Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Santiago Creel, ¿El nuevo 'hijo desobediente'?

El senador con licencia encabeza las encuestas en el partido oficial Acción Nacional en su segundo intento por la candidatura presidencial
lun 22 agosto 2011 12:10 PM
santiago Creel
santiago Creel santiago Creel

Las circunstancias políticas han llevado a Santiago Creel Miranda al mismo camino que recorrió hace seis años, en el segundo semestre de 2005: la búsqueda de la candidatura presidencial del gobernante Partido Acción Nacional (PAN).

Sólo que el lugar que hoy ocupa en el escenario de la competencia interna por la postulación panista es diametralmente opuesto al que le tocó jugar hace seis años.

En ese entonces, era considerado el precandidato favorito del ahora ex presidente Vicente Fox, quien abiertamente respaldó sus aspiraciones y en cuyo gabinete fungió como secretario de Gobernación durante casi todo su mandato.

Pero en junio de 2005, cuando Creel dejó el cargo para hacer su precampaña interna, ya iba rezagado frente a Felipe Calderón, quien ya tenía un año y un mes de trabajo electoral entre los militantes del PAN.

Ahora todo ha cambiado.

La derrota enseña

Publicidad

Este abogado ha tenido una carrera política que podría considerarse envidiable: exconsejero ciudadano del Instituto Federal Electoral (IFE), exsecretario de Estado, exdiputado federal, senador del PAN con licencia y expresidente del Senado.

Inició sus primeras actividades en el mundo político y electoral en la década de 1990 como un ciudadano sin partido, interesado en causas cívicas. Desde entonces su carrera ha dado un vuelco.

Hoy está en la disputa por el registro del PAN como abanderado a la presidencia en 2012 y ganar el tercer periodo gobierno federal panista. Y sus posibilidades, aseguró -recientemente el mismo Creel-, son todas.

“El hecho de haber tenido un mal resultado en 2005 es un cambio para mi muy positivo en el sentido de que pude aprender de una derrota que no me venció"l, dijo a CNNMéxico, “hoy traigo ideas mucho más afinadas, pertinentes y más reflexionadas de las que tenia en 2005 y una fortaleza interior que no tenia”.

Seis años después de esa primera experiencia, es Creel quien hoy lleva años de trabajo por la postulación panista.

Desde 2009 comenzó a recorrer el país, reunirse con militantes de su partido y apoyar las campañas panistas en cada uno de los estados, un aspecto que reconoce haber descuidado la primera vez.

Desde que comenzaron las mediciones entre posibles aspirantes presidenciales del PAN, a fines de 2010, Creel ha sido el favorito en las mediciones realizadas tanto entre militantes del PAN como entre la población abierta.

Según las encuestas, aventaja a sus contrincantes: la coordinadora de los diputados federales del PAN, Josefina Vázquez Mota –quien es su más cercana competidora–, los secretarios de Educación, Alonso Lujambio ; Hacienda, Ernesto Cordero y el gobernador de Jalisco, Emilio González.

Pero a diferencia de su primera incursión en pos de la postulación presidencial, esta vez está lejos del apoyo presidencial, por el contrario, su distanciamiento de Felipe Calderón es público.

Este alejamiento comenzó con la disputa que ambos libraron por la postulación panista en el 2006.

Así fue señalado públicamente por Creel luego de ser removido de la coordinación de senadores del PAN, que ocupó durante dos años y que le fue notificada por el entonces líder panista Germán Martínez, cercano al presidente Calderón.

La causa, según dijo entonces el senador, habría sido la presión de las televisoras más importantes del país: Televisa y TV Azteca, inconformes con las reformas electorales que el PAN avaló en 2007 y que prohibieron a partidos, candidatos y particulares la contratación de spots políticos en radio y televisión.

Un mes después,  Televisa difuminó la imagen del senador Creel de imágenes transmitidas por el programa Primero Noticias en canal 2 .

Ese suceso retrata un aspecto de la carrera política de Creel: su relación con las televisoras, pues por esas fechas y durante más de un año, TV Azteca difundió supuestas anomalías en su labor mientras fue secretario de Gobernación.

De hecho, mientras tuvo ese cargo, Creel fue responsable de dos decisiones también relacionadas con los medios electrónicos.

La primera, la eliminación, por decreto expedido en octubre del 2002, de los tiempos fiscales, mismos que obligaban a los concesionarios de radio y televisión a ceder el 12.5% de su tiempo de transmisión para difundir programación del Estado, un pago de impuestos “en especie”.

El tiempo de transmisión se redujo de casi tres horas a 18 minutos en televisión y a 35 minutos en radio, decisión que generó controversia por beneficiar a esa industria.

Además, días antes de dejar el cargo para buscar la postulación presidencial, el 25 de mayo de 2005 expidió un permiso para que la empresa Apuestas Internacionales Sociedad Anónima, de la que era socio Televisa Juegos SA y Grupo Televisa, abriera y operara durante 25 años casas de apuestas remotas.

Esta disposición fue cuestionada por representar un supuesto favor a las empresas involucradas.

Pero vinieron luego, en 2007-2008, las reformas electorales que limitaron la contratación de espacios políticos en radio y televisión, y el enfrentamiento de esa industria con el ahora senador con licencia, que motivó su salida de las pantallas durante meses, pese a ser, en ese entonces, presidente del Senado.

Hoy, a pregunta expresa expone “me han abierto las pantallas para que pueda expresar mis ideas. No fue así (un enfrentamiento) pero afortunadamente me han abierto (espacios)  y he buscado aprovechar ese cambio de disposición”.

Poderes fácticos 

No es sólo con las televisoras con las que Creel Miranda ha tenido desencuentros.

De los prospectos que se perfilan para la contienda interna de PAN por la candidatura a la presidencia es, por su posición como legislador, quien ha expresado más claramente sus posturas políticas.

Una de ellas ha sido su crítica a la ausencia de transparencia y democracia en los sindicatos, particularmente el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

En 2009 propuso en el Senado una reforma legal para acabar con esos vicios, tradicionalmente conocidos en el país como “charrismo sindical”.

Es en ese contexto que ha planteado a su partido dar fin a la alianza electoral y política pactada en 2006 con el Partido Nueva Alianza (Panal), integrada mayoritariamente por maestros y que dirige la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo.

La alianza PAN-Panal permitió al panismo refrendar el triunfo electoral de Calderón, pero ahora Creel Miranda ha sugerido “separar alianzas electorales, vida sindical y política educativa” pues fue un error que no ha permitido una verdadera reforma a la educación.

En junio pasado, Gordillo Morales reveló que como parte del acuerdo electoral pidió al PAN tres carteras en la administración federal actual.

Tras el llamado de Creel Miranda a acabar con los acuerdos PAN-Panal, Gordillo dio a conocer también que el panista le pidió apoyo para ganar la candidatura, lo que ha sido rechazado por el aludido, quien insiste en que aunque sus posturas le han ocasionado desencuentros y presiones, se mantendrá en ellas.

“No creo que se pueda quedar bien con todos todo el tiempo, tiene uno que tomar posiciones y saber de qué lado de la mesa está uno. La gente no quiere ver ideas confusas” dijo el aspirante.

Sin el apoyo del presidente en turno, Creel ahora juega desde el lado contrario del campo, pero en su propio partido por la carrera del 2012.

Publicidad
Publicidad