Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Felipe Calderón pospone la reunión con la UNAM tras el ataque en Monterrey

La reunión con el rector José Narro Robles programada para este lunes fue reagendada por el ataque al Casino Royale, en Monterrey
sáb 27 agosto 2011 08:56 PM
Calderón-Narro
Calderón-Narro Calderón-Narro

El presidente Felipe Calderón pospuso la reunión prevista para este lunes con representantes de la Universidad Nacional Autónoma de México, debido a los hechos que sucedieron en el Casino Royale en Monterrey, en el estado de Nuevo León, informó la Presidencia.

El pasado jueves, un grupo de hombres entró al casino localizado en la zona metropolitana de Monterrey y arrojó gasolina para después incendiarlo con todo y clientes, el saldo fue de 52 muertos , en su mayoría mujeres.

“En virtud del lamentable acontecimiento ocurrido el jueves pasado en la Ciudad de Monterrey, será pospuesta la reunión prevista para el lunes 29 de agosto”, indicó en un comunicado la Presidencia.

El mandatario, que invitó a la UNAM para dialogar sobre la estrategia de seguridad del gobierno, dará seguimiento y atenderá los asuntos relacionados con los hechos suscitados en Nuevo León, dijo la Presidencia.

“El gobierno federal reitera su disposición y apertura para entablar el diálogo en días posteriores con la máxima casa de estudios y la sociedad civil, con el propósito de avanzar juntos en la construcción de una política de Estado por un país más seguro y libre”, indicó.

El presidente envío una carta el 11 de agosto al rector José Narro Robles y al exrector, Jorge Carpizo, para invitarlos a discutir las propuestas del documento Elementos para la construcción de una política de Estado para la seguridad y la justicia en democracia, presentado el 8 de agosto por la casa de estudios.

Publicidad

El texto fue elaborado por especialistas de la UNAM y contiene 36 puntos en la materia, como reorientar las políticas públicas para prevenir el delito, atender a los adictos a las drogas con un enfoque social, y crear un registro nacional de víctimas de la violencia.

Desde diciembre de 2006, cuando Calderón asumió el poder, México vive una lucha contra la delincuencia organizada apoyada fundamentalmente en las Fuerzas Armadas. Entre esa fecha y enero pasado murieron más de 34,600 personas, según datos oficiales.

Mientras el gobierno sostiene que la estrategia ha rendido resultados, analistas, miembros de la oposición y organizaciones civiles señalan que ha generado un aumento de la violencia y exigen reorientar las medidas tomadas.

El presidente ha pedido al Congreso aprobar el dictamen de Ley de Seguridad Nacional , con el que busca regular la actuación de militares en tareas anticrimen. Activistas aseguran que la legislación viola los derechos humanos porque permite a las autoridades establecer estados de sitio a discreción.

Publicidad
Publicidad