Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los indígenas no negociarán con Evo hasta terminar su marcha en La Paz

Los indígenas opositores a construir una carretera en una reserva natural no negociarán con el gobierno hasta llegar a la capital boliviana
mié 28 septiembre 2011 09:19 PM
Un manifestante grita a policías bolivianos
AFP. Bolivia-indígenas Un manifestante grita a policías bolivianos

Los indígenas bolivianos que rechazan una carretera que partirá en dos una reserva natural advirtieron este miércoles que solo dialogarán de nuevo con el gobierno de Evo Morales cuando su marcha llegue a La Paz, en vista de la violenta represión policial que sufrieron el domingo.

Al cabo de una jornada de manifestaciones en su favor en todo el país, el presidente del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), Fernando Vargas, dijo a EFE que las etnias amazónicas están decididas a seguir la caminata, aunque no revelarán por ahora ni cuándo ni desde dónde.

Vargas dijo que por el momento está descartado volver a aceptar invitaciones de los ministros de Morales para dialogar, tras haber fracasado ocho intentos anteriores, el último seguido por el brutal ataque del domingo, que hasta el propio mandatario calificó de "imperdonable".

"Vamos a retomar nuestra marcha y solamente en La Paz vamos a aceptar el diálogo. Es lo que se ha establecido. La posición es que hay que llegar a La Paz", insistió el dirigente.

La marcha comenzó el 15 de agosto y fue atacada el domingo por medio millar de agentes que golpearon, amordazaron y esposaron a los nativos, para subirlos a la fuerza a camiones y autobuses y reenviarlos a sus comunidades, lo cual finalmente impidieron habitantes de la zona.

Las brutales imágenes de la represión, de la que ni Morales ni sus colaboradores se hacen responsables, causaron una grave crisis gubernamental, con la renuncia de dos ministros, un viceministro y otros funcionarios, más el deterioro de la imagen del mandatario como ecologista e indigenista.

Publicidad

Los amazónicos y grupos ambientalistas rechazan la carretera de más de 300 kilómetros, financiada por Brasil y construida por una firma de ese país, porque temen que cause daños ambientales y promueva la invasión del Tipnis por madereros y cultivadores de coca, base para la producción de cocaína.

El Tipnis colinda con la región central del Chapare, donde Morales preside sindicatos de productores de coca a los que el mandatario ha prometido más tierras.

El ministro de Comunicación, Iván Canelas, anunció este miércoles la disposición del gobierno a dialogar con indígenas guaraníes del sureste del país que apoyan la marcha, pero no habló de quienes machan hacia La Paz.

Vargas criticó el anuncio y declaró a EFE que el gobierno tiene "un afán de dividir a los pueblos indígenas", pero que estos "no lo van a permitir".

El defensor del pueblo, Rolando Villena, rechazó este miércoles la oferta de Morales de participar en una comisión que investigue la agresión policial del domingo, porque ese mismo día comenzó por su cuenta otra indagación.

La oferte también fue rechazada por la representante de la ONU en Bolivia, la japonesa Yoriko Yasukawa, que se reunió este miércoles en La Paz con los ministros de la presidencia, Carlos Romero, y Transparencia, Nardy Suxo.

Yasukawa respondió que tiene que consultar a la secretaría general de la ONU "cuál es la mejor manera de colaborar".

Villena dijo este miércoles que coteja listados de gente que estaba en la marcha para establecer su paradero tras la represión, pero que es una labor complicada porque los indígenas quedaron dispersos entre los pueblos de Rurrenabaque, Yucumo y San Borja, en la región de Beni.

Según el defensor, hay mucha ansiedad en las mujeres que fueron separadas de sus hijos durante la agresión policial, y agregó que los indígenas "quieren reencontrarse con sus seres queridos" antes de seguir la caminata hacia La Paz.

En repudio a Morales y la represión policial del domingo, este miércoles hubo manifestaciones, huelgas y bloqueos callejeros en numerosas ciudades, en los que participaron decenas de miles de personas.

La Central Obrera Boliviana (COB) lideró la principal marcha, entre las ciudades andinas de El Alto a La Paz.

Los manifestantes bordearon la plaza Murillo, donde están la presidencia y el parlamento, resguardados por policías antidisturbios y una compañía de operaciones especiales, según constató EFE, pero no hubo enfrentamientos con los agentes.

Maestros, médicos, trabajadores municipales, universitarios, grupos ecologistas e indígenas participaron en esa movilización y en otras en Cochabamba, Santa Cruz, Oruro, Sucre y Potosí, mientras que en Beni varios pueblos tienen bloqueos y huelgas hace varios días.

El líder de la COB, el minero Pedro Montes, dijo que las protestas muestran el rechazo de los trabajadores al ataque policial a los indígenas.

"No estamos de acuerdo y censuramos la actitud del gobierno en el atropello a los hermanos indígenas", dijo Montes, y reclamó a Morales identificar a los responsables que cometieron ese crimen para que estén tras las rejas.

Los manifestantes corearon estribillos contra el mandatario y su vicepresidente, Álvaro García Linera, como "Evo decía que todo cambiaría. Mentira, Mentira, es la misma porquería", y "derechistas y masistas son la misma porquería", en alusión al gobernante Movimiento al Socialismo (MAS).

Publicidad
Publicidad