Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Centroamericanos lloran ante tumbas de migrantes, en Chiapas

Los participantes de la caravana 'Paso a Paso hacia la Paz' pidieron al gobernador Juan Sabines "compasión" en el trato a los migrantes
jue 28 julio 2011 07:35 AM
Chiapas
Chiapas Chiapas

Centroamericanos rezaron y lloraron ante las fosas comunes de  migrantes  en el municipio de Arriaga, Chiapas. La caravana Paso a Paso hacia la Paz cumplió este miércoles su segundo día de recorrido por el país. Quienes la conforman, tienen la esperanza de encontrar vivos a sus familiares, aunque no deja de inquietarlos la poisbilidad de que no sea así.

Alicia Chajó, una indígena de Guatemala, cuenta su sueño: su esposo está vivo, atrapado en una finca llamada Santo Domingo. Tiene tanta certeza de lo que vio, que se ha acercado a autoridades, sacerdotes y activistas mexicanos para preguntarles si conocen el lugar. 

Viste su traje tradicional, impecable. Su hijo adolescente la acompaña, le acerca una botella de agua y un pañuelo para secarse el sudor que la agobia. Mientras, Alicia camina por las vías del tren que —como un macabro simbolismo— se pierden en el horizonte, justo en el panteón municipal de Arriaga.

En el cementerio yacen los restos de 33 migrantes. Algunos han fallecido en accidentes, a bordo del tren de carga que parte de este lugar, y otros han sido asesinados, cuenta Valentín Sánchez, el panteonero.

Alicia Chajó llora ante las tumbas, pero sabe que su esposo, Miguel Ángel Guamuch Culajay, no está ahí. La última vez que habló con él fue el 19 de julio de 2009, cuando le llamó desde Reynosa, Tamaulipas. Le pidió que le hablara al hotel.

Cuando marcó otra vez, él ya no contestó. Primero un hombre le dijo que su marido estaba ahí, pero que llamara más tarde; después otra persona aseguró que Miguel Ángel ya se había ido. En su último intento, una mujer afirmó que su esposo aún se encontraba en el hotel, pero que no podía pasarle el teléfono, que en cuanto pudiera, él la llamaría.

Publicidad

Alicia pensó que algo andaba mal y que su marido podía haber sido secuestrado. El coyote (traficante de personas) que ayudó a Miguel Ángel a cruzar le dijo que ya estaba en Texas. Pero las versiones tan contradictorias la hicieron dudar.

La guatemalteca decidió buscar a su esposo. Ha solicitado informes a la embajada de su país en México y en Estados Unidos y no ha obtenido respuesta.

Por ello, pidió un préstamo para unirse a la caravana Paso a Paso hacia la Paz y seguir el recorrido de Miguel Ángel.

Los participantes de este movimiento asistieron a un foro público donde varios de ellos contaron cómo desaparecieron sus parientes. En todos los casos han pedido el apoyo de cónsules y embajadores de sus países: El Salvador, Honduras y Guatemala.

Por la tarde se reunieron con el gobernador de Chiapas, Juan Sabines Guerrero, a quien  pidieron "compasión" en el trato a los migrantes . El procurador de Justicia estatal, Raciel López Salazar, les dijo que en el último año no se han registrado secuestros masivos de migrantes en Chiapas.

Asimismo, reconoció que la problemática actual de los extranjeros ilegales en la entidad es por la trata de personas.

La caravana Paso a Paso hacia la Paz continúa hacia Ixtepec, Oaxaca.

Publicidad
Publicidad