Publicidad
Publicidad

Fuera máscaras

-

La reputación de una empresa o una persona puede pesar mucho más que la información dura. De acuerdo con David Robillard, director de la consultora Multilatin, la reputación es el resultado de percepciones originadas en la confianza, pero puede cubrir prácticas dudosas. Bernard Madoff usó prácticas como la filantropía y el encanto para fabricar una imagen basada en mentiras, explica.

En las negociaciones para adquirir una empresa, elegir a un socio o contratar un proveedor, el CEO tiene que saber desenmascarar a su contraparte, pues la reputación puede estar encubriendo problemas de fondo. Para tener el panorama completo, Robillard recomienda:

> Conocer a los accionistas. Habla con ex empleados, proveedores y colaboradores de la empresa o del CEO para conocer sus prácticas.

> Hablar con la comunidad. Pues la reputación puede estar ocultando problemas ambientales o sociales.

> Buscar los agujeros negros. El historial del personal puede indicar periodos con desempeño irregular.

> Demasiado complicado para ser cierto. Una empresa con una estructura empresarial muy compleja puede ser un foco rojo.

Publicidad

> Cabeza fría, trato cálido. Aunque las negociaciones se guían por la buena fe, es preciso analizar lo que se tiene enfrente, pues el encanto personal puede distraer de una situación complicada.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad