Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Guerrero, el primer peldaño de la colaboración PAN-PRD en 2011

La declinación del panismo a favor del perredismo para las elecciones en el estado prueba que los dos partidos colaboran para encarar al PRI
vie 28 enero 2011 07:11 AM
colombia-minas
colombia-minas colombia-minas

A pesar de que los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) no establecieron una coalición formal para las elecciones en Guerrero, la declinación del candidato panista a favor del perredista — anunciada el martes, a cinco días de la votación — indica que ambos partidos mantienen en 2011 la política de colaboración electoral contra el Partido Revolucionario Institucional (PRI) que comenzaron en 2010.

José Espina, presidente de la Comisión Nacional de Elecciones del PAN, explicó que la salida del panista Marcos Parra de la contienda en Guerrero fue "producto de un análisis" realizado por la dirigencia del PAN.

En esa revisión, los panistas reconocieron "que las preferencias hacia el PAN en las elecciones de Guerrero eran muy bajas", y que al declinar a favor del PRD podían "contribuir a que el proceso de transición democrática en el estado continúe y se evite una regresión autoritaria con el PRI", dijo Espina a CNNMéxico.

Guerrero, ubicado en el sur de México, es uno de los estados más pobres del país , en cuyo territorio, en la década de 1970, se desarrollaron grupos guerrilleros que protestaban por las condiciones sociales en la entidad. Durante más de 70 años fue gobernado por el PRI, hasta que en 2005 el PRD ganó los comicios locales teniendo como candidato a Zeferino Torreblanca, quien concluye su mandato en 2011.

Los dos aspirantes a suceder a Torreblanca son Ángel Heladio Aguirre, de la coalición Guerrero nos une —integrada por el PRD, el Partido del Trabajo y Convergencia—, y Manuel Añorve, de la coalición Tiempos mejores para Guerrero —conformada por el PRI, el Partido Verde y Nueva Alianza—. Antes de retirarse de la contienda, el panista Parra tenía sólo de 5% de intención de voto, muy por debajo de ambos en encuestas recientes.

Aguirre, ex militante del PRI, fue gobernador interino de Guerrero entre 1996 y 1999, en tanto Añorve, antes de asumir como el candidato priista, fue alcalde del municipio de Acapulco, uno de los puertos más populares de México que en los últimos meses ha registrado numerosos asesinatos vinculados con el crimen organizado. Colaboradores de ambos han sufrido agresiones de parte de supuestos opositores e intercambiado acusaciones .

Publicidad

Hortensia Aragón, secretaria general del PRD, afirmó que la declinación de Parra no fue un hecho “sorpresivo”, sino “parte de las valoraciones” que habían hecho el PAN y el PRD durante la campaña.

“Creo que ha sido una buena decisión del Partido Acción Nacional, se han puesto sobre la mesa las propuestas de su candidato. (…) Creo que (la retirada de Parra) sí favorece al PRD, pero si va a ser determinante o no en los resultados del domingo es difícil valorarlo en términos definitivos”, dijo Aragón a CNNMéxico.

Algunas encuestas dan a Aguirre una ligera ventaja sobre Añorve y otras apuntan a un empate, aunque para el analista político Sabino Bastidas la elección será “muy cerrada”, al grado de que es probable que el partido perdedor impugne el proceso y acuda ante los tribunales electorales.

Otras posibles alianzas

De acuerdo con Bastidas, la declinación del PAN en Guerrero a favor del PRD es más una acción de “efecto mediático” que una medida que vaya a repercutir en el resultado de la elección. Al no haber entre ambos partidos una coalición formal, con efectos jurídicos, los votos que reciba el PAN corresponderán a Parra, aunque éste ya no compita, y no a Aguirre.

“El PAN y el PRD están colaborando; que el PAN se haya dejado caer en Guerrero es producto del diálogo de las fuerzas políticas, y el destinatario de esas decisiones está siendo el PRI”, dijo Bastidas a CNNMéxico.

El PRI ocupó la Presidencia de México durante más de 70 años y, según las encuestas, es el partido mejor posicionado para ganar las elecciones presidenciales de 2012 .

En 2010, el PAN y el PRD se aliaron para los comicios de cinco estados con el objetivo de sacar al PRI del gobierno y hacerle perder fuerza a nivel local. De esos procesos, la coalición venció al PRI en Oaxaca, Sinaloa y Puebla, y perdió en Durango e Hidalgo .

Además de Guerrero, otros cinco estados votarán en 2011 para elegir nuevo gobernador: Baja California Sur, Nayarit, Coahuila, Estado de México y Michoacán. Uno más, Hidalgo, tendrá comicios para alcaldes.

La semana pasada, el PAN y el PRD formalizaron su coalición para las elecciones en Nayarit y, de acuerdo con representantes de los dos partidos, las negociaciones continúan para concretar otras alianzas, en particular en Coahuila y el Estado de México, ambos gobernados por el PRI. En Baja California Sur y Michoacán, en poder del PRD, los partidos dicen que competirán cada uno por su cuenta.

Espina señaló que los partidos no se unirán “en automático”, y un primer factor que influirá en el establecimiento de otras posibles alianzas será “la realidad local de cada entidad”. Otro elemento de peso será si el candidato de la coalición convence a panistas y perredistas, explicó Aragón.

Para Bastidas, más allá de si se forman o no nuevas alianzas PAN-PRD, “hay una coincidencia” entre ambos partidos: arrebatar triunfos al PRI antes del proceso electoral de 2012.

Publicidad
Publicidad