Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Santiago Creel asegura que revocó el permiso al casino Royale en 2003

El exsecretario de Gobernación aseguró que en 2006 obtuvo un nuevo permiso, y que en 2009 se avalaron otros 41 centros de operación
mié 31 agosto 2011 04:25 PM
casinos Monterrey
casinos Monterrey

La Secretaría de Gobernación revocó en 2003 el permiso al casino Royale, pero lo volvió a otorgar en 2006, aseguró el extitular de la dependencia, Santiago Creel, quien actualmente es senador con licencia del Partido Acción Nacional (PAN).

Desde su apertura, el casino había reportado diversas irregularidades  y, según el alcalde de Monterrey, capital del estado norteño de Nuevo León, operaba gracias a un amparo concedido por las autoridades judiciales, pero en contra de las leyes municipales.

En conferencia de prensa, Creel recordó que durante su gestión como titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), la dependencia encargada de emitir los permisos de operación de los centros de juego en México, se había revocado el permiso al casino, pero en este sexenio se volvió a autorizar su operación e incluso, la ampliación.

En 2006 también se autorizaron otros cuatro centros de juegos al mismo dueño, y en 2009, se avalaron otros 41 centros de operación.

El aspirante a la candidatura a la Presidencia de la República por el PAN sugirió revisar los motivos por los cuales volvió a abrir el casino, incluso con irregularidades.

"Esto tendrá que ser objeto de una investigación, de un análisis detallado, pormenorizado y que deba dar como consecuencia quién autorizó la operación de esa casa de juego, porque debe tener la autorización de la Segob, del gobierno estatal y del gobierno municipal", explicó.

Publicidad

Respecto del reglamento bajo el cual operan actualmernte los casinos que han criticado algunos actores políticos, recordó que durante su estancia en la Segob intentó modificarlo para realizarle mejoras, pero la iniciativa fue frenada en el Congreso.

Creel dijo que las 52 muertes que causó el atentado contra el casino Royale de Monterrey  fueron consecuencia del clima de violencia que se vive en el norte de México, y no del permiso que se haya otorgado para operarlo o para ampliar los centros de juegos asociados con la empresa.

"Primero es la violencia, porque la violencia ha ocurrido en las afueras de las universidades, en escuelas primarias, en centros nocturnos, el día de ayer vimos cómo hasta en un camión escolar se da la violencia; entonces, el problema es la violencia, no quién es el dueño del casino ni quién les dio el permiso de operar", dijo.

El pasado 25 de agosto, un grupo de hombres armados  irrumpió  en el casino Royale con galones de gasolina e incendió el local , lo que provocó la muerte de 52 personas, incluida una mujer embarazada.

Después de los peritajes que realizaron las autoridades en el local, se descubrió que la mayoría de las salidas de emergencia estaban cerradas o eran falsas.

Tras ese incidente, autoridades federales y estatales iniciaron una serie de inspecciones para verificar el cumplimiento de las reglas que rigen la operación de este tipo de establecimientos .

La Segob informó en ese contexto que al menos 60 casinos operan en el país sin permiso formal, según un reporte de la agencia Notimex.

Publicidad
Publicidad