Publicidad
Publicidad

México debe mejorar el aire y la alimentación para favorecer a la salud pública

La directora de Salud Pública de la OMS dice que una planeación urbana sana es clave para lograr estos objetivos.
Tránsito
Sociedad sedentaria. La especialista dice que la gente no camina pues la infraestructura en Méxcio está pensada para automóviles.

SAN FRANCISCO (Expansion)- México, al igual que otros países con economías emergentes, debe aumentar sus esfuerzos contra el cambio climático, ya que éstos favorecen también la salud pública de una manera amplia, como se puede apreciar en el combate a la contaminación del aire y a la epidemia de obesidad y diabetes en el país, aseguró la directora del departamento de Salud Pública y Determinantes Ambientales y Sociales de la Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira.

Cuestionada sobre la vinculación entre estas problemáticas de salud en México y las acciones impulsadas internacionalmente contra el cambio climático, la médica española explicó que para la organización que representa “se trata de la misma agenda, una de salud pública” y que, incluso, su grupo de trabajo propondría “todas las respuestas al cambio climático, sólo por razones de salud pública”.

“Si la gente en la Ciudad de México no puede caminar, porque no es fácil caminar cuando tienes carros por todas partes, tendrás un estilo de vida muy sedentario. Luego tendrás obesidad por no tener una vida físicamente activa”, explicó Neira en entrevista con Expansión durante la Cumbre Global de Acción Climático, celebrada la semana pasada en San Francisco, California.

Lee: Una forma para que México combata la diabetes y la obesidad

Publicidad

La falta de un buen sistema de transporte público, abundó la especialista, no sólo impide reducir el número de autos en la ciudad y llevar una vida más activa a través de caminar o usar la bicicleta, sino que también conlleva un doble impacto al emitir al aire contaminantes que terminarán en nuestros pulmones.

“¿Y si en lugar de hablar de cambio climático o emisiones de gases hablamos de una planeación urbana saludable? Para eso necesitamos aire limpio, ser capaces de movernos y tener acceso a comida sostenible, que no vaya contra tu salud sino que sea capaz de protegerla”, indicó Neira, al asegurar que una planeación urbana saludable atacaría también las causas de la contaminación y el cambio climático.

“Todo está conectado. Todas las respuestas al cambio climático son respuestas e intervenciones básicas de salud pública”, añadió.

El planeta tiene hasta 2030 para evitar una catástrofe climática, afirma la ONU
Publicidad

La representante de la OMS, quien en distintos foros de la cumbre en San Francisco destacó la doble oportunidad de las acciones climáticas, se refirió en entrevista no sólo a las decisiones políticas de México, sino también a los hábitos de consumo de la población que empeoran la epidemia de obesidad-diabetes.

“Cada vez que voy a Ciudad de México me da mucha tristeza ver que es muy difícil comprar una fruta o algo que no tenga un aditivo o azúcar. Es muy difícil sentarte a comer en la mesa de un amigo mexicano y que no ponga una bebida carbonatada en la mesa. Que te ofrezcan agua se ha vuelto algo difícil. Es algo inaceptable en un país como México, que tiene una cocina tradicional tan importante”, añadió la maestra en Salud Pública por la Universidad Pierre y Marie Curie de París. “Eso la sociedad tiene que reagendarlo y cambiarlo”.

El caso México

Publicidad

Las declaraciones de Neira van en línea con lo que investigadores han sostenido por años, activistas e incluso algunos funcionarios públicos.

Sólo en el rubro de calidad del aire, México registra anualmente más de 17,000 muertes asociadas con la contaminación atmosférica, según el reporte No apto para pulmones pequeños, publicado este año por Greenpeace México y la Red por los Derechos de la Infancia en México. Entre estas muertes prematuras y prevenibles, destaca la población infantil como la más afectada, según lo dejan ver las estadísticas.

Sólo en 2016, se registraron 1,680 muertes de niñas y niños menores de 5 años exclusivamente por infecciones respiratorias agudas o asma, dos de los padecimientos más prevalentes y comúnmente asociados a la contaminación del aire, según datos de la Secretaría de Salud federal recuperados en el reporte.

Publicidad

Lee: Una ONG y 5 startups buscan mejorar la movilidad en la CDMX

En términos económicos, la Secretaría de Medio Ambiente federal ha estimado que la contaminación del aire cuesta a los mexicanos 577,698 millones de pesos al año, equivalentes al 3.2% del PIB, una cifra ligeramente mayor al presupuesto anual de salud.

"Para evitar los impactos negativos de la mala calidad del aire es necesario tener políticas públicas que crucen por reducir los límites permitidos de emisión y exposición de contaminantes, así como desarrollar planes de movilidad integrales que tengan como eje central a las personas, haciendo énfasis en el transporte público, principalmente eléctrico y no motorizado”, señaló en entrevista Pablo Ramírez, campañista de calidad del aire de Greenpeace México.

“Con la infraestructura adecuada se debe permitir al peatón compartir la calle con las diferentes formas de movilidad, sólo así podremos avanzar hacia un enfoque de ciudades más saludables para la gente y el planeta", añadió.

Publicidad

En cuanto a la epidemia de obesidad-diabetes, 60 millones de mexicanos (73% adultos y 35% niños) padecen sobrepeso u obesidad, mientras que 8.6 millones sufren diabetes, un padecimiento que causa anualmente más de 59,000 muertes prematuras y costos sociales por más de 85,000 millones de pesos, según el informe Kilos de más, pesos de menos, publicado por el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) en 2015.

Lee: México está al borde de una crisis de salud pública, según el IMCO

Aunque el reporte reconoce la multifactorialidad de la obesidad-diabetes, que se ha convertido en la segunda causa de muerte a nivel nacional, recomienda tanto “aumentar la infraestructura que facilite la actividad física” como otras medidas enfocadas a incidir en la alimentación de los mexicanos, incluido un mayor acceso a agua potable y mejor información sobre los límites de azúcar, grasas y sodio en la comida. Con estas últimas medidas coincide Alejandro Calvillo, director de la organización El Poder del Consumidor

“Algo muy importante es que el cambio climático ya está aquí y va a agudizar todos los problemas de hambre, acceso a agua, pobreza, migración. No se está viendo, pero está ocurriendo”, explica en entrevista Calvillo, quien asegura que fomentar la agricultura campesina y métodos tradicionales como la milpa son otra buena opción de proveer alimentos sanos al mismo tiempo que se conserva el ambiente, se desarrollan las comunidades y se combate la epidemia de obesidad-diabetes.

Publicidad

“Estos sistemas (tradicionales) de menor escala son la mejor forma de enfrentar el cambio climático. Esto es algo que no lo está diciendo nadie y tendría que tenerlo en mente el siguiente gobierno. Es decir, tenerlo como una política de mitigación del cambio climático”, aseguró.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad