Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Junta de Perdones de Texas niega clemencia a mexicano condenado a muerte

El organismo vota en contra de recomendar al gobernador Perry posponer la ejecución o conmutar la sentencia de Humberto Leal García
mar 05 julio 2011 08:28 PM
AFP
Humberto.Leal-AFP AFP

La Junta de Perdones y Libertades Condicionales de Texas negó por unanimidad la tarde de este martes otorgar la clemencia al mexicano Humberto Leal García, a 48 horas de que venza el plazo fijado para su ejecución por el asesinato de una adolescente en 1994, informó Notimex.

Los siete integrantes del organismo votaron este martes en contra de recomendar al gobernador de Texas, Rick Perry, posponer la ejecución o conmutar la sentencia del mexicano, pese a que la Junta recibió en las últimas semanas miles de cartas y peticiones pidiendo clemencia , detalló Notimex.

La decisión de la junta contravino las peticiones de una defensa legal para Leal García –que incluyen una suspensión provisional de la ejecución- hechas por el gobierno federal de Estados Unidos , la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, los gobiernos de Brasil, Honduras, El Salvador y Suiza, y la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos , según la Cancillería mexicana.

Humberto Leal, de 38 años y originario de la ciudad norteña de Monterrey, Nuevo León, fue sentenciado a muerte por la violación y homicidio de Adra Savedra, de 16 años, el 21 de mayo de 1994 en San Antonio, Texas. Su ejecución está programada para el jueves 7 de julio.

El gobierno de Nuevo León emitió la noche de este martes un comunicado en el que informa que el gobernador Rodrigo Medina solicitó el pasado 28 de junio la revisión del caso a Rick Perry.

Con su sentencia, la Junta rechazó impedir una violación al derecho internacional , consideró la abogada de Leal García, Sandra Babcock, de acuerdo con Notimex.

Publicidad

Los derechos de Leal como extranjero fueron violados al haber sido detenido, procesado y condenado a muerte, sin que se notificara a las autoridades de su país, privándolo de una ayuda legal que pudo haber cambiado el tipo de sentencia que recibió, explicó Babcock.

El derecho de un reo extranjero a recibir la asistencia consular de su país, está garantizada en el Tratado de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares.

La defensa Leal solicitó el mes pasado a la Junta de Perdones y Libertades Condicionales que emitiera una recomendación al gobierno de Texas para que Leal fuera beneficiado por una legislación pendiente en el Congreso.

La ley repararía las violaciones cometidas contra Leal y otros mexicanos sentenciados a la pena de muerte en Estados Unidos.

El voto en contra de la Junta disminuye la posibilidad de salvar la vida de Leal, aunque el gobernador Perry aún tiene la autoridad de frenar la ejecución por 30 días en un acto de clemencia ejecutiva.

La última esperanza para el mexicano descansaría en la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos, si ese tribunal acepta las argumentaciones expuestas por la defensa del mexicano en tres distintas apelaciones interpuestas la semana pasada.

En las apelaciones, la abogada Babcock solicita a la Suprema Corte “el no permitir a Texas que descarte los derechos constitucionales” del reo mexicano en su apuro por aplicar la sentencia de muerte.

Leal está programado a ser ejecutado mediante inyección letal a las 18:00 horas locales del jueves en la Unidad Carcelaria Walls, en Huntsville, Texas.

De aplicar la pena de muerte al mexicano, Texas volvería a incurrir en desacato de la orden emitida por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la Haya en 2004.

La Corte Internacional certifica la violación de los derechos como extranjeros de 51 reos mexicano sentenciados a muerte en Estados Unidos y pide la revisión de sus procesos para reparar dichas violaciones, incluyendo el caso de Leal.

En agosto de 2008, Texas desobedeció el fallo de la Corte Internacional y ejecutó al mexicano José Ernesto Medellín.

Texas ha reiterado que no acatará la petición formulada por la Corte Internacional de Justicia, ya que no está obligada por ninguna ley nacional a acatar tribunales internacionales.

Publicidad
Publicidad