Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La actuación del órgano electoral en el Estado de México a debate

Analistas en materia electoral analizan aciertos y errores del Instituto Electoral del Estado de México en la elección del 3 de julio
lun 11 julio 2011 12:48 PM
ieem
ieem ieem

El Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), responsable de organizar y vigilar los comicios que se realizaron el pasado domingo 3 de julio en la entidad, está bajo sospecha.

En ese proceso los mexiquenses favorecieron al aspirante de la Coalición Unidos Por Ti, Eruvel Ávila, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), militancia que comparte con el mandatario local, Enrique Peña Nieto , quien según las encuestas es puntero en la carrera presidencial.

El proceso del 3 de julio resultó el más importante en términos electorales y políticos para el país pues al quedar ya prácticamente definido el sucesor de Peña Nieto en el gobierno local, significa el arranque de la disputa por la presidencia, en 2012. 

Disputa poselectoral

Pero la elección aún no concluye. La oposición de izquierda acusa a los 7 consejeros del IEEM: “se convirtieron en el factor de inequidad y antidemocracia en el estado”, según Manuel Camacho Solís, representante de la Coalición Unidos Podemos Más, que postuló a Alejandro Encinas.

Encinas quedó en un muy lejano 21.9% contra los 64.9% de Ávila, el ganador por una correlación de 3 a 1 votos.

Publicidad

Pero de acuerdo a Camacho, en declaraciones a CNNMéxico, al PRI “se le pasó la mano” y habría recibido apoyo del Instituto.

Por eso la Coalición buscará la anulación del proceso basado en “el conjunto de las irregularidades” ocurridas antes, durante y después de la jornada electoral, todas ellas presuntamente propiciadas o favorecidas con la actuación de un IEEM que Camacho define como “omiso y entregado al PRI”.

Plantea que por lo menos 4 reglas básicas de toda elección democrática no se garantizaron: imparcialidad del organizador del proceso, competencia en condiciones de equidad, elección libre de la injerencia de los recursos y el favor del gobierno del estado y el respeto al voto libre.

“Otorgaron ventaja indebida a Ávila y pusieron en duda la legalidad, certeza y equilibrio de la contienda”, resume.

Pero estas denuncias genéricas son analizadas por dos expertos electorales consultados por CNNMéxico, amén de ser refutadas por el órgano electoral.

Arbitros y jugadores

El analista y ex consejero del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) Eduardo Huchim, el catedrático y secretario general de la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales (SOMEE), Luis Medina, y el consejero del IEEM, José Martínez Vilchis ofrecen a CNNMéxico visiones distintas de lo ocurrido en el proceso.

Sin embargo coinciden en algo: los tres convienen en que el nombramiento de consejeros de órganos electorales a propuesta de los partidos políticos representados en los Congresos estatales es un mecanismo caduco.

Ese método es factor de incertidumbre, ha generado la partidización y el reparto de cuotas entre las fuerzas políticas, y desvirtuado el propósito de ciudadanizar a los organismos electorales.

Así que esa será materia de análisis de una nueva reforma electoral aunque ya no aplicará para las presidenciales del 2012 si se pretende superar la etapa en que, con bases o no, se señale parcialidad de los órganos electorales para favorecer al gobernante en turno.

El consejero Martínez Vilchis, asegura que ese mecanismo “es una de las razones para que haya tanta crítica a los Institutos. La forma en que nos han elegido no es la optima porque sigue habiendo cuota de los partidos...(además) que nos propongan partidos a mi me parece un poco incómodo para los consejeros”.

Durante la elección fueron criticados, reconoce, de “que atendíamos al gobernador” o al PRI, “esas descalificaciones me parecen injustas, no conocen trayectorias ni personalidades”.

”No me siento militante de ningún partido político, no he sido nunca militante de ninguno. Estuve mucho tiempo en la academia y ahora que entro acá me cuelgan el santito de que estoy con un partido… nosotros no elegimos la forma en que nos seleccionan”.

En todo caso son los partidos los que, en los congresos, deben legislar y cambiar el método de integración de órganos electorales, plantea.

Fuera del origen de sus nombramientos (a propuesta de un partido) Martínez desecha los cuestionamientos al proceso hechos de manera genérica por la oposición, pues al ser una parte interesada en el proceso, no son objetivos y “siempre se citan lugares comunes”.

Aciertos y pifias

Eduardo Huchim May —quien siendo consejero del IEDF de 1999 a 2006 asumió un papel independiente— considera que hubo claroscuros en la actuación del IEEM en los comicios.

