Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: Mi falta de fe, el camino del ateo en AA

Describe cómo la falta de creencias puede dificultar poder seguir los 12 pasos de AA
dom 04 septiembre 2011 10:05 AM
Alcohol alcoholismo bebidas drinks tragos doble aa mujer botella vino ateo fe rehabilitación
Alcohol alcoholismo bebidas drinks tragos doble aa mujer bot Alcohol alcoholismo bebidas drinks tragos doble aa mujer botella vino ateo fe rehabilitación

Nota del editor: El último libro de Marya Hornbarcher Waiting: A Nonbeliever’s Higher Power (Esperando: El poder superior para los ateos) explora lo que la espiritualidad puede significar en la recuperación de una persona que no cree en Dios.

Dio una patada con sus botas en la mesa en la habitación llena de humo, el líder de la reunión golpeó con su puño y gritó: "¡Por la gracia de este programa y la sangre de Jesucristo, hoy estoy sobrio!".

Parpadeé.

Este no era un comienzo prometedor para que me vendieran el proyecto a mí, siendo vagamente atea y muy alcohólica.

Me pregunté si quizá entré en la habitación equivocada. Pensé que tal vez había terminado en Alcohólicos Anónimos (AA) para los cristianos que les gusta sufrir, y que en la siguiente habitación podría encontrar un AA para católicos no practicantes, que abajo había un grupo de AA para Hare Krishnas, y una habitación para judíos ucranianos AA.

Pero una década después me di cuenta de que los programas de 12 pasos son el hogar para personas de todas las religiones, denominaciones, sectas, cultos, afiliación política, género, preferencia sexual, estrato económico, origen de raza y etnia, creyentes en el derecho para portar armas y creyentes en el derecho al aborto, y el derecho para la educación en casa, para los bebedores de café y de té, de whiskey y enjuague bucal, personas que duermen de costado o en las aceras.

Publicidad

Cualquiera que esté interesado en mantenerse sobrio , en otras palabras, puede intentar el programa de los 12 pasos. El preámbulo oficial de Alcohólicos Anónimos dice: "El único requisito para pertenecer a AA es el deseo para dejar de beber".

Millones de personas quieren eso, y encontrar la manera de hacerlo con este programa. Yo soy uno de ellos. Para no dejar dudas, bebía demasiado. Ahora ya no.

No fue mágico. Fue sumamente difícil llegar del punto A al punto B. Creo que estaría muerta sin la ayuda de la gente y la estructura de los pasos de AA.

Pero yo no creo en Dios.

Y este puede ser un punto problemático cuando te sientas en una habitación, desesperado por  tomar casi cualquier ruta para salir del infierno, y algunos citan "la sangre de Jesús" como el único camino para hacerlo. O cuando te das cuenta de que los 12 pasos de AA se refieren explícitamente a Dios, a un Poder Superior o a Él.

Pero esto no te debe desanimar. Voy a hacer enojar a una gran cantidad de personas de la vieja ola de AA con esto, pero es perfectamente posible volver a la sobriedad sin creer en Dios.

Al principio no lo tenía claro. No está claro para la mayoría de la gente, porque AA tiene la reputación de un culto, una religión en sí misma, un montón de tonterías de autoayuda, una manada de roedores o de tontos, y no es ninguna de esas cosas tampoco. Son una serie de pasos muy sencillos, basados en principios espirituales que ayudan a las personas a limpiar sus vidas de muchas formas.

Pero si eres un ateo o tienes una mentalidad fuertemente agnóstica , las probabilidades cuando entras en una reunión y veas los pasos que cuelgan en la pared sean que quieras gritar, reír o retirarte.

Yo probé otra táctica: Hice un valiente intento por creer. Pensé que a) estas personas eran divertidas, amables, y sobrias; b) ellos creían que una especie de poder superior los ayudaría a permanecer sobrios, y c) ellos sabían algo que yo no.

Así que investigué. Leí cada palabra que había de bibliografía sobre AA que pude encontrar. Leí la historia de media docena de religiosos importantes y una amplia variedad de cosas sin sentido. Yo discutí sinceramente mi falta de fe con sacerdotes, rabinos, fanáticos y mi padre.

La gente me contó sus historias de Dios, de lo divino, del poder del amor, de un creador inteligente. Algunas cosas tenían sentido. Un origen y un fin.

Les dije que creía en las matemáticas. El caos, les dije. El infinito. Ese tipo de cosas.

Me miraron con desesperación.

Y no pocas veces me dijeron, "¿entonces crees que eres la cosa más grande y más importante en el universo?". Por el contrario. Creo que estoy entre lo más pequeño. Hablando cósmicamente, apenas existo.

Como cualquier otra cosa, nací por casualidad, la mayor parte de mí es agua, estoy compuesto por células que se pueden reducir hasta llegar a los quarks y los leptones y más allá, de eso se compone la materia y la fuerza. Si rompes toda la materia, el átomo o mi cuerpo, llegarás a lo mismo: lo que los científicos llaman un quark extraño, con su espín semientero.

Y no sólo lo encuentro fascinante, sino maravilloso, imponente y que da humildad.

Creo que el principio espiritual más importante de AA es la humildad. Reconocer que no somos perfectos, que podemos y que debemos cambiar y que nuestro propósito no sólo es permanecer sobrios sino vivir para servir a los demás.

Creo que yo existo en un mundo al azar, pero no existo solo, y mientras mis quarks estén unidos, todas mi funciones en este veloz planeta es dar lo que puedo a las demás cosas que existen.

Eso me mantiene sobria. Amén.

Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente de Marya Hornbarcher.

Publicidad
Publicidad