Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Menor acusado de tráfico de drogas y homicidio enfrenta a la justicia

El juicio del adolescente al que se le vincula con el cártel del Pacífico Sur empezó con la presentación de los alegatos de apertura
lun 18 julio 2011 07:34 PM
Morelos Ponchis Juicio
Morelos Ponchis Juicio Morelos Ponchis Juicio

Las autoridades del sureño estado de Morelos iniciaron casi al mediodía de este lunes el juicio contra el menor de 14 años acusado de vínculos con la organización criminal cártel del Pacífico Sur (CPS).

"Se aperturó la audiencia de debate y lo único que ha pasado hasta el momento es que ambas partes, fiscalía y defensa, han presentado sus alegatos de apertura", informó Juan Carlos Castro Elizondo, vocero del Tribunal Unitario de Justicia para Adolescentes (TUJA).

La audiencia a puerta cerrada se desarrolla en las instalaciones del Centro de Ejecución de Medidas Privativas de la Libertad para Adolescentes (CEMPLA) , lugar donde permanece internado desde su captura en diciembre pasado.

El adolescente está acusado de pertenecer al cártel del Pacífico Sur y de decapitar a cuatro hombres pertenecientes al grupo criminal que comandaba Édgar Valdéz Villareal, identificado por las autoridades como La Barbie.

El titular de la Fiscalía Especializada en Justicia para adolescentes, José Manuel Serrano Salmerón, informó que entre los testigos hay dos personas que identifican al menor como su agresor.

"Fueron víctimas de conductas antisociales, son víctimas de secuestro", dijo el fiscal.

Publicidad

El juicio durará aproximadamente dos semanas, debido a que se espera la declaración de más de 60 testigos.

"La audiencia de debate tiene varias fases”, explicó el vocero del tribunal. “Primero es todo lo del debate con los testigos, luego vamos a tener una deliberación o veredicto, luego viene la audiencia de individualización de la sanción y luego la lectura de sentencia, todo eso es un proceso largo", dijo.

En el primer día del proceso contra el menor rendirán su declaración entre 10 y 15 testigos, por lo que el cierre de la primera jornada será cerca de las 10 de la noche, según el tribunal.

El proceso legal se realiza en privado "porque los tratados internacionales y la ley de adolescentes le concede el derecho al joven de que los datos relativos a su identidad queden únicamente en la reserva del tribunal", explicó Virginia Pérez Güemes, presidenta del Tribunal Unitario de Justicia para Adolescentes.

A pesar de que sus familiares pueden estar presentes, el menor es acompañado desde audiencias anteriores sólo por sus defensores de oficio.

"Los familiares tienen derecho a estar presentes, generalmente en las audiencias de adolescentes están acompañados de sus padres o por su tutor pero él nunca ha estado acompañado por algún familiar, siempre lo asisten los defensores de oficio", dijo la presidenta del tribunal.

El procedimiento es realizado en el Centro de Ejecución de Medidas Privativas de la Libertad para Adolescentes para evitar trasladarlo hasta el centro de la ciudad de Cuernavaca y que haya posibles molestias para la ciudadanía, según las autoridades.

"Una audiencia que se está realizando en pleno centro de la ciudad requiere de un dispositivo a veces muy grande, en donde intervienen elementos federales, elementos militares, se hacen algunos cierres de calles y esto por supuesto molesta a la ciudadanía, le genera un clima de incertidumbre y de inseguridad por no saber qué está pasando", informó Armando Herrera, vocero de la Secretaría de Seguridad Pública estatal.

El menor procesado fue detenido por elementos militares la noche del 2 de diciembre de 2010, cuando en compañía de sus hermanas se disponía a abordar un avión que lo llevaría hasta la fronteriza ciudad de Tijuana, desde donde se trasladaría a San Diego, California, para reunirse con su madre.

Luego de esa detención, al ser presentado ante los medios de comunicación, el menor aceptó pertenecer al cártel del Pacífico Sur desde hace tres años, cuando fue reclutado por Julio de Jesús Radilla Hernández, líder de esa organización en el estado de Morelos.

Al ser interrogado por sus captores, dijo que su función era decapitar personas del bando contrario, sin embargo, esas declaraciones no tienen validez oficial.

"Las declaraciones que hizo ante cámaras o ante militares no tienen validez porque no fueron hechas ante su defensor o ante un juez", explicó la presidenta del tribunal para adolescentes.

El adolescente es juzgado por delitos contra la salud en la modalidad de transportación de droga, posesión de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea y por violación a la ley federal contra la delincuencia organizada con la finalidad de cometer secuestro y homicidio doloso.

En caso de ser declarado culpable, la pena máxima que recibiría el menor será de tres años de prisión y una multa económica que será determinada por un juez.

Publicidad
Publicidad