Publicidad
Publicidad

Deloitte, acusada de falsedad

La firma es demandada por no detectar fraude en auditorias a TBW en el desplome inmobiliario; un fideicomiso que supervisa la quiebra de Taylor reclama pérdidas por 7,600 mdd.

Deloitte Touche Tohmatsu Ltd fue acusada este lunes de no lograr detectar fraude durante auditorías hechas en una de las mayores firmas hipotecarias privadas que colapsó durante el desplome del mercado inmobiliario de Estados Unidos. Un fideicomiso que está supervisando la quiebra de Taylor, Bean & Whitaker Mortgage Corp (TBW), y una de sus subsidiarias presentaron una demanda ante un tribunal de Florida contra la firma contable y de consultoría más grande del mundo reclamando pérdidas combinadas de 7,600 millones de dólares.

Deloitte "certificó que TBW era una compañía solvente, viable, con precisos estados financieros cada año desde el 2001 hasta el 2008", señala uno de los reclamos presentados.

"A pesar de la acreditación y experiencia de Deloitte como una de las Ɗ Grandes' empresas contables, esas declaraciones y las otras imágenes optimistas que proporcionó de TBW eran completamente falsas", agrega la demanda.

El portavoz de Deloitte Jonathan Gandal dijo que "los reclamos son totalmente infundados".

Publicidad

Ésta es la más reciente de una serie de demandas que han golpeado a las principales firmas contables por su papel en la crisis de crédito.

Pricewaterhouse Coopers, KPMG y Ernst & Young también enfrentan acusaciones respecto a sus estándares de auditoría por parte de inversores que buscan colectivamente recuperar miles de millones de dólares que perdieron en la crisis financiera.

Lee Farkas, el ex presidente de Taylor, Bean and Whitaker, fue sentenciado en abril a 30 años en prisión por ser el cerebro de lo que los funcionarios estadounidenses describieron como uno de los fraudes más grande de la historia.

Los funcionarios del Departamento de Justicia de Estados Unidos dijeron que Farkas llevó a cabo un fraude de 2,900 millones de dólares que provocó la caída y el colapso de uno de los bancos regionales más grandes de Estados Unidos, el Colonial Bank.

Publicidad

Farkas fue acusado de ejecutar un amplio plan para cubrir las enormes pérdidas en Taylor, Bean que tenía sede en Ocala (Florida), moviendo fondos entre cuentas en Colonial Bank y también mediante la venta de préstamos hipotecarios que o bien no existían, no poseían valor alguno, o ya habían sido vendidos.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad