Publicidad
Publicidad

¿Qué tan grande es el imperio de Warren Buffett?

Berkshire Hathaway es ahora la cuarta firma más valiosa cotizada en Bolsa en Estados Unidos; pese al mal desempeño de algunas de sus inversiones, Buffett sigue haciendo crecer su firma.
El inversor pagará en la quiniela 1,000 mdd a quien acierte todos los resultados del torneo de básquetbol colegial. (Foto: Reuters)
buffett

Warren Buffett es una leyenda de la inversión. Todos sabemos eso.

Pero algunas personas podrían sorprenderse al saber cuán colosal es realmente la empresa del Oráculo de Omaha. Mucho de ello se debe a las compañías que posee en sentido estricto, no a las acciones que compra y mantiene .

Berkshire Hathaway es ahora la cuarta firma más valiosa que cotiza en bolsa en Estados Unidos. Piensa un momento en eso.

Sólo Apple, Google y Exxon Mobil valen más. La capitalización de mercado de Berkshire es ligeramente superior a la de Microsoft. Me pregunto si Buffett utiliza ese hecho a manera de provocación cuando juega al bridge con su amigo Bill Gates.

Para mencionar la influencia de Buffett de otra manera, Berkshire emplea a más de 300,000 personas. Eso es más que Apple, Google y Microsoft... combinados.

Publicidad

Acciones en alza

La acción ha tenido una buena racha desde que Berkshire se hizo más asequible para los inversores promedio después de una división de 50-1 en sus papeles B hace más de cinco años.

Las acciones B, llamadas a veces Berkshires Bebés, han subido 113% desde la división; superando fácilmente el aumento de 85% del S&P 500.

La razón de que Berkshire decidiera dividir sus títulos en primer lugar se debe a una de sus adquisiciones.

Berkshire Hathaway acordó la compra de la firma ferroviaria Burlington Northern Santa Fe a fines de 2009 con una combinación de efectivo y acciones.

Publicidad

En el momento de esa operación, Berkshire nunca había dividido esa clase de papeles. Las acciones A se cotizaban por encima de 100,000 dólares (ahora tienen valor de 222,000 dólares) y las de clase B cuestan alrededor de 3,300 dólares.

Con el fin de permitir que los inversores independientes de Burlington formaran parte del acuerdo fácilmente, Berkshire acordó una división de las acciones B. Eso bajó al precio a menos de 70 dólares en el momento en que la adquisición se cerró.

Burlington, que representó casi el 12% de los ingresos totales de Berkshire en los primeros nueve meses de 2014, es solo una de varias unidades operativas de Berkshire que ha quedado eclipsada por la obsesión de Wall Street con cuales acciones compra y vende Berkshire cada trimestre.

Aciertos y errores

La reciente debilidad de las grandes participaciones de Berkshire en IBM, Coca-Cola y American Express incluso ha dado lugar a algunas preguntas acerca de si Buffett ha perdido su toque de Midas.

Publicidad

Pero eso es una tontería.

Por un lado, no es posible enfocarse solo en las acciones perdedoras de Berkshire  e ignorar lo bien que se han desempeñado otras grandes inversiones.

Wells Fargo es la mayor participación accionaria de Berkshire por mucho, y tuvo un 2014 estelar. Al igual que dos de sus 10 mayores participaciones: DaVita HealthCare Partners y DirecTV.

Cualquier preocupación persistente acerca de la caída en los precios de las acciones en las inversiones de Berkshire debe ser compensada por la fortaleza que la compañía ha mostrado en sus negocios centrales de seguros GEICO y General Re, así como en Burlington.

También hay varias empresas más pequeñas reconocidas, como Fruit of the Loom, Benjamin Moore, NetJets y Dairy Queen que se están desempeñando bien.

Publicidad

Y Berkshire también posee una joya de empresa de la que muchas personas probablemente nunca han oído hablar, llamada McLane. Es un distribuidor al mayoreo de alimentos y víveres a los grandes minoristas y cadenas de restaurantes.

Berkshire compró McLane a Walmart en 2003 por alrededor de 1,500 millones de dólares. McLane es ahora la empresa más grande de Berkshire ajena al sector de los seguros. Generó más de 34,000 millones de dólares en ventas en los primeros tres trimestres del año pasado; casi el 25% de los ingresos totales de Berkshire.

Así que Buffett puede (y debe) darse a sí mismo una palmadita en la espalda en su carta anual próxima a publicarse y dar una bien merecida vuelta de la victoria en la gran reunión de accionistas de la empresa en Omaha en mayo.

Berkshire Hathaway es mucho más que la selección de acciones de Buffett. Es una potencia financiera, industrial y de consumo.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad