Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Opinión: Lecciones de Strauss-Kahn: ten cuidado con quien estás a solas

La nueva evidencia pone en duda la declaración de la mucama, pero no quiere decir que no hubo contacto sexual, asegura Pepper Schwartz
dom 03 julio 2011 05:12 PM
Strauss-Kahn
Strauss-Kahn Strauss-Kahn

Nota del editor: Pepper Schwartz, es una socióloga de la Universidad de Washington y es autora de Prime: Adventures and Advice on Sex, Love and the Sensual Years y otros 15 libros sobre sexualidad y relaciones. Ella escribe la columna Naked Truth para AARP y es un alto miembro del Consejo de Familias Contemporáneas, una organización sin fines de lucro que investiga a las familias americanas.

(CNN).- Bueno, debo admitir que hubo prisa en la acusación.

No es que no estuviéramos seguros de que era un caso fácil. Pero más allá de eso, había una cierta satisfacción en creer que Dominque Strauss-Kahn, el ex jefe del Fondo Monetario Internacional, tuviera un pasado dudoso con las mujeres, y porque claro que los fiscales de Nueva YYork habrían actuado con diligencia. Este era un tipo poderoso que no se iba a escapar por cargos de acoso sexual y atacar a una persona.

Publicidad

Por supuesto que la verdad no está clara, pero lo que está claro es complicado y podría incluir a una mujer que tuvo sexo por voluntad y no fue forzada.

Aquí está el dilema en estos casos. No todas las mujeres que reportan un ataque son honestas, no todos los acusados son culpables. Es difícil no tener una salida fácil en estas historias cuando los hechos parecen, en su cara, dañinos, y cuando el crimen involucra al poderoso contra el débil. Pero entre nosotros estamos los campeones de los derechos civiles y libertad personal. ¿Cómo no nos podemos indignar ante la idea de una mucama siendo poseída en un cuarto de hotel por un hombre que está acostumbrado a tomar lo que quiere, de una u otra forma?

Seguimos sin saber cuál es la situación (gracias al poder hipnótico de casos muy visibles) ¿Se trata de una mujer mancillada por una costosa máquina de relaciones públicas astuta? ¿Es una mujer con un pasado criminal con motivos monetarios? ¿O simplemente es una mujer con una vida inestable y desagradable, con menos motivos, quien sin embargo fue una víctima? El problema de estos casos es que se convierten en una batalla de dimes y diretes que pasan a los estereotipos femeninos ("mucama indefensa", "convenciera", "ególatra poderoso") no es fácil. No sabemos realmente si al tipo le tendieron una trampa o la mujer fue abusara.

Así que debemos hacer lo que debimos hacer al inicio: esperar. Ver cuáles son los hechos y esperar que aquellos involucrados en los procedimientos legales sean honestos y diligentes. 

Lo que si creo progresivo es que hay razón para creer que se hará justicia, quien sea el culpable o la víctima. No hace muchos años, esta mujer pudo hacer el cargo y no ser tomada en serio. Esta vez la tomaron en serio. Sin embargo, y es igual de importante, si está mintiendo, entonces Strauss-Kahn será liberado y ella estará en muchos problemas.

Un último pensamiento: los abogados han sido cuidadosos en tocar el tema de si hubo sexo o no. El abogado de Strauss-Kahn, por ejemplo, sostiene que "no hay elemento de compulsión en este caso". 

De todas formas, déjenme decirle esto al señor Strauss-Kahn o a cualquier otro hombre caliente que cree que un rapidín con una desconocida parece una buena idea: tengan cuidado con quien tienen sexo. Tengan cuidado con quién comparten un cuarto a solas.

Cuales sean los hechos, el tener sexo con una persona que no conozcas, desconfíes, y que pueda tener motivos que nunca soñaste, es muy riesgoso.

Cuando aprendamos esta simple lección: no es sólo tu cuerpo el que expones cuando te quitas la ropa. Es tu seguridad, salud, reputación, relación primaria y sí, hasta tus miras a la presidencia de Francia.

Publicidad
Publicidad