Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

'Jugadas' irregulares y violencia conforman la historia del casino Royale

Las autoridades han llamado al propietario del casino Royale a presentarse, sin embargo, hasta ahora, la identidad del dueño es un misterio
vie 26 agosto 2011 03:33 PM

Tras el atentado en el casino Royale en Monterrey, Nuevo León, el alcalde de la ciudad, Fernando Larrazabal, informó que Atracciones y Emociones Vallarta SA de CV era la propietaria del recinto, mientras que identificó como apoderado legal a Enrique Hernández Navarro. No obstante, en un comunicado, esta empresa negó que el lugar operara bajo su permiso.

“Desde el 19 de septiembre del 2008, se comunicó oficialmente a la Dirección de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación que en dicho domicilio no operaría negocio alguno al amparo de nuestro permiso”, señaló la empresa en un comunicado posterior a los ataques. “Por lo tanto, desconocemos al amparo de qué permiso opera el Casino Royale”.

Desde su apertura en el 2007, el casino Royale ha tenido diversas irregularidades en los permisos de operación, ha sufrido ataques de grupos armados y se han vinculado a familiares del exalcalde de Monterrey, Adalberto Madero, con el consejo de administración de la empresa que supuestamente lo manejaba, de acuerdo con hechos registrados en medios locales y autoridades estatales.

En mayo de este año, esta misma casa de apuestas fue blanco de otro ataque por parte de un grupo armado que sometió a los clientes y extrajo el dinero de las cajas registradoras, según reportaron medios locales.

Integrantes del Partido Convergencia de Nuevo León, ahora en Movimiento Ciudadano, denunciaron ante medios de comunicación que en el consejo de administración de Atracciones y Emociones Vallarta participaban familiares de Madero, lo que reconoció el exfuncionario desde la asignación del permiso a este grupo, hace cuatro años.

"En el acta constitutiva aparecen los nombres de Rodrigo Madero Covarrubias, José Francisco Madero Dávila y Ramiro Agustín Madero Dávila, familiares del ex alcade", dijo a CNNMéxico Ernesto Cerda Serna, integrante de la coordinadora  nacional de Movimiento Ciudadano, quien posee una copia del acta constitutiva.

Publicidad

El casino Royale abrió sus puertas el primero de enero con licencia federal y un permiso provisional otorgado por el tribunal de lo Contencioso Administrativo, luego de que el municipio no autorizó su operación, explicó Larrazabal, en conferencia de prensa tras los ataques.

No obstante, antes de su inauguración, Raúl Rocha se identificó públicamente —ante medios regiomontanos— como el propietario del lugar, perteneciente a la empresa CYMSA Corporation SA de CV. Asimismo, en aquel momento declaró que el municipio le impuso la clausura y una multa de 500,000 pesos (unos 40,000 dólares).

Ante esta situación, Rocha solicitó un amparo para poder operar, el cual le fue otorgado por la Segunda Sala del tribunal de lo Contencioso Administrativo, según los medios locales. Así, en noviembre de 2007, unas 500 personas acudieron a la apertura del casino Royale, que repartió en el evento más de dos millones de pesos en cortesía.

El Reglamento de la Ley Federal de Juegos y Sorteos establece que para que las casas de apuesta puedan operar es necesario el permiso federal y la autorización del municipio.

En 2008, el recinto de entretenimiento fue obligado a retirar sus ruletas, pues están prohibidas en la Ley Federal de Juegos y Casinos, informaron en aquel momento las autoridades a la prensa local. Y en mayo de este año, casino Royale se enfrentó nuevamente a la ley: el municipio le ordenó suspender las obras de ampliación, por no tener la licencia correspondiente, informó Larrazabal a los medios.

Esta mañana, el gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, dijo en conferencia de prensa que hay una orden para que los dueños del casino Royale se presenten ante las autoridades.

La violencia

Además del incumplimiento en los permisos y licencias municipales, casino Royale ha estado vinculado a un par de acontecimientos violentos, uno de ellos de manera directa.

La madrugada del 25 de mayo de 2011, hombres armados irrumpieron en el lugar y sometieron con armas largas a cientos de clientes, causaron destrozos y robaron el dinero de las cajas registradoras, según notas periodísticas.

El hecho formó parte de un ataque en cadena a cuatro casinos de la ciudad: Hollywood, Red, Miravalle Palace y Royale, los cuales estaban llenos a su máxima capacidad, según reportaron testigos a medios locales.

El otro incidente ocurrió a inicios de año, el 17 de enero, cuando grupos armados se enfrentaron a las afueras del casino, dejando impactos de bala en la fachada y varios cristales rotos. En un principio, la policía local recibió reportes de un ataque directo al casino, pero personal de establecimiento indicó que había sido una balacera afuera del lugar y que ningún cliente resultó lesionado.

Publicidad
Publicidad