Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: Un vistazo perturbador a la mente del atacante de Noruega

El autor sostiene que tras leer el supuesto manifiesto del atacante noruego su imagen es más compleja y perturbadora de lo imaginó
mié 27 julio 2011 05:14 PM
Noruega - Breivik - deja la corte
Noruega - Breivik - deja la corte Noruega - Breivik - deja la corte

Nota del editor: Magnus Ranstorp es director de investigación del Centro de Estudios de Amenazas Asimétricas del Colegio de Defensa de Suecia. Es miembro del Consejo de la Agenda sobre el Terrorismo del Foro Económico Mundial para el período 2011-2012 y testificó ante la Comisión del 9/11 en el 2003.

(CNN) – Pedir prestado el título del libro de Sebastian Junger, una “tormenta perfecta”, fue parte de lo que derivó en el pensamiento extremista del sospechoso de la masacre de Noruega, Anders Behring Breivik .

La globalización, páginas de internet extremistas que difunden la teoría de Eurabia –la colonización e islamización de Europa– y los juegos de rol se mezclan para formar un panorama de conspiración que captura la forma en que Breivik ve al mundo, cómo define a sus enemigos, el mundo de fantasía que buscó recrear en el mundo real y su punto de vista narcisista sobre su papel en la “lucha de resistencia” y el legado que dejaría.

He leído durante horas el manifiesto de 1,500 hojas de Breivik para conocer un poco del hombre sospechoso de orquestar los ataques terroristas de este viernes que reclamó 76 vidas . La imagen es más compleja y perturbadora de lo que me imaginé.

Breivik construye cuidadosamente un mundo “tormentoso”, amenazante y “globalizado” al que culpa de traer refugiados y extranjeros a Noruega y Occidente. Es sorprendente cómo careció de capacidad para cuestionar la veracidad de sus fuentes de información, así como filtrar y relacionar hechos, argumentos e interpretaciones.

Él representa la excepción más que la regla en los círculos extremistas de derecha. Tradicionalmente, el extremismo de derecha ha sido desorganizado e impulsivo, y generalmente se ha manifestado a través de crímenes de odio contra inmigrantes.

Publicidad

Estos actos esporádicos, usualmente cometidos por personas con poca educación, normalmente pueden ser contenidos y manejados por la policía y servicios de seguridad.

Breivik fue el polo opuesto. Su preparación de nueve años para crear el largo manifiesto , el acto violento que discute y los documentos a gran detalle contradicen nuestra perspectiva tradicional. Él argumenta en contra de actos impulsivos de acoso a inmigrantes extranjeros y a favor de ataques espectaculares y bien preparados.

Con tan sólo la preparatoria terminada, afirma que ha estudiado por su cuenta durante más de 16,500 horas, equivalente a varias licenciaturas y posgrados. La segunda mitad del manifiesto es un manual de “hazlo tú mismo” sobre cómo esconder y preparar a una célula terrorista clandestina, casi con puros fuentes accesibles.

Es sorprendente cómo utilizó esas fuentes para vigilar blancos potenciales, proteger sus métodos de operación y reclutas potenciales para evitar ser detectados y organizar los denominados grupos armados de resistencia. Es particularmente preocupante su discusión sobre cómo atacar blancos como instalaciones nucleares y cómo orquestar ataques espectaculares.

El objetivo es claramente crear un “despertar” de las masas, una guerra entre Occidente y el mundo musulmán. Él cree en las tácticas terroristas de conmoción y pavor. Y sabe cómo utilizar la guerra psicológica para alcanzar sus metas.

Acabar con el multiculturalismo y expulsar las influencias extranjeras son metas clave en su visión. Sin embargo, es destacable cómo la visión del mundo de Breivik refleja la de sus enemigos principales, el mismo discurso de los yihadistas: el rol de los mártires en la suscitación de apoyo generalizado y la lucha en la cual el pasado glorioso es proyectado en un futuro promisorio en el largo plazo.

Irónicamente y de manera inadvertida, Breivik copia el manual de las campañas terroristas de “hazlo tú mismo” y los temas de “resistencia” de fuentes inspiradas en Al-Qaeda. Su sección de “hazlo tú mismo” es una copia indirecta del teórico yihadista revolucionario Abu Musab al-Suri.

Además del detalle abrumador sobre los sistemas de armas y arte operativo, el manifiesto provee un vistazo único a la mente de un extremista de derecha y los procesos de evaluación involucrados en una operación terrorista. Existen pocos documentos que brinden tal vistazo a una mente tan perturbada.

Es evidente que ha pensado en cada aspecto para encender el fuego para generar nuevos seguidores y promover su causa. Simultáneamente, él está a cargo del aspecto mercadológico y de sí mismo mientras trata de anticipar las preguntas de los periodistas.

Hacia el final del manifiesto tiene una extensa lista de preguntas y respuestas que desmenuzan cada aspecto de su historia personal y el porqué actuó. Él está en control de su imagen. Este es un teatro macabro y él es el personaje central cuya misión y legado personal lo es todo.

Rara vez hemos podido entrar de esta manera a la mente de un extremista. Breivik incluso publica la música que planeaba escuchar en su iPod mientras realizaba el tiroteo.

Al brindar un plano tan detallado, Breivik ha expuesto su propio estado psicológico y sus debilidades, el cual será una guía para la policía y los cuerpos de seguridad gubernamentales para prepararse y prevenir ataques futuros.

Publicidad
Publicidad