Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La familia de los mexicanos juzgados en Malasia rechaza cambiar de abogado

No aceptaron el ofrecimiento de la Cancillería para cambiar de abogado porque creen que la defensa podría distorsionarse
jue 07 abril 2011 06:01 PM
Familia Sinaloa
Familia Sinaloa Familia Sinaloa

La Cancillería mexicana ofreció a los familiares de los tres sinaloenses acusados de traficar con drogas en Malasia un nuevo abogado para que retome el caso que podría terminar en la pena de muerte de los tres hermanos.

Sin embargo, la familia de los hermanos Villarreal González, Luis Alfonso, Simón y José Regino, se opuso a la propuesta  planteada este miércoles en la mañana por la Secretaría de Relaciones Exteriores  por teléfono. 

Alejandrina Villarreal González, hermana de los acusados, dijo a CNN México que dieron revés al planteamiento porque su madre, padre y hermanos no quieren que la defensa se distorsione porque posiblemente la decisión de sus consanguíneos sea diferente.

“El gobierno está en toda la disposición de apoyarnos, ellos nos quieren poner a un abogado, pero en este caso no podemos tomar esa decisión porque mis hermanos son los que llevan su defensa con el abogado Kitson Foong, y pues sería contraproducente decir sí y qué tal si ellos no aceptan, de tal manera que nosotros no podríamos decidir”, alega.

Desde que la noticia sobre el encarcelamiento de los tres hermanos llegó a sus oídos, la familia repite la palabra "Jesús" constantemente. En su humilde vivienda, localizada en uno de los recovecos más humildes de la ciudad de Culiacán, Sinaloa, en el noroeste de México, diariamente reciben la visita de los medios de comunicación que dan nota del seguimiento del caso, no así de las autoridades.

Alejandrina, al igual que su madre, la señora Carmen González, está ávida de escuchar la voz de sus tres hermanos .

Publicidad

“La verdad queremos saber de ellos, pues ojalá la verdad quisiéramos que ellos (la cancillería) consiguieran que ellos (los hermanos) se comunicaran directamente con nosotros porque la verdad sí estamos un poco preocupados, de perdida queremos escucharlos, de que estamos bien, de que nos digan: estamos bien, mamá, cuídense, pero escucharlos”, pidió.

Alejandrina, quien hace las veces de la líder de la familia, dice que desde que se enteraron que sus tres hermanos podrían ser condenados a la horca por un juez del Tribunal Supremo de Kuala Lumpur, no logramos “pegar el ojo”.

Las batallas contra el sueño no paran. Al escuchar el sonido de su aparato celular, un tsunami de sentimientos encontrados cimbra su ser. Y no es para menos, desde hace tres años no sabe nada de sus hermanos , sólo de lo que se ha publicado en los medios de comunicación.

Por ahora, Alejandrina se abocará a investigar en cuánto le saldrá su viaje a Malasia, programado para el 26 de abril para estar presente cuando la corte dicte sentencia a favor o en contra de sus tres hermanos.

Los recursos de la familia se limitan a los 10,000 pesos que le donó un desconocido que radica en Phoenix, Arizona, en Estados Unidos.

Los hermanos fueron detenidos el 4 de marzo de 2008 en una fábrica en la ciudad industrial de Johor Bahru, lugar que la policía definió como un megalaboratorio de drogas. El trío de sinaloenses está acusado de posesión de más de 240 kilogramos de metanfetaminas, una cantidad sin precedentes en un país en el que, sin excepción, se castiga el tráfico de este narcótico con la muerte.

Publicidad
Publicidad