Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El gobierno federal refuerza la seguridad militar en Nuevo León

En la inaguración del noveno punto de control militar en Monterrey, el secretario de Gobernación dijo que la seguridad es tarea compartida
jue 01 diciembre 2011 08:18 PM
Puesto militar en Santiago, NL
Punto de control Huajuquito 2 Puesto militar en Santiago, NL

Las autoridades de Nuevo León “no estaban a la altura” cuando en 2010 se desató la violencia criminal en la entidad, dijo este jueves el gobernador priista Rodrigo Medina en referencia a las administraciones anteriores.

“No eran capaces de enfrentar con contundencia, con eficacia a un enemigo común (...) El gobierno de la República, encabezado por el presidente Felipe Calderón, tomó una decisión valiente. Nos iba a costar o nos está costando: Dolorosa, pero necesaria”, dijo ante el Secretario de Gobernación, Alejandro Poiré , durante la inaguraución de un punto de control para el Ejército en el municipio de Santiago, a unos 25 kilómetros de la capital, Monterrey.

El gobernador de Nuevo León firmó con el Secretario de Gobernación la extensión del convenio de colaboración entre la Federación y el gobierno estatal, que asegura la presencia del Ejército, la Marina y la Policía Federal para el 2012.

“Hoy nos hemos dado cuenta, desde el gobierno del presidente Calderón, y particularmente y lamentablemente en algunas zonas del país, de cuan urgente era esa tarea, de cuan necesario era regresar a ese concepto básico de la tarea estatal”, dijo Poiré.

El punto fijo Huajuquito, ubicado en el kilómetro 251 de la carretera nacional, en Santiago, es el noveno que el gobierno federal ha instalado en el área metropolitana de Monterrey durante 2011, y se espera que el próximo año se construya una decena más, informó Medina.

La inseguridad por la que atraviesa el norteño Nuevo León, una de las entidades más golpeadas por la violencia en el norte de México, no es sólo responsabilidad de la Federación, sino del estado y los municipios, insistió Poiré durante la inauguración.

Publicidad

“La seguridad de Nuevo León”, señaló el funcionario, “cuenta desde luego con el compromiso absoluto del gobierno del presidente Calderón, pero cuenta también con el liderazgo y con el esfuerzo del gobierno del estado, de la sociedad, de los grupos empresariales y de toda una comunidad que se está haciendo cargo de su presente y de su futuro”.

Nuevo León ha registrdo actos violentos relacionados con el crimen organizado desde 2010, cuando el cártel del Golfo y la organización delictiva Los Zetas empezaron a disputarse los territorios del estado y las rutas de trasiego de droga hacia Estados Unidos. Para octubre de 2011 se habían registrado en la entidad 1,729 homicidios dolosos, 52% más que los documentados un año antes, según estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Ante funcionarios estatales y federales, mandos militares y empresarios, Poiré reconoció que la seguridad no era una “prioridad de la construcción estatal” hasta el inicio de la administración de Calderón, quien en diciembre de 2006 emprendió la Estrategia de Combate a la Delincuencia Organizada.

Estos puntos fijos de control sirven para tener mayor presencia militar en áreas críticas de la zona metropolitana de Monterrey, señaló el comandante de la Cuarta Región militar, Noé Sandoval Alcázar.

El vocero en materia de Seguridad de Nuevo León, Jorge Domene Zambrano, dijo ante medios de comunicación que el punto Huajuquito es estratégico, porque se encuentra en los accesos a las carreteras que conectan al área metropolitana de Monterrey con la zona citrícola del estado y ciudad Victoria, capital del vecino Tamaulipas.

El portavoz aseguró que los efectivos militares disminuirán en estos puntos en la medida que aumenten los efectivos de Fuerza Civil, la nueva corporación de Seguridad en Nuevo León, basada en el modelo de Policía Estatal Acreditable, impulsado por el gobierno federal. Hasta la fecha, 422 elementos de esta institución se han graduado.

El punto fijo inaugurado integra áreas para realizar actividades de vigilancia, estancia y comunicación en una superficie de 9,725 metros cuadrados, de acuerdo con una ficha informativa. La inversión del inmueble ascendió a casi 12 millones de pesos.

También cuenta con un helipuerto, barda perimetral, y una capacidad para alojar 48 efectivos que se desempeñarán en un torre de vigilancia de 16 metros de altura y en dos garitones ubicados en la parte superior del edificio, según el documento.

Publicidad
Publicidad