Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: ¿Por qué Apple no colabora con la filantropía?

La firma únicamente ha realizado una campaña de beneficencia para distribuir medicamentos contra el VIH en África
dom 11 septiembre 2011 10:10 AM
reloj pulsera watch
ipod nano

Nota del editor: John Cary es editor de PublicInterestDesign.org y autor de The Power of Pro Bono: 40 Stories about Design for the Public Good by Architects and Their Clients. Courtney E. Martin es coautor del libro Project Rebirth: Survival and the Strength of the Human Spirit from 9/11 Survivors, entre otros libros, y orador de la conferencia TED.

(CNN)— A medida que el recién nombrado presidente ejecutivo de Apple Tim Cook se acostumbra a su nuevo rol y al extraordinario poder y presión que conlleva, muchos fanáticos de Apple probablemente lo instarán a seguir dirigiendo la empresa de manera similar a la de su predecesor, Steve Jobs.

Después de todo, Jobs logró crear una marca que es sinónimo de casi cualquier avance tecnológico en los últimos años, así como una corporación enormemente lucrativa.

Como devotos usuarios de Apple, nosotros también esperamos que mucho de lo que caracteriza a la empresa permanezca igual . Aunque la identidad del diseño de Apple se alinea con nuestro estilo de vida, su identidad caritativa (o en este caso su falta flagrante de ella) nos decepciona. Es hora de que Apple comience a innovar en la filantropía con el mismo ingenio, rigor y valentía pública que ha aportado a cualquier otro de sus proyectos.

Hasta hoy, Apple no ha publicado casi ninguna estrategia de donativos corporativos de cualquier tipo. Solo una edición del Nano iPod '(RED)', una tarjeta de regalo de iTunes de 25 dólares y la nueva cubierta de la iPad; productos a través de los cuales un porcentaje no revelado de las ganancias es destinado a organizaciones de lucha contra el sida en África. Según el sitio web de (RED), las ganancias de la venta del iPod Nano “ofrecen la medicina necesarias para salvar la vida de una persona en África durante más de tres semanas”.

El fundador de la campaña, el vocalista de U2, Bono, reveló además el viernes en una carta al New York Times que la línea (RED) de Apple, ha recaudado "decenas de millones de dólares que han transformado la vida de más de dos millones de africanos a través de la prueba del VIH, tratamiento y asesoramiento".

Publicidad

Esa es una suma de dinero significativa, incluso con la historia de cinco años de la campaña, pero este esfuerzo sigue siendo minúsculo en comparación con los beneficios de Apple en el mismo período. Es verdad que casi todos los otros de productos de Apple superan a esta edición limitada de dos dispositivos (RED) en términos de ventas brutas, pero este esfuerzo no es suficiente, no importa cómo se mire.

Apple no es públicamente proactivo en donar una porción de sus ganancias, pero tal vez aún peor, en realidad inhibe que los consumidores donen a causas que les interesan a través de los dispositivos de Apple. La empresa no permite aplicaciones para donaciones y ha habido informes de que les preocupa tener que administrar fondos y verificar la legitimidad de las organizaciones benéficas.

Esta es una empresa que gestiona de manera eficiente a miles de otros desarrolladores y vendedores sólo a través de su App Store, sin mencionar que facilita un sin número de transacciones financieras entre bancos, tarjetas de crédito y consumidores cada minuto del día. Se podría pensar que confirmar que los posibles beneficiarios de la aplicación sean organizaciones sin fines de lucro no está fuera de su alcance.

Según los informes, cuando Jobs se convirtió en presidente ejecutivo de Apple en 1997, detuvo todos los programas filantrópicos y dijo algo en el sentido de que "vamos a esperar hasta que seamos rentables".

La espera terminó oficialmente ese mismo año, ya que las ganancias de la empresa habían crecido a un ritmo tremendo. Solo el año pasado, Apple registró 14,000 millones de dólares en ganancias. Y aún así, esta gran empresa estadounidense no tiene una estrategia conocida para invertir una parte significativa de sus beneficios en empresas u organizaciones sociales sin fines de lucro.

Empresas comparables, únicamente en el campo de tecnología, sin duda han demostrado su voluntad caritativa; aunque no siempre con la gracia perfecta.

Google.org fue lanzado en 2004 con 1,000 millones de dólares en fondos iniciales, y aunque públicamente ha tropezado en algunos esfuerzos, como por ejemplo en un sistema que se proponía localizar falsificaciones de medicamentos en países en desarrollo y que nunca llegó a despegar, al menos, Google está tratando y aportando.

Microsoft como empresa tiene sus propios proyectos e inversiones filantrópicas , mientras que la dotación de la Fundación Bill & Melinda Gates, construida a partir de los beneficios de Microsoft, hoy en día se sitúa en cerca de 37,000 millones de dólares. La Fundación Gates otorga un promedio de casi 1,500 millones de dólares anualmente. Aunque la fundación y sus prácticas tienen sus críticos, el inversionista Warren Buffett tuvo a bien poner su fortuna en sus manos .

Apple podría comenzar a seguir el liderazgo de Google al establecer algo como Apple.org, un escaparate para los donativos caritativos o la filantropía de la empresa, de preferencia evitando algunos de los mismos desafíos que han provocado dificultades a Google.org. Si bien es imprescindible que Apple empiece a retribuir un porcentaje significativo de sus ganancias y a dejar que la gente lo sepa, sería aún más loable ver que la empresa aproveche el mismo ingenio que aportó a la industria de la música a la micro-filantropía.

Imagina el impacto que Apple podría tener si hiciera una donación a una caridad o causa de manera tan habitual y eficaz como descargar una canción de iTunes. Esta es una gran oportunidad, para una empresa con una base de consumidores leales e impresionables, de reinventar, literalmente, la filantropía y tener éxito donde otros esfuerzos bien intencionados como Crowdrise, Facebook Causes y Jumo, han decepcionado.

Aunque otros han defendido públicamente y señalado la filantropía de Jobs esta semana, nuestras críticas y esperanzas expresadas aquí se atribuyen directamente a Apple , no a su cofundador. Dicho esto, uno no puede de conmoverse por la declaración sincera de Bono: "Me siento orgulloso de conocerlo, es un tipo poético, un artista y un hombre de negocios... No tienes que ser su amigo para saber que persona tan reservada es y que él no hace las cosas a medias".

Con este cambio histórico en el liderazgo, no sólo sería estratégico desde la perspectiva de las relaciones públicas, sino simplemente correcto en un nivel moral, que Apple creará un robusto brazo filantrópico. La misma empresa que revolucionó la informática personal y que presumiblemente ha hecho más para avanzar en las expectativas del diseño en todo el mundo, tiene la posibilidad de un legado que sobreviva a la vida de la batería y las garantías.

Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente de los autores.

Publicidad
Publicidad