Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los niños migrantes, buscan un mejor futuro en EU entre soledad y maltrato

Cada año más de 15,000 menores son repatriados de EU a México, aunque algunos huían del país por ser víctimas de abusos o el crimen
mar 09 agosto 2011 06:33 AM
niños zacatecas
niños zacatecas niños zacatecas

A sus 15 años, José decidió viajar a Estados Unidos solo para reunirse con su familia que vive en Houston, Texas. Juntó 250 dólares (alrededor de 3,075 pesos) que le pagó al coyote que lo pasaría de Ciudad Camargo, en Tamaulipas, hacia McAllen, Texas. Sin embargo, la Patrulla Fronteriza lo detuvo con otras 22 personas, al terminar de cruzar el Río Grande de noche y fue repatriado unos días después.

En 2010, se acumularon 15,540 historias de mexicanos menores de edad que intentaron cruzar a Estados Unidos sin lograrlo. Algunos, como José, buscaban a sus familiares.

Otros huían de jornadas laborales esclavizantes, de maltratos físicos, abusos sexuales, del crimen organizado o simplemente buscaban una vida con más comodidades, según testimonios recabados por Appleseed, una organización de la sociedad civil con sede en México y en Estados Unidos, que recientemente publicó el informe Niños en la frontera: rastreo, protección y repatriación de menores mexicanos no acompañados.

Un reporte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, publicado en mayo del 2011, detalla que la mayoría de los menores son originarios de estados como Oaxaca, Michoacán, Guerrero, Sonora y Puebla. El 90% tiene entre 13 y 17 años.

Actualmente, gran parte de los menores que son detenidos por agentes de la Patrulla Fronteriza, son deportados casi inmediatamente, pese a que el William and Wilberforce Trafficking Victims Protection and Reauthorization Act de Estados Unidos – legislación que busca proteger a las víctimas de trata – modificado en 2008, exige entrevistar a los menores para saber si desean volver a su país y si regresar a México no implica un mayor riesgo para ellos.

Publicidad

“Lo que está sucediendo es algo a lo que se le llama ‘puerta giratoria’ porque en el momento en el que detectan que el niño es mexicano, lo regresan de inmediato. Esta ‘puerta giratoria’ lo que está haciendo es que no permite analizar qué está sucediendo con el niño mexicano", dijo en entrevista Maru Cortazar, directora ejecutiva de Appleseed.

“Esto no pasa con los chicos centroamericanos, porque dicen que no los pueden repatriar de manera inmediata porque tienen que hacer los arreglos de su traslado hasta su país de origen. En cambio con México, sin importancia respecto al origen del menor, ellos contemplan que lo pueden llevar a la frontera y entregarlo de inmediato”, agregó.

Ni las autoridades mexicanas ni las estadounidenses cuentan con cifras exactas de los menores que viajan de manera ilegal de México a Estados Unidos, pero el documento de Appleseed reporta que en 2009 la Patrulla Fronteriza detuvo a 15,286 menores mexicanos no acompañados, mientras que en 2010, el número fue de 15,540.

Es la misma Patrulla Fronteriza, dependiente de la Secretaría de Seguridad Interna, la encargada de hacer entrega de los menores a las autoridades mexicanas.

En su informe, la organización sugiere que no sea la Patrulla Fronteriza la que se encargue de entrevistar a los menores, dado que la mayoría de las veces, las repatriaciones de menores se realizan sin cosiderar que para algunos "volver a México implica volver a una red de trata de menores o trabajar con el crimen organizado".

El tormento de la detención

Antes de morir, la madre de Anita le repetía que tenía que irse a vivir con su hermana en Estados Unidos, para huír de su padre que abusaba de ella y que estaba involucrado con el grupo criminal de Los Zetas.

A sus 14 años, con documentos falsos, cruzó la frontera desde Nuevo León, pero elementos de la Patrulla Fronteriza la detuvieron y tuvo que sorportar maltratos de un agente que no le dejaba de gritar mientras le cuestionaba por qué viajaba sin compañía y cuáles eran los motivos por los que había intentado entrar de esa manera a Estados Unidos, de acuerdo con testimonios levantados por Appleseed.

Anita tuvo suerte, pues al negarse a responder, le fue asignado otro agente que siguió el procedimiento indicado por la ley y supo que la menor no deseaba volver a México por temor a su padre y al crimen organizado. Como resultado, la adolescente fue trasladada a las instalaciones de la división de Servicios para Menores No Acompañados del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. Actualmente espera la respuesta a su solicitud de asilo.

Son contados los casos como los de Anita. Cortazar detalló que mientras entrevistaba a menores, ya sea repatriados a México o todavía en Estados Unidos, la mayoría le contaba que les habían dado a firmado documentos en inglés cuyo contenido no entendían, o que los encerraban en lugares fríos, que los menores llaman “hieleras”, mientras resolvían su estatus migratorio.

“Una de las primeras recomendaciones que hacemos es dirigida al Departamento de Seguridad Interna, pues de ellos depende la Patrulla Fronteriza. Desde ahí sentimos que la misión que tiene la entidad oficial va en contra porque no tiene la sensibilidad para ver el interés superior del niño”, señaló en entrevista con CNNMéxico.

“Simplemente ellos tienen el mandato de proteger su frontera y su frontera para ellos es que todo es una amenaza, o pueden representar un peligro para los Estados Unidos, entonces su forma de tratar a estos chicos, obviamente las facilidades o las instalaciones que tienen tampoco son las adecuadas”.

Cortazar contó que la mayoría de los menores que son detenidos por agentes de la Patrulla Fronteriza quedan muy asustados y, por los mismo, pocas veces reclaman que se les vaya a repatriar, a pesar de los motivos que los llevaron a decidir salir de México.

Esto, a pesar de que los menores tienen derecho a solicitar asilo, y las autoridades estadounidenses a analizar la solicitud en caso de que el menor cumpla con algunos requisitos como que su regreso a México represente un mayor riesgo que permanecer en Estados Unidos.

Los esfuerzos gubernamentales

En entrevista con CNNMéxico, Juan Carlos Lara, jefe de la sección para asuntos regionales e hispanos de la embajada de México en Estados Unidos, explicó que con el fin de contrarrestar la falta de atención hacia los menores no acompañados por parte de los agentes fronterizos estadounidenses, una vez que los menores son remitidos a alguno de los 50 consulados mexicanos, se les realiza una evaluación.

"El año pasado, en 2010, hicimos 13,200 entrevistas. Se les hace una entrevista que si bien no es exhaustiva en términos médicos o psicológicos, sí genera un primer diagnóstico que nos permite transmitir, tanto al Instituto Nacional de Migración, como al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), alguna particularidad en esos menores que deba ser atendida", detalló.

En este sentido, y con el fin de reforzar la cooperación en cuanto al tema de los niños migrantes no acompañados, desde 2007 se instaló una mesa interinstitucional donde autoridades mexicanas y estadounidenses analizan cómo mejorar el trato a una población que consideran de alta vulnerabilidad.

Lara recordó que, como resultado de las pláticas que han sostenido ambos países, se han logrado por lo menos 30 acuerdos bilaterales que permiten la repatriación de manera segura y ordenada. 

Si bien Appleseed reconoce ciertos avances y el interés por parte de ambos países en mejorar la situación de los menores mexicano no acompañados, señaló que aun hay mucho por mejorar para no ponerlos en riesgo.

Publicidad
Publicidad