Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cables, infiltraciones y violencia: el declive policial de Nuevo León

El ex titular de Seguridad del estado confirma la relación entre funcionarios y el narcotráfico, como reveló WikiLeaks
mié 16 febrero 2011 12:07 PM
policía_nuevoleon
policía_nuevoleon policía_nuevoleon

El director de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) del norteño estado de Nuevo León, Marcelo Garza y Garza, estaba al corriente de la planeación de su asesinato, que desató una espiral de violencia de la que no se ha bajado la entidad, señala para CNNMéxico el ex secretario de Seguridad estatal (2007-2009), Aldo Fasci Zuazua.

"Estaba enterado, pero él fue el que lo descartó. Yo hablé con él varias veces, porque además yo fui testigo de cuando le hablaron por teléfono para decirle que lo iban a matar (...) Le dije varias veces que se cuidara. Él lo desestimó", recuerda el ex secretario.

La semana pasada, Wikileaks dio a conocer a través del diario La Jornada cables diplomáticos, en los que se vinculaban a altos funcionarios del gobierno estatal con el narcotráfico e indicaban que el Consulado de Estados Unidos en la entidad ubicaba el declive de la policía y el aumento de las muertes  a partir del asesinato del director de la AEI en septiembre de 2006.

Fasci Zuazua indica que la muerte de Garza y Garza se desencadenó cuando fue capturado en agosto de 2005 José Luis Carrizales Coronado, El Tubi, presunto capo del cártel de Sinaloa , junto con siete cómplices en un restaurante ubicado en el sur de la capital del estado, Monterrey, dos de los cuales eran ex agentes ministeriales.

También le atribuye a esta captura la muerte en enero de 2008 del juez penal que enjuició a El Tubi, Ernesto Palacios López. El cable 195277, signado por el cónsul Bruce Williamson un año después, se refiere a esta ola de asesinatos como el inicio de un declive en la policía estatal.

"Es una opinión política y personal que hace el funcionario hacia su gobierno", replica el también abogado, "(las autoridades consulares) prácticamente no dan información, salvo cosas muy fuertes. Por ejemplo, tenían información de que iban a asesinar a Marcelo Garza y luego tenían información de que me iban a asesinar a mí", rememora.

Publicidad

Divisiones policiales y "manzanas podridas"

Fasci Zuazua también admite que le tocó lidiar durante su administración con cuerpos policiales divididos en su interior y entre ellos. Los municipios, el estado y el gobierno federal trabajaban en operaciones aisladas cuando asumió el mando de la Secretaría de Seguridad Pública estatal (SSP).

" Las policías estaban fragmentadas (...) Entre el policía que no hacía lo que le tocaba por corrupción y el que no hacía lo que le tocaba por miedo, estábamos hablando fácil de un 40%. Además teníamos un déficit policial terrible, que todavía continúa", dice.

El estado cuenta con 11,159 policías, entre estatales y municipales, a los que sólo casi el 43% se les han aplicado exámenes de control de confianza, de acuerdo con cifras actualizadas de febrero del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Esa cifra equivale, según estimaciones de Fasci Zuazua, a menos de un policía por colonia en el estado. Cuando estuvo al frente de la SSP se aplicaron alrededor de 10,000 exámenes de control de confianza y se depuraron alrededor de 2,000 agentes, según calcula el ex secretario.

Ante esta crisis policial, en septiembre de 2008, la SSP emprendió un plan emergente de reclutamiento, en el que se inscribieron alrededor de 1,200 personas, pero de las que sólo pasaron 200, señala el abogado.

De este problema estructural hacen referencia los cables 106172 y 210012, en los que el funcionario se refiere a la creación de una " policía paralela" con el 60% de los elementos que consideraba confiables , porque había "demasiadas manzanas podridas y muy poco dinero para apoyar las buenas", de acuerdo con los documentos.

Fasci Zuazua puntualiza a CNNMéxico que este proyecto mencionado en los cables no es más que la Metropol, un plan de integración de las policías municipales del área conurbada de Monterrey.

En noviembre de 2008 se formalizó la creación de la Metropol en 11 municipios del área metropolitana, en los que se homologaron servicios, normas, operaciones, capacitación e intercambio de información a través del Centro de Coordinación Integral de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C-5), la agencia de inteligencia estatal .

"(Metropol) al final dio resultados, porque empezaron a bajar los índices delictivos", asegura Fasci Zuazua.

En las estadísticas oficiales sí se ve una contención de los delitos del fuero común a partir de esta estrategia: por ejemplo, los homicidios dolosos en 2008 fueron 263 y un año después fueron 267. No fue hasta 2010 que se dispararon en un 67% más que en los años anteriores, cuando empezó la crisis de inseguridad.

" Metropol era un primer paso para llegar a la policía unificada . Es un punto de vista muy personal, pero creo que debió haberse madurado más Metropol y luego dar el siguiente paso, pero no están rompiendo con lo anterior, están dando de una manera otro paso", señala.

Después de inslalar el modelo Metropol, el gobierno de Nuevo León inició en 2010 la implementación del mando único policial, con la aprobación de 50 de los 51 municipios que conforman el estado .

El ex secretario sostiene que el titular de esta institución podrá ser militar o civil , pero lo que realmente importa es un perfil que asimile las capacidades policiales con la política y la administración pública.

"Por más que el modelo venga en la ley no se va a arreglar nada, tiene que haber mando para que esto se cambie (...) El crimen organizado ha evolucionado, la seguridad no", reflexiona.

Los "regalos" de los cárteles

En los cables 106172 y 210012 difundidos por Wikileaks, Fasci Zuazua indica que la información que utilizaron para realizar operativos en el municipio conurbado de Escobedo resultaron ser "regalos" del crimen organizado, porque la información era tan puntual que parecía un montaje.

"Fueron muy exitosos los decomisos, pero luego nos dimos cuenta de que fue una trampa porque policías infiltrados de un grupo pusieron esa información de otro grupo para que el gobierno se les echara encima (...) Descubrimos que gente que llevaba la investigación estaba del otro lado", revela.

En aquel operativo se aseguraron en Escobedo más de 40 armas largas que se encontraban en una casa de seguridad y que representó un decomiso histórico por parte de las autoridades estatales. Los grupos en pugna, según el ex funcionario, eran los cárteles del Golfo y el Pacífico.

El funcionario asegura que otro reto en su administración fue el de romper la barrera de la desconfianza entre los niveles policiales y coordinarlos en grupos mixtos de patrullaje. Pese a los esfuerzos, las corporaciones no compartían inteligencia .

Explica que un caso paradigmático es el del municipio metropolitano de San Pedro Garza García. El equipo del titular de seguridad detectó que había policías municipales infiltrados del cártel de los Beltrán Leyva que daban custodia a los funcionarios del consulado estadounidense.

"Eso te da una idea de los niveles de infiltración", enfatiza.

Publicidad
Publicidad