Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los maestros manifestantes de Oaxaca rechazan la relación con Ulises Ruiz

Después del enfrentamiento durante la visita del presidente Calderón, los profesores niegan la relación con el ex gobernador Ulises Ruiz
jue 17 febrero 2011 04:24 PM
oaxaca-marcha
oaxaca-marcha oaxaca-marcha

Los disturbios en la capital de Oaxaca durante la visita del presidente Felipe Calderón que causaron 20 heridos  no estaban relacionados con el ex gobernador priista Ulises Ruiz, aseguró el dirigente de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Azael Santiago Chepi.

El líder sindical Santiago Chepi negó en entrevista con CNNMéxico que se haya reunido con políticos cercanos al ex gobernador priista Ulises Ruiz Ortiz, entre ellos con el diputado federal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Héctor Pablo Ramírez Puga, en un hotel del norte de la ciudad, un señalamiento recogido en medios locales.

"Son versiones con tal de denostar nuestro movimiento, nosotros no hacemos nada en lo oscurito, como ellos (Ulises Ruiz y los priistas) están acostumbrados a hacerlo y lo decimos con la frente en alto", dijo el líder sindical.

Alrededor de 1,000 profesores de la sección 22 del SNTE realizaron una manifestación el martes en contra de la política fiscal anunciada un día antes por el presidente Calderón, la cual consiste en que  los pagos de educación privada  serán deducibles de impuestos desde preescolar hasta bachillerato.

Cuando los maestros llegaron al centro de la ciudad intentaron romper el cerco policial para ingresar por la fuerza a los corredores del palacio de gobierno, a donde llegó el presidente Felipe Calderón.

El conflicto derivó en golpes entre manifestante sy policías, con 20 heridos, ocho de elllos oficiales y tres periodistas.

Disculpas e investigaciones

El dirigente sindical exigió esta semana al gobernador del estado, Gabino Cué, que "se disculpe con el magisterio por las agresiones sufridas, porque la agresión que los profesores sufran es una agresión directa al pueblo de Oaxaca, además el gobernador permitió esa agresión".

Después de los disturbios ocasionados por los maestros en la visita oficial del presidente, el gobernador de Oaxaca dijo en entrevista radiofónica que "el dinosaurio —como llaman al PRI por su antigüedad en el poder— todavía patalea".

Cué es el primer gobernador de la oposición después de más de 70 años de gobiernos del PRI, gracias a la alianza entre tres partidos de izquierda —PRD, PT y Convergencia— y el partido gobernante de derecha Acción Nacional.

"Si a alguien debe ofrecérsele disculpas por la situación reciente vivida en el centro de la ciudad es al pueblo en general que a todos nos ha dado la responsabilidad de asumir un papel en el proceso de transición democrática, tanto a autoridades como a los demás sectores", difundió en un comunicado,.

El llamado es a asumir la responsabilidad por los agravios a maestras, maestros, servidores públicos y particulares que resultaron dañados.

El gobierno del estado, agrega, "ofrece una investigación seria, objetiva e imparcial, para deslindar responsabilidades".

El futuro de la protesta

La sección 22 del SNTE definirá esta noche un plan de acción que podría incluir manifestaciones y plantones por tiempo indefinido en el zócalo hasta bloqueos carreteros o quizá suspensión de clases por tiempo indefinido, aseguró el líder sindical en entrevista.

Aunque eso lo determinarán en asamblea donde se reúne, además de la dirigencia, otros 500 delegados (profesores), quienes discutirán su plan de acción ante el enfrentamiento entre policías y maestros.

En 2006, los profesores de la Sección 22 del SNTE, apoyados de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), mantuvieron bajo su poder el zócalo de la ciudad, de mayo a noviembre de ese año, exigiendo la renuncia del entonces gobernador Ulises Ruiz.  

La exigencia surgió porque el gobernador empleó la fuerza pública para desalojar en junio del 2006 a los profesores que mantenían un plantón en el zócalo, exigiendo mejoras salariales.

Publicidad
Publicidad