A su juicio, hubo sobre todo dos decisiones acertadas: la organización de dos debates entre los tres abanderados el perredista Encinas, el panista Luis Felipe Bravo Mena y el prista Ávila, además de una actuación expedita frente a las lluvias que han azotado el estado.

Pero “frente a estos aciertos el IEEM tuvo un comportamiento que pareciera reflejar parcialidad u omisión”, asegura.

Recuerda el caso del ex consejero electoral del Estado de México y hasta marzo pasado responsable de la justicia laboral en el estado, el presidente de la Junta de Conciliación y Arbitraje (JCyA), Bernardo García Cisneros, videograbado exponiendo a vecinos de Chalco la estrategia del gobierno en apoyo electoral al PRI en todo el estado.

García renunció y el IEEM determinó no actuar por insuficiencia de pruebas, fue “una omisión importante” pues pudo investigar y aplicar sanciones al acreditarse una operación desde el gobierno local.

De igual forma actuó —agrega Huchim— ante un video que mostró a alumnos de una escuela secundaria ubicada en el municipio del oriente mexiquense, Chimalhuacán, elaborando banderines a favor del PRI.

Sin embargo sobre estas críticas a la forma en que se resolvieron las quejas el consejero Martínez Vilchis argumenta que “la mayoría de las veces los tribunales confirmaron los acuerdos”, pues sólo el 19% de ellos fueron modificados por tribunales electorales, sea el local o federal.

Huchim continúa en su análisis. “Otra conducta reprobable” fue el acuerdo para auditar los gastos de campaña , cuyos resultados se darían a conocer después de la toma de posesión del candidato triunfante.

“Eso muestra la falta de decisión de hacer las cosas en serio” expone el experto, pues el IEEM pretendía dar a conocer si el ganador de la elección superó el gasto permitido (203 millones de pesos) ya que tomara posesión, no obstante rebasar ese monto le impediría, por ley, asumir el cargo.

El acuerdo ya fue modificado por el tribunal local. Y de hecho, el consejero José Martínez asegura, a CNNMéxico, que inicialmente el Instituto si preveía dar a conocer los resultados de la auditoría antes de la toma de posesión, el 16 de septiembre.

Lo que el Tribunal local ordenó al IEEM fue precisar fechas para emitir dictamen y ya se decidió que será el 10 de agosto, para que el 14 decidan los tribunales en caso de inconformidad, “y el 16 de agosto a más tardar, se entregue la constancia de mayoría”, dice.

Institutos amarrados

El especialista de la SOMEE, Luis Medina, también observó conductas ambigüas en los miembros del IEEM, pero anota “el Instituto ha actuado limitado porque la legislación lo dejó acotado”

El Código Electoral del estado —conocido coloquialmente como Ley Peña— fue reformado el año pasado, es atrasado y no incluyó avances que si contiene la ley electoral federal, que rige, entre otras, las elecciones presidenciales, detalla a CNNMéxico.

“Está desfasado con relación al marco electoral federal en dos aspectos principalmente: en el problema de financiamiento (de campañas) y el conteo de votos”.

Explica que los 203 millones de pesos de tope de campaña es una "cifra exorbitante y de difícil fiscalización" para comprobar efectivamente un rebase del límite.

Pero además legalmente sí se establece en el Código Electoral local que para esa revisión se dispondrá de 90 días, es decir, en términos estrictos la revisión podría concluir en octubre, aunque la toma de posesión del gobernador es en septiembre.

“Legalmente la decisión es correcta: evidenciar si hubo o no rebase va a tardar por lo menos tres meses…(pero) lo que es contradictorio es la ley”.

Para el experto, “más que parcialidad, el IEEM ha pecado de autolimitación” producto de la debilidad de su nombramiento, a cargo de un Congreso donde el PRI tiene una mayoría “exorbitante”.

“Si en el órgano colegiado estuvieran representadas todas las visones podría tener mayor legitimidad y fortaleza para la toma de decisiones”, dice Medina.

También para Huchim el origen del problema es “el nombramiento de consejeros electorales con criterios de afinidad partidista”, pues eso ha provocado “una captura de los órganos electorales por parte de los partidos políticos”.

Por eso los tres expertos consideran que sería viable un sistema escalafonario, es decir, con exámenes y ascensos basados en experiencia profesional, conocimientos en la materia, imparcialidad y trayectoria, para despartidizar a los árbitros electorales.

Publicidad
Publicidad