Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: ¿Son los baby boomers los culpables de un gobierno fracturado?

Navarrette dice que se cree que el poder está en manos de baby boomers que piensan que quienes no están de acuerdo con ellos son inferiores
vie 30 septiembre 2011 01:41 PM
25 de febrero, Barack Obama se reune con republicanos y democratas para hablar d ela reforma al sistema de salud
Reuters.Barack Obama discute reforma de salud 25 de febrero, Barack Obama se reune con republicanos y democratas para hablar d ela reforma al sistema de salud

Nota del editor: Esto es parte de una serie de artículos de opinión de CNN en torno a la pregunta "¿Por qué nuestro gobierno está tan roto?". Ruben Navarrette Jr. es un colaborador de CNN.com y un columnista nacional.

(CNN) — ¿Podría ser que la razón de que nuestro gobierno esté fracturado se debe a la generación la cual está manejando las cosas?

Los autores Morley Winograd y Hais Michael así lo creen e insisten en que el problema es que el poder está ahora firmemente en manos de los solemnes baby boomers, quienes han pasado toda su vida convencidos de que cualquier persona que no está de acuerdo con ellos es moralmente inferior.

Los boomers no van a negociar nada, dicen Winograd y Hais, porque creen que cada cargo que ocupan tiene sus raíces en algo no menos sagrado que sus valores, y son comprensiblemente reacios a negociar sus valores.

Winograd, quien trabajó como asesor de política para el exvicepresidente Al Gore, y Hais, un experto en encuestas e investigación, insisten en que la situación va a mejorar cuando la antorcha generacional se pase y la gente joven se haga cargo.

En su nuevo libro, El impulso del Milenio, explican cómo la generación del milenio (nacidos entre 1982 a 2003) podrá rehacer América en materia de educación, política, entretenimiento y cualquier otro esfuerzo imaginable.

Publicidad

Habrá más compromiso, predicen, y más tolerancia para puntos de vista diferentes. También habrá más un deseo de gobernar por consenso que por decreto.

Pero hasta que llegue ese día, me dijeron los autores en una reciente entrevista, habrá estancamiento y disfunción. Y nuestro gobierno permanecerá fracturado. No estoy seguro de qué estoy vendido, pero es una teoría provocativa. También hay otras por ahí, y yo quisiera escucharlas.

Tengo muchos amigos que pertenecen a la Generación X, entre los boomers y la generación del milenio. Algunos de ellos son los actores políticos en sus 30s y 40s que han trabajado como personal del Congreso, han dirigido importantes campañas políticas, han trabajado en la Casa Blanca, o han sido elegidos a las legislaturas y concejos locales. Ellos saben todo acerca del gobierno, lo que funciona y lo que no.

Así que le pregunté a algunos de ellos por qué nuestro gobierno está fracturado, y aquí están algunas de las razones que dieron:

Distritos seguros. Ahora que el proceso de redistritación se ha convertido de la mayor importancia para la preservación de incumbencia, y limitando el número de distritos "competitivos" que podrían ir en cualquiera de las columnas de los partidos, hay menos moderados en el Congreso.

Tenía que suceder. Una vez que los políticos comienzan a pensar en términos de creación de distritos republicanos y demócratas seguros, se convierte en una competencia para ver cuál de los candidatos alcanza un escaño en el Congreso, de manera que es más un partidario republicano o demócrata.

El resultado: Un montón de altos integrantes de partidos y confortables  legisladores que no tienen que preocuparse por ser destituidos de su cargo.

Constante necesidad de recaudar fondos. Debido a que los miembros del Congreso tienen que buscar la reelección cada dos años, están en constante necesidad de dinero en efectivo que los candidatos luego transforman en brillantes anuncios publicitarios, personal de la campaña y anuncios de televisión.

Además de ser indigno, esta constante búsqueda de dólares deja poco tiempo para ponerse a trabajar en la solución de los problemas del país.

Las palabras dicen más que las acciones. En algún punto del camino los legisladores tuvieron la idea de que hablar de un tema era tan bueno como la lucha contra ella.

En el tema de la migración, por ejemplo, miembros de ambos partidos hablan sin parar y con cada declaración se alejan cada vez más de encontrar una solución.

Poderosos intereses especiales. Muchas personas se postulan para el Congreso porque piensan que se trata de posiciones de poder. Pero cuando llegan, se dan cuenta del poco poder que tienen. El peso recae sobre los intereses particulares, que a su vez se extiende a los voluntarios y a dar dinero a las campañas.

¿Quieres conseguir la reforma de la educación? Habla con los sindicatos de maestros. ¿Quieres salvar el Seguro Social? Tendrás que pasar por el vestíbulo principal. Todos los políticos tienen puntos de presión y los intereses especiales saben dónde presionar.

La polarización. No importa cuál sea el tema que nos ocupa, las voces extremas tienden a ser las más ruidosas y con frecuencia las más inflexibles.

Así que los debates políticos rápidamente degeneran en un par de posiciones de competencia y difícil solución de las cuales ninguna de las partes se moverá. El compromiso es poco probable y el combate es inevitable. Y en ese ambiente por lo general es todo o nada. Nadie se conforma con media barra de pan, todos quieren la panadería entera.

La resistencia a la rendición de cuentas. Los legisladores prefieren doblar las manos ante un problema que reclamar un recurso que podría provocar chispas. 

Ellos saben que si aprueban un polémico proyecto de ley, tienen que poseerlo para las próximas elecciones. Por lo tanto, muchas veces, ellos prefieren tener un problema en espera antes que la rendición de cuentas  que se refleje en las encuestas por enrollarse las mangas y encontrar la solución a un problema. 

La apatía de los votantes. La ironía es que mientras peor sea el desempeño del gobierno, es más grande el cinismo público, y es menos probable que muchos estadounidenses acudan a las urnas, lo que, a su vez, sólo hace que el gobierno empeore, ya que ofrece pocos incentivos para que los políticos lo hagan mejor. Eso es peligroso. Después de todo, como al ex senador de Wyoming Al Simpson le gusta decir, la política es un deporte de contacto: "Usted participa, o si no se le hace a un lado". El viejo dicho reza que la gente tiene el gobierno que se merecen.

Pero también tiene el gobierno que tolerará. Si realmente es cierto que un número récord de estadounidenses están hartos de su gobierno, como las encuestas más recientes muestran,  tienen que hacerlo saber  y hacer algunos cambios. Y una manera de arreglar el gobierno es reemplazar a los que están haciendo el gobierno, sean de la generación que sea.

Las opiniones expresadas en este artículo son únicamente las de Ruben Navarrette Jr.

Publicidad
Publicidad