Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Gordillo y Yunes: de la amistad a las acusaciones políticas

La lideresa sindical y el panista, que hace cinco años decían tener coincidencias políticas, se enfrascaron en un intercambio de acusaciones
mié 06 julio 2011 02:54 PM
Miguel angel yunes y elba esther gordillo
Miguel angel yunes y elba esther gordillo Miguel angel yunes y elba esther gordillo

Su relación política se intensificó previo a las elecciones presidenciales de 2006, y ahora, a un año de los comicios para elegir a quien renovará el máximo cargo del país, la lideresa del sindicato magisterial con más de un millón 700,000 agremiados está enfrascada en una serie de discusiones contra quien fuera uno de sus colaboradores cercanos en la última década.

El intercambio de acusaciones comenzó días antes de las votaciones en el Estado de México. Elba Esther Gordillo, presidenta vitalicia del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), aseguró que en 2006, tras la victoria del PAN en los comicios, dio su aval para que Miguel Ángel Yunes ocupara la dirección del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), pero se deslindó de los “cuestionados manejos de los recursos” de la dependencia durante su administración.

Yunes respondió que es un "hombre honorable", y que sólo siguió instrucciones del presidente Felipe Calderón mientras estuvo al frente de la instancia de seguridad social, y denunció que Gordillo le pidió 20 millones de pesos mensuales para financiar al partido Nueva Alianza.

“Obviamente le dije que no, y provocó esto un enorme disgusto”, dijo Yunes en conferencia de prensa el 5 de julio. “ Elba Esther quiso corromper al ISSSTE y yo no lo permití”, agregó.

El intercambio de declaraciones entre Gordillo y el ex candidato del PAN, coincidió con el mensaje del actual presidente nacional del PRI, Humberto Moreira, quien aseguró que su partido buscará una alianza con el SNTE y Gordillo para los comicios de 2012, en los que el priismo intentará regresar al poder tras perderlo hace más de una década.

La influencia del SNTE en los comicios presidenciales puede ser determinante , como ocurrió en 2006, cuando Felipe Calderón le ganó a Andrés Manuel López Obrador del Partido de la Revolución Democrática, por 243,934 votos. En ese momento, el sindicato tenía 981,300 afiliados con derecho a votar, cifra que actualmente es de un millón 700,000 según cifras del magisterio.

Publicidad

El último movimiento de Gordillo fue a través de la Federación Democrática de Sindicatos de Servidores Públicos, dirigida por el SNTE, que exigió una investigación por el manejo de recursos que hizo Yunes al frente del ISSSTE.

Además, la diputada del Partido Nueva Alianza, Elsa María Martínez Peña, presentó un punto de acuerdo para la sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, para denunciar el desabasto de medicamentos en el ISSSTE durante la dirección de Yunes.

Los arreglos políticos

El pasado 29 de junio, durante una conferencia de prensa, Elba Esther Gordillo confirmó la existencia de un “arreglo político” con Calderón en 2006, a cambio de que integrantes de su grupo político fueran colocados en puestos públicos.

Tras la victoria de Calderón, Miguel Ángel Yunes obtuvo la dirección del ISSSTE. Además, otros hombres cercanos a Gordillo como Roberto Campa, obtuvo la secretaría Técnica del Consejo Nacional de Seguridad Pública y Francisco Javier Yáñez la dirección de la Lotería Nacional.

Tanto la estructura política del SNTE, como Elba Esther, se encargaron de apoyar a Yunes en los años siguientes, sobre todo ante la polémica que surgió por la aprobación de la reforma a la Ley del ISSSTE que modificó el formato de pensiones para los servidores públicos mexicanos.

El año pasado, el Partido Nueva Alianza forjaría una alianza con el PAN para impulsar a Yunes —afiliado a Acción Nacional en 2008—, por la gubernatura del estado de Veracruz.

En su campaña, el ex director del ISSSTE prometió que de ganar los comicios, la Secretaría de Educación Pública estatal estaría dirigida por un maestro.

Yunes perdió ante Javier Duarte del PRI y comenzaron los desencuentros tanto con el magisterio, como con su lideresa.

Yunes y Gordillo, de pasado priista

Cuando el Partido Acción Nacional llegó a la presidencia del país en el año 2000, de la mano de Vicente Fox, tanto Miguel Ángel Yunes, como Elba Esther Gordillo  militaban en el Partido Revolucionario Institucional (PRI): ella encabezaba la bancada priista en la Cámara de Diputados y él formaba parte de su equipo cercano, al frente de algunas comisiones legislativas.

La cercanía de Yunes hacia la maestra —como se le conoce popularmente a Gordillo por su calidad de profesora— estuvo a prueba por primera vez bajo un régimen panista, en 2004, cuando la líder del SNTE fue removida de la coordinación del grupo parlamentario del PRI en la cámara baja.

Tiempo después, el ex directivo del ISSSTE dejó la bancada priista en el Congreso y quedó como diputado independiente.

A la par, comenzó la disputa entre el entonces presidente del PRI, Roberto Madrazo y Elba Esther Gordillo. La lideresa era acusada de apoyar a candidatos de otros partidos en comicios estatales y de “plegarse al foxismo”, la primera administración que no era priista en 72 años.

La salida del PRI y la llegada al PAN

Miguel Ángel Yunes renunció formalmente al PRI en julio de 2004. Seis meses después ocupó el cargo de subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Seguridad Pública federal.

Los priistas argumentaron que la lideresa sindical había negociado con el gobierno federal para comenzar a colocar a sus hombres de confianza en puestos clave.

En ese entonces, Yunes dijo que con Gordillo había una relación de afecto, de amistad y de coincidencia en objetivos políticos, pero negó que fuera su "gestora para ocupar cargos públicos".

A finales de 2005, cuando Felipe Calderón ya era aspirante del Partido Acción Nacional (PAN) a la presidencia de la República, el pleito entre Gordillo y el entonces candidato del PRI a ocupar Los Pinos, Roberto Madrazo, se intensificó, sobre todo por el argumento de que la maestra había forjado una alianza con los panistas.

Los priistas aseguraban que el interlocutor de esa coalición era Miguel Ángel Yunes.

Elba Esther Gordillo quedó expulsada del PRI en julio de 2006, cuando Calderón ganó la presidencia por un porcentaje mínimo y Madrazo había entregado los resultados más bajos para el PRI en una elección presidencial.

La acusaron de apoyar a un candidato no priista, pero también de ayudar a la creación de otro partido político, el Panal o Nueva Alianza , integrado en su mayoría por maestros adscritos al sindicato y dirigido actualmente por Mónica Arriola Gordillo, hija de la maestra.

Publicidad
Publicidad