Publicidad
Publicidad

El yerno de fotoperiodista asesinado en Tijuana confiesa su culpabilidad

Raúl Vázquez Hernández, quien cayó en contradicciones en su declaración, admitió que el fotoperiodista no fue secuestrado por un comando
asesino de periodista tijuana
asesino de periodista tijuana asesino de periodista tijuana

Raúl Vázquez Hernández, yerno del fotoperiodista  asesinado, Ramón Abel López Aguilar  confesó su culpabilidad, indicó en conferencia de prensa el titular de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) de Baja California, Rommel Moreno Manjarrez.

"El indiciado confesó haber disparado en tres ocasiones en contra del hoy occiso, logrando impactarlo en dos ocasiones" dijo.

López Aguilar se desempeñaba como periodista y tenía una página de Internet llamada Tijuana Informativo.

El presunto responsable tenía una relación de noviazgo con una hija del periodista.

Vázquez Hernández declaró que el día de los hechos estaba ingiriendo bebidas alcoholicas con el occiso en una reunión familiar, luego se fueron a un bar y al salir abordaron una camioneta, propiedad del Abel López.

"Su suegro se quedó dormido en el asiento del copiloto y al despertar éste se tornó agresivo dándole un golpe en la mandíbula, para posteriormente sacar de entre sus ropas un arma de fuego, por lo que estuvieron forcejeando, manifestando Raúl Vázquez que al momento de tomar el arma ésta se le detonó en tres ocasiones, impactando dos de ellas en la cabeza del occiso (quedando lesionado)", explicó el titular de la PGJE.

Publicidad

Después, lo intentó llevar a un hospital, donde le dijeron que darían aviso a la policía, por lo que se lo llevó y en el trayecto murió, dijo el procurador.

Vázquez Hernández abandonó el cuerpo en la vía pública y declaró que un grupo armado lo había secuestrado, lo cual resultó falso.

La Procuraduría plantea buscar la pena máxima por homicidio calificado, que es de 50 años, pero eso lo determinará un juez.

Según las autoridades, López Aguilar había estado en su casa desde la noche del domingo en una fiesta familiar.

Su yerno, Raúl Vázquez Hernández, quien estuvo en la fiesta, declaró inicialmente a la Procuraduría que estuvieron bebiendo alcohol hasta las 03:00 horas y que después, López Aguilar fue secuestrado.

Al caer en contradicciones, a Vázquez Hernández se le practicó una prueba de radiosonato, para determinar si había disparado un arma de fuego en las últimas horas, la cual dio positivo.

Publicidad

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad