Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: El acceso a internet ¿debe ser un derecho humano?

Las personas dependen cada vez más de tener acceso a internet. La ONU califica como violación a los derechos humanos cortar el acceso
dom 24 julio 2011 01:23 PM
Archivo China Internet
Archivo China Internet Archivo China Internet

Nota del editor: Jan Chipchase es director creativio de Glogal Insights en frog, una firma de innovación mundial Este post es parte de Global Innovation Showcse, creado por New America Foundation y Global Public Square

Estamos a mitad del 2011, un año marcado por notables revueltas revolucionarias en Medio Oriente —levantamientos facilitados y documentados en Twitter, Facebook y otras redes sociales.

Cuando los gobiernos de Egipto y Siria  intentaron controlar el flujo de información de los ciudadanos al bloquear el acceso a internet y otras formas de comunicación, el mundo percibió a estos actos como siniestros y crueles. La gente fue silenciada. Como si sus cuerdas vocales fueran cortadas, como si nosotros, fuera de Medio Oriente, hubiéramos quedado ciegos.

¿El impacto fue tan dramático porque ahora el acceso a internet ha alcanzado el estatus de necesidad básica, como el agua potable o la electricidad?

De hecho, las Naciones Unidas recientemente declararon que desconectar a la gente del internet es una violación a los derechos humanos. Y si la conectividad es un derecho humano, ¿cómo podemos ayudar para que la red sea más accesible para todos, desde los que están en medio de una revolución hasta los ciudadanos en nuestro país? ¿cuál es nuestra responsabilidad para reducir esta división digital?.

Las estadísticas de infraestructura del Banco Mundial presentan un panorama de cómo la necesidad humana por la conectividad crece exponencialmente. A principio de los 90, de acuerdo con el organismo, existían 0.3 usuarios de internet por cada 100 personas. Actualmente, la cifra es de 27.1%.

Publicidad

Si tienes una vida en línea es fácil quedar atrapado ahí, un espectro amplio de información y noticias en demanda, entretenimiento con el toque de tus dedos; más de todo y más rápido que antes.

En Estados Unidos, el 92% de los estadounidenses dependen de múltiples fuentes de noticias, combinan periódicos, la televisión, la radio y las fuentes en línea, de acuerdo con Pew Internet & American Life Project. Entre quienes reciben las noticias en línea, el 75% comparte los vínculos a través de correo electrónico o publicaciones en los sitios de redes sociales. El 52% comparte vínculos de noticias a través de otros sitios.

Estadísticas como estas sugieren que las personas que no tienen acceso a internet se están perdiendo de algo. No sólo no conocemos sus voces, ellos también pierden su capacidad para aprender e interactuar con sus comunidades y con el mundo.

Saco a colación las estadísticas estadounidenses porque incluso en ese país, el concepto de la conectividad a internet como un derecho humano o incluso como una forma de infraestructura pública no es realmente una práctica cotidiana.

¿Recuerdas la primera mitad de los 2000, cuando varias ciudades sofisticadas como San Francisco y Chicago anunciaron planes de una red de Wi-Fi municipal gratis?. Bueno, los funcionarios de gobierno después descubrieron que los altos costos y los intereses comerciales de las enormes compañías telefónicas y de cable, que controlan dónde y cómo se ubican los cables que conectan a los ciudadanos a internet, fueron grandes obstáculos para hacer realidad esa visión. Incluso San Francisco, el semillero de la innovación, desechó los planes de un Wi-Fi municipal "gratis".

A pesar que muchos estadounidenses tienen acceso gratis en bibliotecas, parques y otros lugares públicos, el servicio es limitado. Esperar por una computadora conectada a internet en un lugar público puede significar mucho tiempo de espera y desalentadoras filas.

El Wi-Fi gratuito al aire libre en los parques de EU a menudo tiene un radio muy limitado, o tiene una calidad irregular. Es difícil imaginar que algunos estadounidenses simplemente no pueden pagar su acceso a la web. Pero ahípuede ser más caro que en otros países del llamado mundo desarrollado: las tarifas de acceso de banda ancha actualmente son mayores en EU que en Europa o en la región Asia-Pacífico, de acuerdo con el Sindicato Internacional de Telecomunicaciones.

En muchos sentidos, se puede aplicar el paralelo con el agua. El agua limpia, barata, de la llave, suministrada a través de la infraestructura pública, obviamente es un servicio de salud y humano que todos los estadounidenses esperan. Pero imagina que un agua privatizada de alto costo sólo estuviera disponible para aquellos que pudieran costearla. Si vamos a aceptar que el acceso a internet es un derecho humano básico, entonces necesitamos estar dispuestos hacerle frente a esos pensamientos. Y hacer algo al respecto.

Cuando se cortó el acceso a internet a los manifestantes en Egipto y Siria, se percibió como "censura ", entonces, poner un precio al internet fuera del alcance de la mayoría, mientras cada vez más la comunicación básica sucede en línea, también es censura. Nuestras actitudes sobre la primavera árabe son un reflejo de nosotros.

Los puntos de vista expresados en este artículo únicamente son de Jan Chipchase 

Publicidad
Publicidad