Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Una inmigrante hondureña, secuestrada por un grupo armado

Belkis Núñez fue secuestrada cuando viajaba hacia EU en un tren carguero; ahora se recupera en un refugio del estado de México
vie 07 enero 2011 07:35 PM
inmigrantes centroamericanos tultitlan
inmigrantes centroamericanos tultitlan inmigrantes centroamericanos tultitlan

Belkis Núñez se recupera en un refugio cerca de la Ciudad de México. Está acostada en una litera en la casa del inmigrante San Juan Diego en Tultitlán, Estado de México, al norte de la capital mexicana.

La inmigrante hondureña asegura que tiene suerte de estar viva: viajaba en un tren al sur de México con otros migrantes, cuando un grupo armado los interceptó. Los amenazaron con una pistola y los asaltaron. Uno de los atacantes la secuestró.

La hondureña de 23 años dice que no tenía otra opción más que obedecer las órdenes de sus captores, ellos demandaban dinero.

"Yo le dije, no tengo nada de dinero, nada. Estoy con ellos. Luego me preguntó, ¿cuál de ellos está contigo?. Ninguno, todos estamos juntos. Entonces él dijo, OK, ustedes las mujeres siempre esconden el dinero en sus partes privadas o en preservativos", comenta Núñez.

El grupo de migrantes centroamericanos estaban viajando en La Bestia, un ruidoso y a veces peligroso tren que atraviesa México. El tren es usado por migrantes para llegar a Estados Unidos.

Las autoridades mexicanas dicen que aún se encuentran investigando el incidente. El titular del Instituto Nacional de Migración, Salvador Beltrán del Río, dice que la dependencia a su cargo está ayudando a los inmigrantes.

Publicidad

"Acá en la Ciudad de México tenemos a 13 personas. Doce de ellas dicen ser testigos del incidente", comenta Beltrán.

"Ellos han dado su testimonio a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y al Instituto Nacional de Migración".

En un incidente aparte, todavía no hay rastro de 50 de los inmigrantes centroamericanos que fueron presuntamente secuestrados a mediados de diciembre.

El caso ha atraído la atención de las autoridades  gracias a Alejandro Solalinde , un sacerdote católico que lleva las riendas de un refugio para migrantes en el estado de Oaxaca.

A mediados del 2010, 72 migrantes que trataban de llegar a Estados Unidos , fueron asesinados en el estado de Tamaulipas, al norte de México. De acuerdo con Alejandro Poiré, vocero de Presidencia de la República en temas de Seguridad, los migrantes eran de Honduras, el Salvador, Brasil y Ecuador.

Las víctimas estaban atadas de manos. El rancho en donde fueron encontrados estaba a 161 kilómetros de la frontera entre Estados Unidos y México. Un ciudadano ecuatoriano de 18 años sobrevivió a la masacre y notificó a las autoridades.

Los investigadores de este caso desaparecieron poco después del descubrimiento de los migrantes, el 24 de agosto. Jaime Suárez Vázquez, agente del Ministerio Público y Juan Suárez Sánchez, Secretario de Seguridad Pública de San Fernando Tamaulipas, fueron asesinados y posteriormente sus cuerpos fueron encontrados.

En México se atribuye la masacre al grupo armado de Los Zetas, un grupo armado formado por ex militares de élite.

La desaparición y asesinato de migrantes ha creado tensiones entre México y países latinoamericanos.

Guatemala, Honduras y El Salvador piden al gobierno mexicano investigar la desaparición, el abuso y las muertes de sus ciudadanos en territorio mexicano. Las autoridades de México dicen que están haciendo todo en su poder para proteger a los inmigrantes.

Belkis Núñez dice que ésta es la segunda vez que intenta llegar a los Estados Unidos en La Bestia, y probablemente lo intentará de nuevo.

Núñez tiene una poderosa razón: su hijo la espera en Estados Unidos. Ella dice que es por eso que no piensa dos veces en arriesgar su vida junto con otros inmigrantes centroamericanos.

Mario González en la Ciudad de México contribuyó con este reporte.

Publicidad
Publicidad