Publicidad
Publicidad

Gucci y Balenciaga demandan a Alibaba por vender piratería

Marcas de lujo agrupadas en la firma Kering acusan al sitio de fomentar la venta de falsificaciones; el Gobierno chino también ha señalado a Alibaba por no supervisar la actividad ilegal en su...
Alibaba ha crecido hasta representar cuatro quintos de todo el comercio en internet que se realiza en China. (Foto: AFP)
alibaba

Alibaba  ha sido demandada otra vez por Kering, un grupo de marcas de lujo que incluye a Gucci e Yves Saint Laurent, por comercializar falsificaciones en sus populares plataformas de comercio electrónico.

La demanda, presentada la semana pasada en Nueva York, alega que Alibaba y sus empresas vinculadas "a sabiendas fomentan, apoyan, y se benefician de la venta de falsificaciones en sus plataformas en línea... [y] posibilitan que un ejército de falsificadores vendan sus mercancías ilegales en todo el mundo", según enunciaba el documento judicial.

Los productos de imitación han sido desde hace tiempo un problema para Alibaba, que opera las dos plataformas de comercio electrónico más populares en China, Taobao y Tmall. El cofundador de Alibaba, Jack Ma, incluso ha dicho que las falsificaciones son un "cáncer" para la compañía. Y aunque Alibaba insiste en que no ha dejado de combatir la piratería -eliminando anuncios e incluso vetando a vendedores- las falsificaciones continúan siendo una difícil batalla.

"Desafortunadamente, Kering Group ha elegido el camino de los litigios en lugar del camino de la cooperación constructiva", dijo un portavoz de la empresa. "Creemos que esta querella no tiene fundamento y vamos a pelear vigorosamente".

Publicidad

Esta es la segunda vez que Kering lleva a Alibaba a los tribunales. El año pasado, la compañía de bienes de lujo presentó una demanda similar en Estados Unidos, sólo para retirarla al cabo de unas semanas después de un "diálogo constructivo" con Alibaba, según un comunicado conjunto.

A principios de este año, el Gobierno chino emitió un duro informe que acusaba Alibaba de hacer la vista gorda ante la actividad ilegal y de no supervisar sus mercados en línea. La compañía era "demasiado laxa" en sus operaciones comerciales, permitiendo que algunos comerciantes vendieran productos falsificados, desde bolsos de diseñador a teléfonos inteligentes, de acuerdo con la Administración Estatal China de Industria y Comercio (SAIC, por sus siglas en inglés).

El informe fue el resultado de una reunión en julio de 2014, aunque los detalles no han sido revelados por el Gobierno chino hasta enero de 2015. Sobre este punto también hay una demanda pendiente en contra de Alibaba por no revelar a los inversionistas que se reunió con la SAIC.

El año pasado, en su folleto informativo de salida a Bolsa, Alibaba incluso advirtió a los inversionistas potenciales que podría verse atacada por presuntas actividades de piratería, como ocurrió entre 2008 y 2011, cuando la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos calificó a Taobao como un "famoso mercado" con "amplia disponibilidad de productos falsificados y pirateados".

Publicidad

Alibaba ha dicho con anterioridad que gastó mil millones de yuanes (161 millones de dólares) en los últimos dos años para combatir la violación de la propiedad intelectual y fortalecer la protección del consumidor.

Kering toma "muy en serio su obligación de proteger a sus clientes de ser estafados por falsificadores que venden productos de calidad inferior", dijo un vocero de la empresa parisina. "Esta demanda es parte del actuar esfuerzo global de Kering por mantener la confianza de sus clientes en sus productos originales".

Entre las marcas de Kerin también están Stella McCartney, Alexander McQueen, Balenciaga, Bottega Veneta y Puma.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad