Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: "Los votantes tontos generan un gobierno fracturado"

LZ Granderson considera que la sociedad no puede quejarse de su gobierno sin aceptar parte de la responsabilidad
jue 29 septiembre 2011 12:00 PM
presidente de estados unidos
barack-obama presidente de estados unidos

Nota de editor: Este es uno de una serie de artículos de Opinión en CNN sobre el tema “¿Por qué está tan mal nuestro gobierno?”. LZ Granderson, quien escribe una columna semanal para CNN.com, fue nombrado el Periodista del Año por la Asociación Nacional de Periodistas Gays y Lésbico y es un finalista del Premio del Periodismo En Línea. Es escritor y columnista de la revista ESPN y de ESPN.com. Asimismo, fue ganador de la Alianza Gay y Lésbica contra la Difamación por periodismo en línea en el 2009. Síguelo en Twitter: @locs_n_laughs

(CNN) – Cada que visito Washington no puedo evitar pensar que es la ciudad que eligió a un drogadicto como su alcalde.

Ya sé que no es políticamente correcto decirlo, pero sólo porque no sea sensible no significa que no sea verdad. Pero piensen en esto: hay un video de Marion Barry en un cuarto lleno de humo de crack diciendo: “Perra, aliviáname”. Y sin embargo, ese video, esa imagen no lo descalificó como una opción política viable en la mente de los votantes.

De hecho, no sólo fue reelecto como alcalde tras pasar un tiempo en una prisión federal, sino que hoy se sienta en la Oficina del Ayuntamiento, todo porque se las ingenió para convencer a suficientes personas de raza negra de que el video donde aparece con una pipa de crack en su boca fue culpa de la gente blanca.

En el análisis de qué es lo que está mal con nuestro gobierno, permítanme presentar lo anterior como Prueba A.

La Prueba B sería Newt Gingrich , quien engañó a dos esposas y es el único vocero del Congreso que ha sido disciplinado por violaciones éticas. Y sin embargo, por alguna razón está contendiendo para presidente de Estados Unidos como un conservador religioso, consiguiendo el 8% de los votos del sondeo de opinión de la semana pasada en Florida.

Publicidad

¿Están bromeando?

El hecho de que siquiera salga en las cámaras discutiendo el sentido de moralidad del país durante los debates del Partido Republicano debería resultar ofensivo para cualquier persona pensante sin importar su afiliación política. Y sin embargo, hay quienes en este momento están considerando enviarle un cheque para su campaña.

Y quién puede olvidar a la Gobernadora de Arizona Jan Brewer , quien el año pasado al intentar impulsar una controversial ley migratoria, dijo que las autoridades encontraron cuerpos decapitados en el desierto en un acto de un cártel mexicano.

Pero se vio obligada a admitir que no era cierto y que se había “equivocado”. De lo que no habló fue de sus vínculos con las prisiones privadas que se enriquecerían con la nueva ley. Vínculos como que su administrador de campaña y su vocera eran excabilderos de empresas privadas penitenciarias. Y a pesar del evidente conflicto de interés, ganó fácilmente, afirmando en la elección del martes: “Esta noche, la gente ha redimido y renovado a Estados Unidos”. Buen trabajo, gente.

Podría continuar pero creo que ya saben hacia dónde voy: la razón principal por la que el gobierno está fracturado son los votantes.

Afrontémoslo. Muchos de nosotros simplemente somos tontos. O cuando menos flojos.

Queremos que nuestros candidatos usen palabras fáciles de digerir como “valores familiares” o “energía limpia” para que no tengamos que invertir demasiado tiempo pensando. Simplemente podemos poner nuestro cerebro en piloto automático y desplazarnos hasta noviembre.

¿Creo que nuestro políticos tienen que ser perfectos? No.

Pero caramba, te esperarías que la gente pintara su línea con el crack. O con la hipocresía descarada. O simplemente inventar cosas durante la campaña de un candidato.

Cada vez que la congresista Michele Bachmann insinúa falsedades en sus argumentos, tal como lo hizo este mes en el Today Show, al sugerir que las vacunas del virus del papiloma humano provocan retraso mental, pienso: un grupo de personas en piloto automático en Minnesota nos hicieron esto.

Cuando sabes que los debates importantes están influenciados por gente que no quiere ser molestada con hechos, te preguntas cuántos de los problemas del país han sido causados por gente que en primer lugar ni siquiera debería haber estado involucrada en el proceso. Pero ellos están ahí por nosotros.

Entonces, ¿podemos quejarnos de manera genuina del gobierno sin aceptar gran parte de la culpa? No lo creo. Después de todo, ellos no se eligieron a sí mismos.

Si queremos que un gobierno funcione, tenemos que ser más inteligentes en nuestras elecciones. Una cosa es tener una población con una variedad de sensibilidades políticas y otra ser un país lleno de idiotas. Votamos demasiadas veces y consecuentemente gobernamos como tales.

Tenemos que alejarnos de los eslóganes de campaña fáciles de repetir, así como de promesas de soluciones sencillas ya que somos un país con más de 300 millones de personas, una compleja historia racial y religiosa y el PIB más grande del mundo. No hay soluciones fáciles.

Entonces, si eres el tipo de persona que le gusta decir “yo no sigo la política”, déjame recordarte que nadie vive en un vacío y que ese sentimiento ejemplifica lo que está mal con nuestro gobierno.

No culpo a Sarah Palin por pensar que aún puede ser candidata. Nos responsabilizo a nosotros, los votantes, de crear un ambiente en el cual una Palin, un Gingrich o incluso una estrella de televisión como Donald Trump sientan que pueden postularse y ser tomados con seriedad.

La semana pasada fui bombardeado con correos electrónicos de lectores que dijeron que la Seguridad Social debería ser protegida porque había pagado por ella, pero no les importaba el Medicaid (programa de asistencia sanitaria para personas con bajos recursos) o el Medicare (programa de asistencia sanitaria para personas mayores de 65 años) ya que el gobierno paga por ellos. Y en 13 meses algunas de estas personas estarán votando para elegir al presidente.

¿Quieren saber qué está mal con el gobierno?
Les acabo de presentar la Prueba C.

Publicidad
Publicidad