Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El Ejército detiene a dos presuntos implicados en el ataque al Royale

Los militares detuvieron a dos presuntos implicados en el ataque al casino de Monterrey; uno de ellos estaba en la lista de los buscados
mar 20 septiembre 2011 11:03 AM
Especial
Detenidos-Monterrey-Especial Especial

El Ejército mexicano detuvo a cuatro personas, entre ellos dos presuntos implicados en el ataque al Casino Royale de Monterrey, en el que murieron 52 personas, informaron este martes las autoridades.

Tres de los cuatros detenidos fueron presentados durante una conferencia de prensa conjunta de autoridades federales y estatales en la Agencia Estatal de Investigación, órgano de la procuraduría de Nuevo León. El cuarto detenido no fue presentado porque es menor de edad.

Dos de los capturados están presuntamente involucrados en el ataque al Casino Royale, y uno de ellos es uno de los 18 buscados, por los que la PGR ofrecía una recompensa de 15 millones de pesos.

José Alfredo Grimaldo Rodríguez, Jonathan Emanuel Estrada Pérez, Tomás Barbosa Sánchez, y un menor de edad, fueron detenidos el pasado domingo dentro de un bar de Monterrey, después de una denuncia anónima por una supuesta actitud sospechosa. Las autoridades los identificaron a través de los retratos hablados distribuidos previamente. 

Estrada Pérez aparecía como uno de los 18 buscados, mientras que Barbosa Sánchez fungió como vigilante mientras se realizaba el ataque, según los funcionarios que investigan el caso. 

La PGR todavía busca a los otros 17 sospechosos del incendio provocado por supuestos miembros del grupo delictivo Los Zetas,  en un intento de extorsión al dueño del lugar . Antes de la publicación de la lista de los 18 presuntos atacantes, cinco personas ya habían sido detenidas por el caso. En su declaración aseguraron que "con el incendio del lugar buscaban asustar a los dueños ya que estos se negaron a pagar una extorsión". 

Publicidad

Varios hombres armados llegaron al casino el pasado 25 de agosto , y tras irrumpir en el local, lo rociaron con combustible y le prendieron fuego. Decenas de personas quedaron atrapadas. Tras las tareas de rescate que se prolongaron por horas, 52 cuerpos fueron extraídos del lugar y la mayoría ya había fallecido de asfixia.

Se trata del ataque más letal desde que el gobierno federal lanzó la Estrategia Nacional de Seguridad en 2006, por la que han muerto más de 35,000 personas. 

Publicidad
Publicidad