Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Los mexicanos en Malasia, en el lugar y el momento equivocado: abogado

Los mexicanos que enfrentan la pena de muerte en Malasia son víctima de manipulación de pruebas, según su abogado
Madre de condenados en Malasia
Madre de condenados en Malasia Madre de condenados en Malasia

El abogado de los tres mexicanos que enfrentan la pena de muerte en Malasia defiende la inocencia de sus clientes y acusa la manipulación de pruebas en el caso por parte de las autoridades malayas.

Kitson Foong, quien se refiere a los mexicanos como "los muchachos", aseguró a CNN que ninguno de los tres tiene vínculos con alguna organizaciones criminales y simplemente estuvieron en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Los hermanos Luis Alfonso, Simón y José Regino González Villarreal fueron arrestados en 2008 en un complejo industrial del estado de Johor por supuesto tráfico y distribución de metanfetaminas. En el lugar fueron asegurados 250 kilogamos de metanfetaminas y químicos usados para su producción, y fueron detenidas dos personas más que enfrentan las mismas acusaciones.

En caso de ser hallados culpables, los hermanos González enfrentarían la única condena posible: la muerte a través de la horca.

Los hermanos han estado en custodia durante casi tres años, y en ese tiempo no han recibido ninguna visita y más que la de la embajada mexicana al inicio del proceso, explicó el abogado Kitson Foong.

Cómo llegaron a Malasia

Publicidad

Foong explicó que no puede dar detalles del caso de los hermanos hasta que presente su caso en la corte, pero ofreció un esbozo de cómo acabaron los hermanos en Malasia.

"Ellos estaban viajando, eran marineros", aseguró. "Trabajan en barcos. Primero vinieron a Vietnam en busca de empleo, y luego recibieron una promesa de trabajo en un barco mercante en Singapur".

Los hermanos González abordarían la nave en Malasia, según les explicaron, y encontraron empleo por un par de semanas limpiando fábricas mientras esperaban la nave, dijo Foong.

Los fiscales han presentado las drogas y demás evidencia que fue encontrada en el lugar donde los tres hermanos se encontraban la noche de la detención.

El abogado contraargumenta que la policía extravió entre un tercio y la mitad de las drogas aseguradas, por lo que cuatro agentes malayos se encuentran bajo investigación y uno se suicidó. La manipulación de pruebas no debería ser admitida en la corte, pero "el juez aceptó la evidencia para la absoluta sorpresa de todos", explicó.

Los hermanos González buscan un juicio justo, según Foong. "Los chicos están terriblemente asustados. Sólo puedo pedir al mundo que los tenga en sus pensamientos".

Foong rechazó la posibilidad de que los hermanos González representen los crecientes tentáculos de los cárteles mexicanos del narcotráfico. Los tres son originarios del noroccidental estado de Sinaloa, base del cartel más poderoso de México.

"No todos los mexicanos son narcotraficantes. No hay evidencia de que sea así en este caso", aseguró.

Los cárteles mexicanos del narcotráfico han extendido sus operaciones a Centro y Sudamérica, y ha habido reportes de sus actividades en Asia, pero éstos son tan anecdóticos que es difícil saber si son verdad, aseguró a CNN David Johnson, ex secretario de Estado asistente de la Presidencia de Estados Unidos.

John son dijo que cualquiera aproximación de cárteles mexicanos a Asia sería "muy limitado, y hasta donde yo sé, no muy probada ni fundamentada".

Controversia por la ayuda de México

El juicio se encuentra en receso hasta el 27 de abril, cuando la defensa de los hermanos González expondrá sus argumentos y los acusados tendrán que testificar, explicó Foong. La fiscalía ya expuso sus acusaciones sobre el caso.

Los hermanos González Villarreal han solicitado al gobierno mexicano que intervenga en su caso, de acuerdo con su abogado. De acuerdo con la madre de los tres, Carmen Villarreal Espinoza, ninguna autoridad mexicana se ha acercado a ellos para ofrecerles ayuda y enfrentan dificultades por la falta de un traductor y de información sobre su proceso legal.

La Cancillería mexicana aseguró este jueves que desde su detención en 2008 ha brindado y continuará brindando protección y asistencia consular a seis connacionales recluidos en Malasia, “a quienes de inmediato se visitó en la prisión para verificar su estado físico, corroborar su nacionalidad y cuidar el respeto a sus derechos fundamentales”.

La representación del gobierno mexicano ofreció apoyo en la contratación de abogados, pero los detenidos lo rechazaron y contrataron a uno con sus propios recursos, según un comunicado enviado por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). Tres de los detenidos fueron liberados y deportados más tarde.

La embajada de México en Malasia ha asistido a tres audiencias de los hermanos González Villarreal en las cortes malayas para vigilar su proceso legal y se mantienen en contacto con el abogado defensor, según el documento de la SRE.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad