Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN ¿La primavera árabe se convertirá en el año árabe?

En menos de un año tres grandes países en África del Norte acabaron con 100 años de dictaduras déspotas: Ben Ali, Mubarak y Gadhafi cayeron
vie 26 agosto 2011 11:53 AM
irpt-libia-rebeldes3
irpt-libia-rebeldes3

Nota del editor: Arsalan Iftikhar es un abogado de derechos humanos internacionales, editor global de TheCrescentPost.com y miembro del Institute for Social Policy and Understanding de Washington, una organización que provee información sobre musulmanes en Estados Unidos y alrededor de mundo.

(CNN)  En lo que se conoce universalmente como la Primavera Árabe , en menos de un año tres grandes países en África del Norte han acabado con casi 100 años combinados de dictaduras de déspotas llamados Zine el-Abidine Ben Ali, Hosni Mubarak y Moammar Gadhafi .

Al ver las revoluciones de Túnez, Egipto y Libia, es increíble recordar que estos movimientos prodemocráticos empezaron con la “Revolución Jazmín” en Túnez, cuando un vendedor de frutas de 26 años y desempleado, Mohammed Bouazizi , se prendiera fuego a sí mismo después de que una policía le confiscara su puesto irregularizado.

Nadie se imaginaba en ese entonces que el sacrificio de este joven motivaría a una generación entera de hombres y mujeres árabes a usar las redes sociales como Facebook, YouTube y Twitter para impulsar el derrocamiento de dictadores que habían gobernado sus respectivos países durante décadas.

Tal como recientemente dijo el presidente Obama sobre Libia : “En sólo seis meses, el reinado de 42 años de Gadhafi se colapsó. A principios de año, nos inspiraron las protestas pacíficas que se desataron en Libia”.

“Este deseo básico y entusiasta de libertad humana hizo eco de las voces que hemos escuchado en toda la región, desde Túnez hasta El Cairo. Durante cuatro décadas, el pueblo libio ha vivido bajo la dictadura de un tirano que les negaba sus derechos humanos más básicos. Ahora, las celebraciones que hemos visto en las calles de Libia demuestran que la búsqueda de la dignidad humana es mucho más fuerte que cualquier dictador”.

Publicidad

Hace diez años, si le hubieras dicho a observadores mundiales que Hosni Mubarak y Moammar Gadhafi serían removidos de sus tronos dictatoriales en el mismo año, probablemente se hubieran reído en tu cara.

Este renacimiento de la democracia en Medio Oriente y África del Norte fue posible únicamente a través de las raíces y la movilización democrática que presenciamos en las calles de Túnez, El Cairo y Trípoli en los últimos meses.

Con países vecinos como Yemen, Bahrein y Siria en medio de levantamientos prodemocráticos similares, la posible caída en dominó de cada dictadura de la región debería darle mucha esperanza a los hombres y mujeres de Medio Oriente que anhelan un futuro más brillante para sus hijas y nietas.

En sus propios momentos al estilo “ Muro de Berlín ”, los jóvenes de frentes religiosos, sectarios y étnicos están ayudando a reconstruir sus naciones árabes antidemocráticas en sociedades que cambien a las traiciones de las dictaduras del pasado por las políticas esperanzadoras del futuro.

Thomas Jefferson dijo una vez: “Espero que la sabiduría haga crecer nuestro poder y nos enseñe, que entre menos usemos nuestro poder, más grande será”.

Recemos porque -en una región del mundo llena de cultos de personalidades megalomaniacas que han pasado gran parte de los últimos 50 años reprimiendo, torturando y marginando a su propia gente- los movimientos prodemocráticos inspiren a la gente a seguir con sus esfuerzos para llevar un cambio político a Siria, Yemen y Bahrein.

Esta Primavera Árabe podría convertirse en el Año Árabe que todo el mundo celebraría.

Publicidad
Publicidad