Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Calderón urge al Congreso a aprobar la Ley de Seguridad Nacional

El presidente mexicano dijo que se necesita de esta reforma para que el Estado pueda combatir la amenaza del crimen organizado
vie 12 agosto 2011 01:46 PM
calderon-cambios
calderon-cambios calderon-cambios

La regulación de la participación de las fuerzas federales en la lucha contra la delincuencia organizada es ugente para el país, aseguró el presidente Felipe Calderón, durante el Aniversario del Colegio de Defensa Nacional.

Por ello el mandatario mexicano pidió al Congreso aprobar las reformas a la Ley de Seguridad Nacional.

“Es importante resolver este asunto porque la sociedad en diversas entidades federativas del país, reclama urgentemente todo nuestro apoyo ante la amenaza que implica la criminalidad organizada trasnacional. Esa ayuda no puede esperar”, dijo el presidente.

Calderón celebró que el análisis de esas reformas cuente con la participación de la sociedad y reiteró que su gobierno está abierto a escuchar las propuestas de los ciudadanos en beneficio de la democracia.

"(Hago) votos para que de estas discusiones abiertas y francas surja muy pronto una nueva ley que responda a las necesidades de nuestro país en materia de seguridad nacional que son más que evidentes", afirmó.

La legislación —una iniciativa enviada por Calderón que ya fue aprobada por el Senado y en lo general por la Cámara de Diputados —, ha provocado polémica entre el gobierno, legisladores y organizaciones civiles.

Publicidad

El presidente y su partido, Acción Nacional (PAN), argumentan que se podrá regular la actividad de los militares en el combate a la delincuencia; pero la oposición y organizaciones civiles aseguran que será permisible para la violación de derechos humanos, pues entrega facultades ilimitadas al Ejecutivo para decretar estados de sitio, por ejemplo.

Defensores de derechos humanos se oponen a la ley porque consideran que fortalece la estrategia actual de seguridad que, argumentan, está enfocada en las instituciones y en un estado militarizado y no en uno ciudadano.

Publicidad
Publicidad