Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Texcoco, cuna de la izquierda y voto estratégico para Alejandro Encinas

Alejandro Encinas regresa luego de 20 años a la entidad donde inició su carrera política, y por segunda vez, busca gobernarla
mar 07 junio 2011 10:09 AM
Alejandro Encinas 1
Alejandro Encinas 1 Alejandro Encinas 1

Hace más de tres décadas,  Alejandro Encinas , oriundo del tradicional barrio de Coyoacán, en la Ciudad de México, llegó al Estado de México para iniciar una carrera política desde la entonces casi marginal trinchera de la izquierda. Hoy busca gobernar esa entidad, la más poblada del país.

En 1979, Alejandro Encinas, economista egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) interesado en el desarrollo rural del país, se empleó en la Universidad Autónoma de Chapingo, primero como profesor y luego como parte del Departamento de Difusión Cultural. 

Ubicada a unos kilómetros del centro de Texcoco, al oriente de la entidad, Chapingo no sólo es la principal formadora de ingenieros agrícolas y forestales del país, sino que es uno de los semilleros políticos más importantes para la izquierda mexicana.

En esta institución –que se caracteriza por brindar desde vivienda hasta alimentos producidos por ellos mismos a sus alumnos y trabajadores, tradicionalmente de origen campesino–, se han gestado movimientos que dieron impulso a la carrera política de personajes que, en su momento, formaron parte de los ahora desaparecidos Partido Comunista de México (PCM) y el Partido Socialista Unificado de México (PSUM).

Encinas fue uno de ellos. Gente que aún labora en la universidad, lo recuerda como una pieza importante en la creación y reconocimiento del sindicato de trabajadores y la defensa de los derechos laborales en la década de 1980.

Concepción Pitalúa, productora de Radio Chapingo, recuerda que Encinas fue impulsor de una de las huelgas más importantes, y que tuvo como resultado aumentos salariales y mejoras en las condiciones laborales.

Publicidad

“Una huelga larguísima que vivimos en la universidad, nos tocó hacer una marcha. Una marcha desde aquí al Zócalo (de la Ciudad de México), porque eran ya más de 30 días de huelga y no se resolvía, entonces organizamos esa marcha desde el sindicato de trabajadores administrativos (donde trabajaba Encinas) y esta marcha logró destrabar la huelga”, cuenta.

Horacio Duarte, presidente del Grupo Acción Política del PRD, que también perteneció al PSUM, conoció a Encinas en el Estado de México, y asegura que fue un personaje clave en la consolidación de la izquierda en ese estado.

Antes de su actividad como sindicalista, Encinas trabajó con dirigentes obreros del municipio de Ecatepec, a unos 30 kilómetros de distancia, como parte de sus actividades como miembro del Partido Comunista Mexicano, del que fue dirigente a finales de la década de 1970.

“Él no es originario del Estado de México, pero mantuvo una relación muy cercana con nosotros por ese trabajo”, dijo Duarte en entrevista con CNNMéxico.

Ubicación geopolitica vital

Debido a la influencia de la Universidad de Chapingo en Texcoco, este municipio ha tenido una importancia estratégica para el PRD. Durante 12 años continuos –desde 1996 hasta 2009- fue gobernado por miembros de este partido, fundado por distintas corrientes de izquierda, entre ellas, el PSUM.

En 2009, el municipio pasó a manos del PRI. Duarte atribuye la derrota a las divisiones internas que caracterizan al partido, y a un proceso de 'desgaste' luego de más de una década de gobierno. Sin embargo, en los años previos, el PRD ganó adeptos y votos en varios municipios importantes de la entidad.

El partido buscó desde entonces consolidar ese avance político y en 1993 postuló por primera vez a Encinas como candidato a la gubernatura del estado. En esa elección, su contrincante por el Partido Acción Nacional (PAN) también era Luis Felipe Bravo Mena y Emilio Chuayffet por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien resultó triunfador.

Luego de la derrota, en 1997, Encinas se trasladó al DF para trabajar en el gobierno de la Ciudad de México como secretario de medio ambiente, bajo el mandato de Cuauhtémoc Cárdenas , el primer alcalde no priista electo para gobernar la capital mexicana. Posteriormente, fue secretario de desarrollo económico durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, a quien sustituyó al frente del gobierno capitalino durante un año, de 2005 a 2006.

Luego de terminar su mandato, se postuló para otros cargos, tanto de elección popular como por la dirigencia de su partido, sin conseguir éxito pero con un as político en la manga: había regresado a su terruño político y su residencia estaba fijada en Texcoco. 

El vaso lacustre

Texcoco, un municipio de más de 235,000 habitantes, forma parte de la Zona Metropolitana del Valle de México y está junto a lo que alguna vez fue el Lago de Texcoco. Paradójicamente, uno de sus principales problemas de este sitio es la falta de agua, debido a que los lagos y lagunas que forman parte del vaso lacustre del Valle de México se han secado. Tanto el gobierno local como el estatal han intentado restaurarlos, pues la poca disponibilidad de agua ha afectado al desarrollo de la agricultura local.

"Nada de agua que hay, padecemos de muchas cosas”, señala María Magdalena García, dueña y encargada de un local de comida casera cercana a la residencia del candidato, "Yo le pediría (a Encinas), que se viniera a dar una vuelta para que viera cómo está el pueblo. Que ya hay mucha drogadicción, muchos rateros".

Si bien Texcoco no es uno de los municipios con el índice delictivo más alto de la entidad, sí ha tenido que reforzar las medidas de prevención del delito. El año pasado registró un aumento en la tasa de homicidios, según cifras de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México. De todos los homicidios que se cometidos en la entidad, 5.8% ocurrieron aquí.

Duarte, que fue presidente municipal de Texcoco de 2000 a 2003, señala que la región también carece de empleos para los jóvenes y que hace falta vincular a los universitarios y egresados de la Universidad Autónoma de Chapingo con las cadenas productivas.

El pasado 3 de junio, Encinas volvió a Chapingo, como parte de sus actos de campaña; ahí prometió que -de llegar a la gubernatura-, aprovecharía el conocimiento generado en la institución en la que alguna vez laboró para recuperar la producción agrícola de la región.

Duarte confía en que el paso por la Universidad Autónoma de Chapingo y organizaciones obreras mexiquenses esta vez si ayuden a Encinas a vencer los 82 años de gobierno del PRI en el Estado de México.

Publicidad
Publicidad