Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Habitantes de Torreón narran la violencia cotidiana de su ciudad

Un padre de familia, un joven profesionista y un legislador, todos habitantes de Torreón, narran sus experiencias de violencia en la ciudad
mar 23 agosto 2011 09:57 AM
Balacera Santos Torreón
Balacera Santos Torreón

Jesús cree que pudo haber muerto hace más de un año en una fiesta en la quinta Italia Inn, en Torreón, Coahuila, donde un grupo armado irrumpió y asesinó a 18 personas , entre las que había amigos y compañeros suyos.

“Yo debí haber estado ahí”, recuerda Jesús, quien decidió no acudir a esa reunión por un compromiso personal. Aunque es originario del Distrito Federal, ha vivido por 43 años en Torreón, donde trabaja y vive con su familia.

Jesús también estuvo presente el sábado en el estadio Territorio Santos Modelo (TSM), ubicado en la misma ciudad, durante el partido de futbol entre Santos y Monarcas, que fue interrumpido por una balacera al exterior del inmueble y que ocasionó pánico entre los asistentes.

“Te trae muchos pensamientos. Empiezas a escuchar las detonaciones que retumban en el estadio y no sabes de dónde vienen. Tu primera reacción es protegerte y pensar en muchas cosas, como tu familia”, cuenta el aficionado.

Las imágenes que le dejaron esa experiencia fue la de ver gente tirada en el suelo, el llanto y los rostros de desesperación al saber que las líneas telefónicas estaban saturadas. También la de ver a aficionados concentrados en la cancha para protegerse, porque creían que los presuntos delincuentes habían ingresado al inmueble.

“Ya estamos acostumbrándonos a escuchar y saber de enfrentamientos de este tipo. Esta vez fue en un evento masivo y esto provocó pánico entre todos. Una reacción que pocas veces pudieras poder imaginar”, añade.

Publicidad

El padre de familia dice que la inseguridad en Torreón empezó a recrudecerse a partir de 2008 : la vida nocturna se minimizó, los restaurantes y bares se vaciaron, y los enfrentamientos eran cada vez más frecuentes. Él y su familia decidieron pensar dos veces antes de dirigirse a espacios públicos, pasar la mayor parte del tiempo en casa y mejorar la comunicación entre ellos.

“(La balacera afuera del estadio) es la continuación de un momento que se está viviendo en todo nuestro país y que se ha recrudecido muchísimo en nuestra región”, señala.

El cártel del Golfo y el grupo criminal Los Zetas luchan por el control de Coahuila, de acuerdo con versiones del gobierno federal. Torreón, un importante centro industrial del estado, ha sido escenario de la violencia por esta disputa, como la masacre de la quinta Italia Inn, asesinatos de empresarios y de ciudadanos en bares y centros de rehabilitación.

Ni los partidos de futbol son seguros

“Ya valí”, fue lo primero que pensó Jorge cuando veía que los aficionados del estadio TSM corrían despavoridos, mientras él, su novia y amigos escuchaban sorprendidos los estruendos de las balas del lado opuesto en el que se encontraban.

“Ahora van a entrar a balearnos a todos, como lo han hecho en bares y restaurantes”, pensó el joven profesionista, originario de Torreón.

El grupo se resguardó en un expendio de comida, donde observó el desconsuelo de los aficionados e incluso a niños que preguntaban por sus padres. Debido a que las líneas telefónicas estaban saturadas, su único medio de comunicación fueron las redes sociales en Internet.

“Finalmente nos avisaron que podíamos salir a la explanada y que la balacera había ocurrido a las afueras del estadio, lo que nos tranquilizó”, cuenta.

Jorge dice que los partidos de futbol eran la única actividad que todavía consideraba segura. Como Jesús, él también perdió amigos y conocidos en la masacre de la quinta Italia Inn y en en el ataque al bar Las Juanas , ocurrido el 15 de mayo de 2010, que dejó un saldo de ocho muertos y 12 heridos.

“Esa serie de hechos fue el inicio del miedo que se vive en Torreón”, recuerda el joven, quien ahora prefiere socializar en domicilios particulares y omite visitar bares y antros de la localidad.

El incremento de la violencia en la entidad se refleja en las cifras oficiales. De enero a julio de 2011 se registraron 363 homicidios dolosos, 30% más que en el mismo lapso de 2010 (252), según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP). 

"A Torreón lo han ignorado”

Los legisladores que representan esta región en el Congreso tampoco son ajenos a la violencia, pero poco han podido lograr desde su posición. El senador por el Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo García Cervantes, admite que se han desatado balaceras frente a su domicilio, y que a escasos metros del hogar de su madre se han perpetrado asesinatos y secuestros.

“Incluso he tenido que darle el pésame a amigos míos que he visto cómo se ciega la vida de sus hijos”, admite el legislador, originario de Torreón.

García Cervantes señala que ha planteado la situación de inseguridad de la ciudad al secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, pero que está “cansado” de que no se llegue una solución. El episodio del estadio, dice, fue una “reacción habitual de los que viven en Torreón”.

“El temor está generalizado. (Los grupos criminales) cobran derecho de piso, hacen extorsiones, secuestros, asesinatos, todos los días”, detalla.

El legislador admite que el problema de inseguridad en la localidad se debe a la infiltración del crimen en los cuerpos policiacos y a la ineficiencia de los gobiernos locales por depurarlos.

Además, asegura que las contradicciones entre los niveles de gobierno a la hora de explicar lo sucedido en el estadio reflejan una supuesta protección de las autoridades hacia los grupos criminales.

“A Torreón lo han ignorado (...) Dejo caer la sospecha de que los cambios de versiones tengan que ver con la protección que los cuerpos policiacos, particularmente los municipales, le dan a grupos criminales”, enfatiza.

“He sabido de secuestros puestos por la propia policía municipal, entonces pedirles (a las autoridades de los tres niveles) que se coordinen, ahora para mí ya es ocioso”, dice.

Coahuila es la décima entidad con más evaluaciones integrales de control de confianza a policías estatales y municipales, con 2,986, de acuerdo con el último reporte del SNSP. Está por abajo de otros estados del norte, como Nuevo León, pero por encima de Tamaulipas o Chihuahua.

Alejandro Poiré, vocero de seguridad dle gobierno federal, hizo este lunes un llamado a los gobiernos locales a cumplir con las funciones de seguridad.

"Es urgente que se deje de lado la argumentación política y se pongan por delante las acciones en beneficio de la seguridad de los ciudadanos", dijo.

Urguió a que las policías locales tengan la capacidad y la probidad que les deriva de un adecuado control de confianza y su adecuada profesionalización.

Publicidad
Publicidad