Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cómo queda 'La Familia Michoacana' después de la captura de su líder?

Tras la captura de José de Jesús 'el Chango' Méndez, la organización criminal todavía tiene libres seis operadores de importancia
mié 22 junio 2011 06:41 AM
Jesús Méndez, de La Familia, es detenido
ESP. Jesús Méndez-La Familia Jesús Méndez, de La Familia, es detenido

El capo José de Jesús Méndez Vargas, el Chango Méndez, fue detenido por las autoridades federales en un momento en que enfrentaba la ruptura de la organización criminal que condujo por cinco años, de acuerdo con el gobierno federal.

Considerado por las autoridades como el capo de mayor importancia de La Familia Michoacana por ser el jefe operativo de los asesinos a sueldo, traficantes y operadores financieros, Méndez Vargas no logró imponer su figura tras la muerte del líder y guía espiritual de la organización, Nazario Moreno González, el Chayo, el 8 de diciembre de 2010 en un operativo policial.

Los lugartenientes de la organización, Servando Gómez Martínez, la Tuta, y Enrique Plancarte Solís, la Chiva, formaron su propia facción, a la que denominaron Los Caballeros Templarios, de acuerdo a reportes recientes del gobierno federal.

El 10 de marzo, la estructura se dio a conocer a través de mantas en seis ciudades de Michoacán, como muestra de que no formaban más parte de La Familia Michoacana.

Una batalla de tres días en la región michoacana de Tierra Caliente entre pistoleros afines a el Chango Méndez y de Los Caballeros Templarios, registrada la tercer semana de mayo, fue el ejemplo de que la escisión estaba consumada y se iniciaba una guerra por el control de las plazas.

El 9 de junio la disputa volvió a quedar de manifiesto: los cuerpos de 21 hombres asesinados, supuestos vendedores de droga e informantes de el Chango Méndez, fueron abandonados en distintos puntos de Morelia, capital de Michoacán.

Publicidad

Una escena similar con nueve cadáveres se repitió el 18 de junio en Lázaro Cárdenas, una de las principales plazas de la organización por su puerto marítimo.

Para entonces, la estructura de Méndez Vargas ya había sufrido un golpe más, aunque a manos de la Policía Federal. El 28 de mayo, agentes se enfrentaron con pistoleros del capo en los límites de Michoacán y Jalisco, con saldo de 11 hombres muertos y 36 detenidos.

Este martes, el Chango Méndez fue detenido por policías federales en el municipio de Cosío, Aguascalientes, en el centro del país, según las primeras versiones difundidas por la prensa.

¿Quién es el Chango Méndez?

La Procuraduría General de la República (PGR) buscaba a Méndez Vargas por delincuencia organizada, delitos contra la salud y homicidio calificado. Lo considera el responsable del tráfico y venta de cocaína, marihuana y cristal de la organización en México y Estados Unidos.

Nacido en el municipio de Eduardo Neri, Guerrero, la fiscalía general no ha podido precisar si el capo tiene 36 o 50 años.

Una tarjeta informativa difundida este martes lo señala como uno de los narcotraficantes que alcanzó mayor poder económico e infiltración en corporaciones policiales.

En el año 2000, formó junto a el Chayo, y Carlos Rosales Mendoza, el Tísico, un grupo denominado La Empresa para eliminar de Michoacán al ahora inexistente cártel de Los Valencia.

El grupo se alió al cártel del Golfo, pues Rosales Mendoza —detenido en 2004— era un hombre cercano al capo Osiel Cárdenas Guillén, su líder máximo. El Chango Méndez realizaba operaciones en Michoacán, Jalisco y Guerrero.

De acuerdo a la PGR, Méndez Vargas fue detenido el 22 de octubre de 2002 en el municipio de Apatzingán, tras la ejecución de Sergio Méndez Magaña y Alfredo Valencia Álvarez, dos supuestos integrantes de Los Valencia. No obstante, el entonces operador fue liberado.

Tras la captura de Cárdenas Guillén, en 2003, y de que estaban inconformes con el manejo que el cártel del Golfo tenía en Michoacán, los narcotraficantes de La Empresa, entre los que ya se encontraban la Tuta y la Chiva, decidieron separarse en 2006 para operar como La Familia Michoacana.

La escisión implicó romper con Los Zetas, entonces brazo de sicarios del cártel, por lo que se desató una violenta disputa en el estado, iniciada en septiembre de 2006 con decapitaciones en Uruapan.

Michoacán es un estado estratégico para el narcotráfico, porque su puerto sirve para el ingreso ilegal de sustancias químicas base para la fabricación de metanfetaminas y en su región serrana se cultivan marihuana y amapola.

Una vez consolidada La Familia Michoacana, el Chango Méndez dirigía actividades en Apatzingán, Aguililla, Morelia, Buenavista, Tepalcatepec y Parácuaro.

También residió en Reynosa, Tamaulipas, donde contó con protección de autoridades locales, según la PGR, utilizando camionetas Liberty, Silverado y X-Trail, para moverse.

Como el principal capo, el Chango Méndez estaba rodeado de un consejo de 12 jefes que tomaban decisiones sobre inversiones legales para el blanqueo de dinero y defensa jurídica, conocidos como los 12 Apóstoles, según un informe federal difundido en diciembre de 2010.

No obstante, para la PGR, los denominados 12 Apóstoles era como se conocía al equipo de protección del narcotraficante.

Los integrantes de La Familia que siguen libres

Aunque el gobierno federal calificó este martes la detención de Méndez Vargas como un golpe fatal a La Familia Michoacana, continúan libres seis operadores de importancia de lo que fue su estructura por cinco años.

Los más sobresalientes son Gómez Martínez y Plancarte Solís, ahora jefes de la facción de la organización que continúa bajo el nombre de Los Caballeros Templarios. Por información que sirva para su detención, la PGR ofrece 30 millones de pesos y 10 millones, respectivamente.

La fiscalía general también busca a Dionicio Loya Plancarte, el Tío, por delincuencia organizada, delitos contra la salud y lavado de dinero. Es considerado contacto con autoridades y publi relacionista de la organización.

Entre los buscados está Saúl Solís Solís, un ex candidato a diputado federal por el Partido Verde Ecologista que controlaba la operación en el Estado de México y el Distrito Federal; José Servín Juárez, acusado de blanquear recursos ilegales, e Ignacio Rentería Andrade, El Nacho, jefe de operaciones en Uruapan.

Otras 16 personas con niveles menores de operación también tienen orden de arresto por las autoridades federales, entre ellas Anel Violeta Noriega, la Chula, un supuesto enlace de la organización para la distribución de drogas sintéticas en Washington y California, Estados Unidos.

Publicidad
Publicidad