Publicidad
Publicidad

La conexión brasileña en los sobornos de la FIFA

Jose Hawilla, fundador de Traffic Group, sobornó a directivos de la entidad para negociar contratos; el empresario se declaró culpable ante un tribunal de Florida por lavado de dinero.
Las oficinas de FIFA, en Suiza, se encuentran en el centro de la atención internacional. (Foto: Getty Images)
FIFA

Pocos aficionados al futbol han oído hablar de la firma brasileña de marketing deportivo Traffic Group, o de su fundador Jose Hawilla.

Pero para entender los cargos criminales que envuelven a la FIFA y al deporte más popular del mundo, conviene echar una mirada a los cargos federales antes los cuales se declararon  culpables Hawilla y las subsidiarias estadounidenses de su firma.

Las autoridades federales de Estados Unidos identifican a Hawilla como una de las principales personas que pagaron sobornos a funcionarios de la FIFA, permitiéndoles embolsarse dinero que debería haber sido destinado a desarrollar el deporte mismo.

Hawilla esencialmente se colocó como intermediario entre las distintas federaciones que controlaban las competiciones internacionales de futbol y aquellas empresas que querían ser parte de este deporte, fuera como patrocinadores o como emisores de los partidos (broadcaster). Esos anunciantes y emisoras tenían que negociar directamente con Hawilla y Traffic Group por los acuerdos que éstos tenían con las distintas federaciones. Para conseguir esos acuerdos, Hawilla tuvo que sobornar a funcionarios.

Publicidad

La imputación no arguye que los propios patrocinadores o emisoras pagaban sobornos a Hawilla o a funcionarios de la FIFA, sino que los contratos que le daban eran utilizados para financiar los sobornos que terminaron en los bolsillos de los funcionarios de la FIFA, de acuerdo con los cargos.

Y esos sobornos aumentaron a cantidades asombrosas conforme el deporte se hizo más popular en Estados Unidos.

En diciembre pasado y bajo mucho sigilo, Hawilla y dos de las filiales de Traffic Group radicadas en Florida se declararon culpables en un tribunal federal de los cargos de asociación delictiva, soborno y lavado de dinero. Como parte de la declaración de culpabilidad Hawilla acordó entregar 151 millones de dólares que obtuvo en la actividad delictiva. Y ya ha pagado 25 millones de dólares de esa sanción.

Esa declaración de culpabilidad se hizo pública el miércoles luego de que se presentaran nuevos cargos contra algunos de los principales ejecutivos de la FIFA. Las autoridades de Suiza, sede de la FIFA, actuaron rápidamente para hacer arrestos  y esos funcionarios ahora pueden ser enviados a Estados Unidos para enfrentar un juicio.

Publicidad

"La razón por la cual estas personas lograron hacer tanto dinero de manera corrupta se desprende del amor que la gente tiene por el futbol", dijo Kelly Currie, el Fiscal Federal de Brooklyn que el miércoles atrajo una nueva ronda de cargos.

La acusación contra Hawilla no especifica a quién sobornó. En su lugar, utiliza términos como "co-conspirador 1", descrito como un "funcionario de alto rango de la FIFA". Según la acusación, ese funcionario de la FIFA le dijo a Hawilla en el año 1991 que "Hawilla ganaría muchísimo dinero de los derechos que estaba adquiriendo." Y el funcionario agregó que pensaba que era "justo" que él también recibiera parte de ese dinero.

Con el tiempo, otros funcionarios de la FIFA igualmente comenzaron a exigir sobornos para firmar contratos con Traffic Group, según la acusación. En 2013, Hawilla y otras firmas de marketing deportivo que también eran parte de la conspiración habían acordado pagar 100 millones de dólares en sobornos repartidos entre 11 funcionarios de la FIFA. Los tres funcionarios de más rango exigieron 15 millones de dólares para cada uno, los siguientes siete pidieron 9.5 millones de dólares por cabeza, los restantes 2.5 millones de dólares fueron para el último funcionario.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad