los testigos narraron haber sido amenazados por hombres supuestamente pertenecientes al grupo delictivo de Los Zetas.

En agosto, el presidente Felipe Calderón atribuyó a Los Zetas el secuestro y asesinato de 72 migrantes indocumentados en el estado de Tamaulipas, en el noreste de México.

De acuerdo con el gobierno mexicano, Los Zetas y el cártel del narcotráfico del Golfo recurren al secuestro de migrantes para obtener recursos o incluso reclutarlos.

Solalinde dijo que los testigos del secuestro fueron llevados a la Ciudad de México, capital del país, por funcionarios del INM, y que otro grupo que amenaza a los migrantes que atraviesan por esa región es la pandilla salvadoreña de la Mara Salvatrucha.

Cada año, miles de migrantes indocumentados ingresan a México con el propósito de cruzar el país para llegar a Estados Unidos. Para ello suelen seguir las vías del tren, mientras quedan expuestos a abusos y agresiones de delincuentes y autoridades, según reportes de organizaciones humanitarias .

En tanto, el gobierno mexicano afirma que toma medidas para proteger la seguridad de los migrantes.

Salvador Beltrán del Río, comisionado del INM, dijo a la agencia Notimex que las autoridades mexicanas están en comunicación con El Salvador, Honduras y Guatemala para seguir la denuncia sobre el supuesto secuestro en Oaxaca.

“Nos interesa mucho el atender este caso”, declaró a Notimex, aunque sostuvo que hasta el momento sólo cuentan con el testimonio de un salvadoreño que denunció el hecho.

Publicidad
Publicidad