Publicidad
Publicidad

Desarrollo sostenible: nuevos negocios

Si crecen las necesidades globales, se abren oportunidades de negocio afirma Carlos Miguel Barber; según el Vicerrector de la Anáhuac es necesario identificar necesidades del mercado y atenderlas.
Los estudiantes de Climate Corps de Environmental Defense Fund, han logrado implementar su programa de eficiencia energética en 31 empresas multinacionales, reduciendo su huella de carbono significativamente. (Foto: Dreamstime)
Mundo verde (Foto: Dreamstime)

Preguntas que debe hacerse el emprendedor, y que a menudo no tiene una respuesta inmediata, consiste en identificar qué necesidades tiene el mercado que merezcan ser atendidas.  Obviamente, al existir la necesidad existe también un negocio que puede llegar a ser rentable si se sabe cubrir adecuadamente. En el mundo, aparecen en nuestros días diversas propuestas que parecen ser grandes oportunidades para hacer negocios.   Es procedente hacer un diagnóstico local sobre la forma de cómo abordarlos.  También resulta lógico que aquellas necesidades que sean más globales tendrán mayores posibilidades de ser más rentables.

Así, podría citarse que las temáticas actuales están versando en tópicos como lo son la responsabilidad social, la sostenibilidad de los modelos financieros, las innovaciones tecnológicas, la biotecnología, la nanotecnología, el agua, el calentamiento global, gobierno corporativo, clusters, entre otros.

Nada nuevo pero que si se hace un recorrido a nivel mundial fácilmente se observa que estos temas están siendo abordados incluso por las agendas gubernamentales.  Por otro lado, las empresas encuentran ahora la oportunidad de acreditarse ante la imagen de sus clientes finales si hayan soluciones que las vinculen con estas iniciativas.  ¿Cómo no contratar los servicios de una empresa socialmente responsable o a una industria "verde" por ejemplo?

Es un tema de conciencia que se está vivenciando, y que posiblemente las nuevas generaciones estén hallando nichos de mercado fragmentados en estas tendencias en donde incluso la filosofía, la tecnología y la ley, a veces no pueden estar al mismo ritmo de los descubrimientos que acontecen todos los días.

La imaginación comienza a volar.  Ahora es fácil hablar de clonación, manipulación genética, sistemas de aceleración en la cría de animales para consumo humano, reconocimiento de los genes de las especies, etc.  Ahora el empresario también debe ser sensible que al incursionar en estos proyectos se estará incursionando en alguna propuesta o corriente ideológica con sus implicaciones éticas y morales.

¿Hacia dónde va el mundo en este tercer milenio como bien lo llamara Octavio Fullat?  ¿Será el hombre capaz de reconocer sus alcances y las implicaciones de sus actos a tiempo?  El hombre, finalmente tiene la capacidad para corregir sus errores, para velar por la naturaleza y administrarla para su beneficio, para conocer más allá de lo que actualmente se ha descubierto, no obstante, siempre estará presente la responsabilidad de los actos que hagamos.

Publicidad

Más que nunca, el empresario debe formarse ahora, no sólo para tener éxito en los negocios, sino para tener presente los efectos de nuestros actos.

* Vicerrector Académico de la Universidad Anáhuac México Sur;  dirigido por la Mtra. Liliana Ruíz Fuentes

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad