Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: ¿Quiere llegarle a los árabes señor Presidente? Pruebe esto

El comediante árabe-estadounidense ofrece algunas sugerencias al presidente Obama para el discurso que dirigirá el jueves a los árabes
mié 18 mayo 2011 05:34 PM
presidente de EU
barack-obama presidente de EU

Nota del editor: Dean Obeidallah es un galardonado comediante árabe-estadounidense que ha salido en diversos programas de televisión incluyendo Comedy Central´s “Axis of Evil”, “The View”, de ABC; así como "What the Week" y "The Joy Behar Show”, de CNN. Es productor ejecutivo del festival de comedia árabe-estadounidense que se realiza anualmente en Nueva  York y del festival “The Amman Stand Up Comedy”.

(CNN) – Querido Presidente Obama:

Espero que esto no le parezca demasiado directo, pero quisiera ofrecerle humildemente mi consejo mientras usted se prepara para dirigir un discurso al mundo árabe, que está programado para este jueves. Estoy capacitado para ayudar; después de todo, soy un comediante. Pero no soy el típico comediante estadounidense. Desciendo de árabes y durante los últimos tres años, hice comedia en el Medio Oriente, desde Egipto hasta Arabia Saudita.

De hecho, el 4 de junio de 2009 estaba realizando una presentación en Muscat, Omán, cuando usted dio su discurso histórico en El Cairo. Les encantó a los árabes, los tuvo desde el “Salamu Alaykum”.

Su plática sobre un “nuevo comienzo” construido “sobre intereses compartidos y respeto mutuo” realmente elevó las expectativas de que su administración sería diferente a las  anteriores, especialmente respecto al conflicto entre Palestina e Israel.

A pesar de lo que algunos “expertos” le puedan decir, los árabes que he conocido, tanto jóvenes como viejos, quieren ser amigos de Estados Unidos; amigos de verdad, no sólo de Facebook.

Publicidad

Estados Unidos es como un chico popular en la secundaria y, desafortunadamente, muchos presidentes estadounidenses no le han permitido al mundo árabe sentarse a su lado durante el recreo. Y por otro lado ven que Israel sí puede.

Su discurso en El Cairo dio la impresión al mundo árabe de que podrían sentarse con nosotros en la cafetería, tal vez incluso hasta intercambiar el almuerzo. Nosotros probaríamos su falafel y ellos probarían nuestro pay de manzana.

Sin embargo, cuando mencioné su nombre durante una de mis presentaciones más recientes en el Medio Oriente, el entusiasmo hacia usted había disminuido notablemente. No es que duden de su sinceridad, sino que han visto pocos resultados tangibles.

En un esfuerzo por conocer más a fondo la percepción del “nuevo” mundo árabe, en los últimos días contacté a través de Facebook y Twitter a mis jóvenes amigos árabes en todo el Medio Oriente y les pregunté: ¿Cuáles son los temas que más les preocupan?

Estos fueron mis descubrimientos:

Para empezar, la idea de que el “mundo árabe” está un lugar unido y monolítico está equivocada. Aquellos que viven en Egipto tienen preocupaciones diferentes a las de aquellos que viven en Jordania, mientras que los jordanos tienen prioridades muy distintas a las de los habitantes de Bahrein y Dubai.

Sin embargo, sus respuestas revelaron algunos puntos en común, principalmente tres:

  1. Empleos y mejores oportunidades económicas: la gente joven – aún aquellos en las naciones más prósperas del Golfo– manifestaron constantemente su necesidad de mejores oportunidades económicas y empleos. De la mano con esto, está la esperanza de muchos de que la corrupción en su país se erradique para que haya empleos para todos, no sólo para aquellos con relaciones.
  2. Reformas sociales y democráticas: muchos expresaron la necesidad de reformas específicas en su país, como más derechos para las mujeres en Arabia Saudita y Yemen, más libertad de manifestación en Bahrein y Siria sin temor a una violenta respuesta gubernamental, así como mejores sistemas de educación en Egipto y Jordania.
  3. El conflicto palestino-israelí: mis amigos de Facebook y Twitter trajeron este tema a la mesa una y otra vez. Es un asunto verdaderamente emocional que se vincula con el mundo árabe. Su demanda es que Estados Unidos se maneje de manera justa e imparcial respecto a este conflicto.

Señor Presidente, entiendo que no es fácil rectificar ninguno de los problemas mencionados, crear empleos en Estados Unidos ya es lo suficientemente complicado como para pensar en crearlos en otros países.

Sé que durante décadas los presidentes estadounidenses han tratado de resolver el conflicto palestino-israelí pero tristemente todos han fracasado. Pero señor Presidente, por favor no se rinda. Si  puede jugar un papel en la resolución de este conflicto de manera justa e imparcial, no sólo ayudará a los palestinos y a los israelíes a vivir mejor, sino que también dará un gran paso en la construcción de relaciones con los más de 300 millones de habitantes en el mundo árabe.

Antes de que concluya, me gustaría ofrecerle respetuosamente mi consejo personal sobre algo sutil que usted puede hacer durante su discurso para conectar mejor con la comunidad árabe: fúmese un cigarro.

Sé que suena poco ortodoxo, pero a los árabes les encanta fumar. Para ponerlo en contexto, fui a un gimnasio en Jordania y había ceniceros en las caminadoras. Entonces, esto es algo que tardará, haga algo más que esperar y fume.

En conclusión, señor Presidente, el mundo árabe lo estará escuchando; un mundo árabe que ha cambiado dramáticamente -desde que dio su discurso hace dos años- con la llegada de las revoluciones democráticas y la muerte de Osama bin Laden . Es un “nuevo” mundo árabe donde hay muchos buscando libertad y democracia, así como empleos y justicia.

Es tiempo de que Estados Unidos sea más que un simple amigo de Facebook para el mundo árabe –es tiempo de convertirse en amigos verdaderos. Aunque esto tomará más que un gran discurso porque los árabes, al igual que los estadounidenses, quieren más que palabras. Quieren acción.

 

Atentamente,

Dean

 

La opinión expresada en este comentario es exclusivamente la de Dean Obeidellah.

Publicidad
Publicidad